Ir al contenido principal

Morir despreocupado...


NOTAS DE LECTURA DE UNA ANTOLOGÍA DE MARIO LUZI Y APUNTES POSTLECTORES


  • Tejer el pasado con el presente para hacerse un buen sudario.
  • Me gusta mirarme en los ojos de las mujeres frágiles.
  • No amamos sino aquella vanidad que nos hiere.
  • ¿Era ésta la vida?... muchachas en ventanas...
  • ... en el aire su voz era una roca insaciable de flores, y desierta.
  • Cada tarde nos lleva más allá...
  • Soy la mano que ya no sabe acariciar... un siglo de pereza echado en mi rostro...
  • El hombre y el concéntrico vacío a sus espaldas...
  • La paciencia sofoca y reduce la frente... aún nos queda todo por sufrir.
  • Donde no estabas, cuánta paz.
  • Aquí soy el que fui en otro lugar y en otro tiempo.
  • Todo vendrá, si viene, desde el fondo...
  • Mi pena es durar más que este momento.
  • Soy ya casi cuarenta años de ansia.
  • No hay otro sitio, el otro allá es aquí... es todo.
  • Es mínimo el papel de cada uno y espléndido el poema.
  • Poetas... nosotros a lo vago.
•••

Sí, lo sé sin más, sin darle vueltas... lo sé porque me descerraja y me turba, porque me deja destejido y mudito, y gatinín total... me encanta mirarme en los ojos de las mujeres frágiles... porque me ruge e inclina mi voluntad, porque me arrastra... Muchachas asomadas a las ventanas, como geranios recién regados, como amuletos contra las palomas y los duendes, muchachas inalcanzables a mis manos, a esta pereza endémica y oscura de mis manos... asomadas como ofreciéndose a ser miradas, al oreo del día, como señuelos de prostíbulo o carne de conciencia turbia...
Todo vendrá, si viene, desde el fondo... vendrá desde los ojos apagados de después, desde la caracola que es no estar y ser recuerdo... todo vendrá, si viene, desde este aquí que es ya todo, desde este ansia que fue en otro lugar, pero que es mía... mujeres frágiles con ojos que me miran desde las ventanas entreabiertas, mujeres frágiles entre visillos o cortinas de ducha, mujeres como incienso, elevando su olor tan mansamente como una duda... mujeres para trinchar con los ojos de carne... si lanciano come da una torre al largo i desideri...
La alegría en lo abierto, cada causa y su efecto en el mantel de cuadros... non prometterci regali che già sai poi non ci darai in alcun modo... non farlo... el quizás sobre el último crepúsculo con cada omisión y su inercia...
¿Quién me velará cuando ya no tenga pisada ni haya opción al temblor?
Comamos, ahora que podemos, del mismo plato... y espera a los postres para decirme que todo ha terminado a pesar de que los terneros persisten en sus pastos, de que el deseo flota junto al fango, de que esperan las moscas a anidarme cuando el nudo ya no sea mi patria... ¡Ah!, las mujeres frágiles, sus ojos de mirada insostenible, sus bocas plásticas y elementales, sus hendiduras y sus huecos, su etéreo estar y ser solo en los ojos... mujeres frágiles como la mica blanca, ¿adónde vamos?... si ya el agua es amarga y os percibo como entre celofán, envueltas, imposibles desde esta cal que ya es mi sangre... mujeres como de baquelita, hechas de cruces que blandean los huesos y le quitan lo hidráulico a los músculos... mujeres que no sabéis qué pasa, porque a ese santuario que os protege no llegan los bancarios con sus apremios grises y sus nieblas... mujeres frágiles para esta cábala de signos, para este apoyarse en las paredes mientras se rompe el vidrio de mi sombra y deja un espacio vacío... mujeres para este corazón encanecido que busca una ceguera en el olfato, para este estar ladrando ante la puerta como si fuera un pozo, para este descuidado precipitarse a lo que sea...
Solo quiero una cosa para cuando el final ponga su sello: morir despreocupado.

* Las imágenes de hoy son un préstamo de obra de mi amigo José Servando Sánchez.
© José Servando Sánchez




Comentarios

  1. ¡Cuán pocos saben ver la fragilidad en los ojos de una mujer! ¡Cuán pocos! Siempre se quedan en la antepuerta... les da miedo traspasar la barrera... porque la fragilidad es honda, profunda y insondable para almas ciegas...
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …