Ir al contenido principal

Semanasantería Bejariensis




Qué puedo hacer si me da miedo este culto masivo al martirio y a la muerte, que me dejan tumbado los cristos llagados con coronas de espinas clavándose en sus cráneos... si temo a la doble moral y a lo que esconde, si me pongo a temblar ante los falsos silencios y ante los obligados tiempos de reflexión sin reflexión posible... qué puedo hacer si tirito de ver de nuevo por las calles a un cura con bonete sugiriendo integrismo, chamanismo, liderazgo espiritual y vaticanismo de purita caspa [hay símbolos excesivamente significativos que mosquean]... qué puedo hacer si pienso que uno de los logros mayores de las mujeres en España es poder participar con la misma representación que los hombres en estos ritos de muerte y silencio negro, si me doy cuenta de que bastante dinero público se va en dotar maquilladas posturas ideológicas que tienen más que ver con el nacional/catolicismo [toda una postura política, por más que se empeñen en gritarnos que es una postura moral que arraiga en las tradiciones de los pueblos] que con las necesidades reales de los ciudadanos... qué puedo hacer si la Iglesia sigue metida en fastos para el miedo y arrastra a muchos jóvenes a pensamientos que poco tienen que ver con la razón y el proceso de la lógica [con lo que ello conlleva de futuro]...
Respeto con rigor a quienes piensan distinto y a quienes llevan su vida por un camino digno de fe y creencias... y no discuto sus puntos de vista si no coinciden con los míos [los respeto como algo plural y quizás necesario en este mundo difícil de los hombres], pues cada día conozco menos dónde puede anidar la razón con sus verdades... pero sí que me retuerzo cuando encuentro contrastadas contradicciones y acciones que afectan a mi ser como individuo y como unidad pequeña del rebaño social... un colectivo que, en base a una propuesta espiritual extendida y muy aceptada, quiere imponer su base ideológica [siempre subjetiva] fuera del individuo para hacerla ‘programa’ de uso obligatorio, no debe hacerlo cuando, en primer lugar, en su seno no hay opción permitida al debate y al cambio por respeto de mayorías [la estructura de la Iglesia Católica es piramidal... algo que en estos tiempos está fuera de razón en el sistema de los hombres], cuando su mensaje se contradice de forma flagrante y continua... se predica que hay que compartir y no acumular riqueza, mientras que se hace acto constante de posesión por el Vaticano, su curia y su banca de la riqueza más insultante y mezquina –y encima se le muestra al mundo en cada acto público para más escarnio–, oro, joyas, obras de arte de todos los tiempos, riquísimos vestuarios, bienes muebles e inmuebles en los mejores lugares de cada pueblo y ciudad, documentos...], se reconocen errores gravísimos con carencias de hasta quinientos años [cuando se reconocen, que es casi nunca], se tapan con verdadero oscurantismo capítulos tremendos de la historia de la Iglesia y se esconden hechos execrables que están sucediendo hoy día y que, gracias a la globalización y a la libertad de expresión de algunos medios, llegamos a conocerlos con espanto... y junto a eso se intenta [y se consigue] mediatizar los entramados políticos con ideologías afines para hacer efectiva una lucha de poder real [nada espiritual] que les otorgue mando en plaza con el que imponer dictados de uso ‘moral’ desde la más preclara amoralidad... en fin... si el bueno de Jesús levantase la cabeza, quizás echase a los infiernos al noventa por ciento de sus voceros, no sin antes quedarse absorto de cómo su representante en la Tierra trata a quienes practican el cristianismo militante en los países más pobres y en los barrios más conflictivos del planeta [conozco a algunos cristianos de base que están en la onda de la Iglesía de calle y de la teología de la liberación y, lo juro, no tienen nada que ver con esa pandilla de mangantes con alzacuellos y hermosísima residencia en tierra]... ellos son los verdaderos cristianos, los que llevan dignidad espiritual y real en cada uno de sus actos, los que se la juegan cada minuto por los demás y lo comparten todo... a algunos de ellos les he oído hablar del Papa Rz. y de su gente como del Diablo mismo, y me han contado hechos y movimientos de esa curia tendentes a asfixiar a la Iglesia que está al lado de los desfavorecidos, la que realmente lleva abrigo, agua, pan y bienestar a quienes lo precisan... y todo este montaje semanasantero [que no deja de ser otra cosa que un gran negocio para hosteleros, tenderos y demás vendedores de cosas... que quizás sea lo mejor de todo este asunto] me trae a la cabeza a unos amigos grandes y creyentes que dejé en Perú o en Tanzania, gentes que pasan de fastos y piensan constantemente en que cada cosa que les llega es para compartirla y la comparten, y hacen serio debate ideológico y religioso ante cada uno de los problemas que les acucian para intentar tomar siempre las decisiones más acertadas [sin depender de lo que diga u obligue Roma].
Entre la gente que ayer salió en procesión hay muchas personas a las que aprecio y respeto, tipos que llevan su vida con altibajos y que entienden el mundo de una forma distinta a como yo lo entiendo, pero que cada día demuestran ser personas íntegras y volcadas con su comunidad... a ellos les deseo una Semana Santa hermosa y llena de buenos momentos entre los suyos, poblada de intensidad y de razones para seguir adelante con los días... y les pido disculpas si algunas de mis palabras han podido herirles... a los otros les pido que pongan tanta fuerza en el resto de los días como ponen en el decorado de estas fechas, que trabajen para que el tipo de al lado no sea inexistencia y que pisen la calle de vez en cuando sin sus máscaras.
Me da mucho miedo que se trafique con la muerte sin haberse parado a pensar ni un minuto de la vida en lo que supone la muerte virtual de tantos y la trágica, real y anónima muerte brutal de muchísimos.
Y para otro año, quizás mejor sin bonete.


















































Comentarios

  1. http://cinepoesiajazz.blogspot.com/2010/03/domingo-de-ramos.html

    Aquí digo lo que tú, pero menos visceralmente. Lo tuyo, amigo Luis, tiene un mérito mayor. Te sale de muy adentro. De donde salen las cosas sinceras, sin contaminar. A mí me da miedo también el vaticanismo. Hoy saldré por Córdoba a ver pasos de Semana Santa, y visitaré tabernas, y veré a la gente enfiebrada, comida por el fervor. Canibalismo teológico. En fin. Tú a lo tuyo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …