Ir al contenido principal

Triángulos, triángulos, triángulos...


Triángulos, triángulos, triángulos... salí a la calle y me acordé, no sé por qué, de Pepe Pérez Carranque, y mira que apenas pude hablar con él un par de minutos en su visita a Béjar, aunque sí le escuché leer sus poemas, y es por ello por lo que me acordé, claro... llovía a mediomares y no llegaba a una reunión Premysa [se me había olvidado y llevaban ya un buen rato esperándome], y la ciudad se me puso como medio hostil, pues estaba sin coche... el caso es que corrí con este paso de tortuga vieja que ya tengo y me uní a la comuna resollando... me tocaba intervenir y no tenía aire, pero intervine [mi triángulo fue purito escaleno en ese tramo]... me comprendieron y creo que perdonaron mi exposición acelerada... y me agoté hasta guardar silencio... escuchaba pronunciar, por parte de mis compañeros de comisión delegada, términos de nuevo uso que me hubieran puesto de uñas en otras circunstancias, pero en ese justo instante me adormecían... todo eran tecnicismos de nuevo cuño funcionario con un nosequé aprendido en cursitos de cooperación y desarrollo o en reuniones de ésas en las que se habla constantemente del ‘crecimiento sostenible’... que me dormía, coño... que hasta me venían bostezones... y acabé comiendo caramelos y bebiendo agua para salvar el sopor [mío y por mi estado, nunca por las palabras de mis colegas]... a mis oídos llegaban cantos de sirena que hablaban de salinas altas en latinoamérica, historias de energía solar y nombres de nosequienes que parece ser que son gente importante donde lo sean... pero yo seguía roquetín y como una alfombra de pisar... y acabó la reunión y me fui a casa a cenar, pero enseguida caí en que había dejado en la imprenta un trabajo a medias y que tenía que entregarlo, así que desperté a un nuevo formato de triángulo [esta vez un isósceles] y corrí a los rematares como un zombi peleón que no se rinde...
Ya el día había empezado de triángulo irregular, con Felipe sin poder dormir y nadado en sudor por la fiebre... eso me despertó temprano y me puso alerta, que mi campeón marcaba treinta y nueve y medio en el mercurio y no era para tomárselo a broma. Contactar con el Centro de Salud me llevó más de dos horas, pues salía el contestador automático y, después de completar todo ese trámite de si es una consulta marque uno y si no lo es marque dos, siempre acababan dándome cita automática para el día treinta y uno... pero lo de Feli era relativamente urgente y me parecía necesario que el médico lo viera [y no soy mediquero, Dios me libre]... por fin pude hablar con Josefa, la doctora que le corresponde al chico por tarjeta sanitaria, y fue muy amable haciéndonos un hueco a las 11:50 horas. Me acerqué a mi trabajo para aprovechar el tiempo [que en estos días tenemos curro, aunque no cobramos] hasta que llegase la hora de la consulta, y todo eran llamadas, ven, corre, para... triángulos de dañada geometría, vamos. A la hora marcada por Josefa, estábamos Felipe y yo en la sala de espera [él con cara sufriente, aunque con algo menos de fiebre, y yo jodido porque estaba perdiendo el día de forma pasmosa]. Las consultas llevaban un retraso de tres cuartos de hora y en la sala de espera había una tensión pueblerina entre las viejinas que estaban esperando para pillar recetas, cosas del yo voy antes que usted o del yo llegué primero... y al fin pasó consulta mi chico, unas placas enormes en la garganta y una infección de caballo que se resolverían con antibióticos a lo bestia, ibuprofeno y no sé qué otra cosa... y de allí a la farmacia a comprar los específicos... y de allí a volver a dejar a Felipón tumbado en el sofá como una manta mojá... y de allí a comprar el pan... y de allí a recoger a Guille en el cole... y de allí a hacer las camas... y, luego, la comida [macarrones con tomate]... mientras, había recibido llamada de Hacienda para acuciarme en un pago, había recibido noticia de un trabajo con un error de bulto [el error fue del cliente, menos mal] y me pedían tener hecha a las cuatro una fe de erratas... así que, en una pirueta triangular, me escapé desquiciado a fumarme un par de cigarrillos en la escalera para pillar calma, razón y nicotina... dejé tapado a Felipe y medio dormido, acicalé a Guille [pues tenía que actuar en el cole, leyendo un poema en el ya clásico Día de la Familia]... estirarle la ropa y meterle la camisa por el pantalón, vigilar su lavado de dientes, peinarle requetebién y perfumarle un poquino [mientras repetíamos el poema juntos para que no se le olvidase]... y a toda velocidad al cole, porque ya íbamos justitos... corretiva al trabajo para maquetar de un plumazo la fe de erratas y tirar en digital mil quinientas cuartillas con ese documento... a las cuatro estaba rematado [¡la rehostia!, el primer triángulo regular del día]... y me relajé diez minutos y, de pronto, me di cuenta de que Guille iba a actuar a las cuatro y que estaba esperando verme entre el público... ¡me cago en rus!... corrí en camisa hasta el cole para ver si llegaba a ver a mi chico... y llegué... uff... llegué y le escuché recitar su poema con cara de padre tontón... y volví al curro corriendo... había cosas que rematar y entregar con urgencia y me puse a ello.... y recibí llamada... “llevamos una hora esperándote para la reunión de la comisión delegada... ¿vas a venir?...”... había olvidado, como expliqué al principio, la convocatoria, y los triángulos empezaron de nuevo a perder su geometría.
Solo la lluvia, que fue intensa y constante durante todo el día, me ayudó, mojándome, a no desesperar del todo y a mantener el tipo.
Hoy estoy como deseando que llegue algún día redondo, sin vértices ni aristas, sin lados inclinados por los que caer a tumba abierta... seguro que habrá alguno pronto.

Comentarios

  1. Ufff-Ufff, que no había leído esta entrada... jomío qué estrés... y luego me quejo yo! porque LF, sabes lo que voy diciendo últimamente por los pasillos? ""¡¡Pero si yo solo quiero vivir tranquila!!"".
    Jé, te suena?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…