Ir al contenido principal

Leyendo 'Tornfallet' mientras descanso.



Hay un campo verde por detrás de mis ojos
en el que siempre estoy tumbado mirando a las nubes...
allí, un par de álamos son testigos mudos de mi sed
y se presiente el río como una canción vieja...
siento que una mujer nada desnuda en un remanso
y que las sombras vendrán cuando atardezca...
la mujer canta “Golondrina azul”
y el pelo vuela sobre mis ojos movido por el viento...

Esta es la sensación de leer a Joseph Brodsky a media mañana, mientras los hombres con sus máscaras van a recibir a la puerta de la iglesia a un Cristo presto para morir otra vez, como un disco rayado por el uso, y lo hacen con palmas trenzadas y ramas de olivo, acompañados de sus hijos pequeños. Yo no... yo estoy tumbado en ese campo verde, mirando a las colinas que hacen horizonte con mi frente, escuchando cantar a la mujer desnuda que ni siquiera presiente mi presencia.
Han vuelto los cernícalos ayer y ya están anidando en los tejados, han vuelto a echar con ímpetu a los pájaros negros que ocuparon sus nidos en invierno y andan tramando ya sus danzas de apareo sobre las uralitas... los ciclos se repiten a pesar de los hombres y sus cosas, y volverá el verdor en el monte de enfrente igual que cada año, y volverán los días claros con su calor a cuestas... nada cambia si no desaparezco... y si desaparezco, nada cambia.
Mañana impartiré una charla sobre creación a unos chicos de ESO [Educación Secundaria Obligatoria] y no sé muy bien sobre qué hablarles, no sé de qué forma intentar abrirles los ojos a la verdad relativa que es el sobrevivir en un mundo lleno de depredadores y hacerlo con felices y pequeños hallazgos diarios... Banksy* siempre es un buen apoyo gráfico para explicar a los adolescentes que el gozo de la creación consiste simplemente en llevar lo ordinario [que es todo] a la calidad de extraordinario, pues cuando ven sus graffitis comprenden enseguida el valor de la metáfora y la potencia de la descontextualización como medios expresivos y como valores de crecimiento personal. Yo creo que a los chicos no hay que engañarlos, ni hay que engañarse pensando que debemos protegerlos de todo poniéndonos mordazas [cada mordaza que nos autoimpongamos, terminará siendo una mordaza mayor en las bocas de nuestros jóvenes]... así que haré lo de siempre, me pondré como mal ejemplo, contando la historia de mis días hasta la fecha e intentando regalarles caminos por los que quizás decidan pasear algún día, dejándoles preguntas que despierten su curiosidad y mostrándoles obra de algunos artistas brillantes a los que simplemente les bastó una idea loca y sus ganas para llegar a conformar su universo creativo.
La verdad es que siempre me ha encantado estar entre chavales intentando hacerles llegar el veneno de las ganas de hacer cosas ‘inútiles’ capaces de conseguir que sus cerebros funcionen fuera de esa tontería que es la educación en nuestro tiempo [conocimientos absurdos acumulados sin razón alguna]. Espero poder estar a la altura de sus miradas y poder cambiar algún punto de vista en sus cabezas, aunque sea solo por unos minutos... espero conseguir que entren al engaño de la risa que voy a provocarles y que se enganchen sin querer a lo importante: dar rienda suelta a suS potencias sin temores.
Ellos se lo merecen, pues aguantan cada día un sistema hostil que los deja alienados en un trasunto absurdo pensado para la competencia y la competitividad, un trasunto que habrá de convertirlos en esclavos seguros de la sociedad mercantilista en la que estamos naufragando.





















*OBRA EFÍMERA DE BANKSY.

Comentarios

  1. Madre mía, me encannta el tal Banksy y me hace ver cuál puede ser el problema de estos chavales -porque también es el mío, aunque ya hace tiempo que se me pasó la edad-. Sr. Comendador, vivimos en un día a día repetitivo, monótono, y nos hacemos a la idea de que las cosas son lo que vemos, sin más. Nadie nos enseña a pensar, a buscar, pq ni siquiera sabemos qué buscar... y ahora vienes tú y nos traes mundos nuevos en palabras e imágenes -hoy tocó Banksy-, y me da coraje no haberte conocido con 17 ó 18 tacos, coño.. porque seguramente hubiese intentado buscarme en otros lares.
    Jo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Donce, en lo que dices tienes toda la razón.
    Sí, Pipe, ojlá pudiera ser de otro modo. Pero los conocimientos( los menos absurdos)también hay que adquirirlos en la escuela, sea mala o regular. Y hay muchos chavales que no están alienados, ni mucho menos. Piensan. Los hay, los conozco. Saben lo que quieren y también se emocionan con un poema o una foto, por ejemplo.
    No se puede generalizar.
    Besitos guapos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …