Ir al contenido principal

Obtener ventaja... hay días, como hoy, en que se me va la olla.



Una curiosa característica, profundamente arraigada a la vida, consiste en que los seres vivos siempre procesamos intentando obtener ventaja sobre los demás, y el hombre también, cómo no, y más... basta hacer memoria para que todos tengamos el recuerdo de haber deseado ser invisibles, tener rayos X en la mirada, averiguar lo que está pensando el de enfrente o conocer el futuro... ventaja sobre los demás que supondría éxito, poder, riqueza...
Los seres vivos, competitivos siempre y en continua evolución, procuran dominar para no desaparecer, prefiriendo siempre que sea el de al lado el que desaparezca o, en el mejor de los casos, el que esté sometido a nuestro dictado.
Cuando todo se cuenta en parámetros fantásticos [en el mar de esos deseos increíbles de los que he hablado antes... invisibilidad, adelantamiento al tiempo, penetración en las mentes ajenas...], parece que uno está hablando tonterías y que su discurso debe archivarse en la carpeta de los visionarios, los paraimbéciles y los orates... pero si manejamos términos con menos dosis de fantasía en nuestro discurso, es probable que la mirada que nos escruta cambie el sarcasmo por el puro interés.
Puestos en ello, podríamos decir, sin temor a equivocarnos y sin que nadie se sonría con malicia ante nuestras palabras, que existen ondas electromagnéticas que viajan desde un emisor hasta un receptor siendo en todo su trámite invisibles al ojo humano, y que por ellas se emite y se recibe información exacta que es volcada por sistemas humanos a parámetros reconocibles... hablo de las ondas de radio [de baja frecuencia] y de los rayos X [de alta frecuencia], por lo que creo que se puede afirmar que existen probadamente la invisibilidad y la imperceptibilidad con relación a los sentidos humanos, y no estaría diciendo ninguna tontería [como todo es relativo y todo se relativiza para ser entendido mejor, el hombre necesita siempre aceptar una verdad como punto de partida, aunque sea una verdad no verdadera y desde ella intentar desarrollar sus capacidades cognitivas]. Si pensamos que las ondas electromagnéticas se descubrieron en el siglo XIX, podríamos colegir que están aún en sus primeros pasos de uso, desarrollo y disfrute humano y que aún queda en el campo de la especulación [pero con altas posibilidades de ser descubiertas] ondas que viajen a mayor velocidad que la luz y que en su día puedan servir, conocidas y bien desarrolladas en tecnología, para la comunicación directa entre hombres situados en puntos muy alejados entre sí [eso colmaría la fantasía del telépata o del lector de pensamientos]. No parece imposible si miramos la evolución geométrica del pensamiento científico y del desarrollo de las tecnologías humanas en los últimos siglos y en las últimos años.
Se me ocurre también que cualquier niño siempre ha especulado con viajar en el tiempo como opción lúdica de una tarde de verano, y que los adultos siempre vemos en estas historias cierto toque de aquellas novelas de Julio Verne que leíamos en los estíos sin clases, cuando apenas había televisores en los hogares... ¿locos todos?... pues no... el hombre ya viaja en el tiempo, aunque está en la prehistoria de esos viajes y va apretando el nudo a velocidad de vértigo... pongámonos en la piel de un tipo del siglo XIX ubicado en el centro de Sevilla y hagámosle desplazarse con los medios de la época hasta un punto de Barcelona... un caballo medio, al trote, con sus descansos, por caminos de tierra, tardaría en hacer los mil kilómetros entre veinte y veinticinco días, mientras que un tipo del siglo XX puede estar en Barcelona en una hora y media de avión o en un día si viaja con su automóvil... a lo que se ve, en cien años el hombre ha sido capaz de adelantarse al tiempo mediante la tecnología... sí, adelantarse al tiempo, pues el tipo del siglo XX tiene entre diecinueve y veinticuatro días de adelanto sobre el del siglo XIX, días en los que cambia su vida y su futuro gracias a la intervención de la tecnología... si pasamos de nuevo de la realidad a la especulación, la tendencia camina por el asunto de estrechar esas franjas de tiempo de desplazamiento hasta el justo punto del instante... y después de eso, quizás hasta a restarle tiempo al tiempo.
Y en ese juego de obtener ventaja sobre el otro, el mundo del hombre se desarrolla en diversas especialidades a pasos agigantados, pasos que van interviniendo poco a poco en las sociedades, de tal forma que, cuando el que es capaz de encontrar una ventaja nueva y empieza a explotarla, las ventajas anteriores pasan a ser de uso público y común [no sin su cuota de mercado, claro], lo que supone [a mí se me da de lujo suponer] que mientras que estamos en una fase tecnológica social extendida, ya hay diversas fases muy avanzadas y desarrolladas de las que se están beneficiando quienes las dominan... de ahí los mieditis reales [siempre deben ser reales, por si las moscas] a los oscuros proyectos de los ejércitos del mundo y las multinacionales farmacéuticas y no farmacéuticas, las paraoias con proyectos como el Haarp, el Disclosure, el Blue Beam o el Andrómeda; la Trilateral, la Operación Buitre, el Grupo de Bilderberg... y otros montones de historias de carácter conspiratorio... todos, reales o imaginarios, siempre con el fin de obtener ventaja sobre los demás hombres y los demás seres vivos, provengan de donde provengan.
Una cosa es clara, el futuro siempre ha estado aquí y seríamos tontos si no nos diéramos cuenta de ello, pero como todo en el mundo de los hombres, los hay que tienen más y mejor futuro que los demás, por lo que a lo mejor no sería una tontería pensar que en los próximos decenios habría que variar los conceptos democráticos para aplicarlos fundamentalmente a los derechos de uso y disfrute de los desarrollos tecnológicos sin que en ello tenga que mediar la gran empresa privada con su eterno marbete de obtener crasos beneficios y que, así, pasemos de estos periodos oscurantistas llenos de sombras y conspiraciones por el jodido dinero, a un mundo global tecnificado con razón y sin dobleces, en el que todos los hombres disfrutasen al unísono de las nuevas ventajas, a la vez que el entorno [nuestro planeta] se beneficiaría de esa falta de interés crematístico que lo destruye.
Yo estoy convencido de que el Hombre tiene adelantados bastantes pasos científicos a los conocidos por el común de la gente, pasos que se guardan en las cajas de los poderosos para someternos a una explotación muy bien pensada [hasta que todo el mundo no tenga en su casa un vídeo VHS, no sacamos la tecnología de grabación digital... hasta que todos los hogares no tengan su aparato de grabación digital, no sacaremos los sistemas de comunicación integrados en la biotecnología... y así hasta el infinito para exprimir a los tontos parias de la Tierra]...
Lo sigo diciendo y lo repetiré hasta que me agote: este mundo del hombre está pidiendo a gritos una nueva revolución social capaz de cambiar las bases y los parámetros de las actuales sociedades humanas, un nuevo sistema donde la razón y la lógica sean la justa moneda de cambio para el tiempo futuro... y quizás sea preciso que desaparezcan todas las estructuras conocidas y que la competencia feroz y la acumulación terminen siendo los pecados mortales más castigados.



Comentarios

  1. Yo no sé cómo no te has hecho millonario vendiendo collages. Qué injusta es la vida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …