Ir al contenido principal

Hoy me gustaría escribir que hay un algo de dunas en mis ojos...


Hoy me gustaría escribir que hay un algo de dunas en mis ojos o que soy la Ginevra de Almieri en el poema de Velletti, la que murió dos veces... o que persigo al puma por los riscos rizados de Los Andes... o que simplemente me transmuto en el Lafcadio de Gide para hacer lo que me plazca...
Yo, que vi desde las fallas del Riff pastar a una manada de elefantes y me quedé absorto, que me abandoné una noche en las calles de Coimbra como un enmascarado, que paseé con zapatos gastados La Alameda y bebí agua en Longuido... yo, que comí un cocido madrileño con Pepe Hierro y perseguí jirafas en Karatu, que dormí en cama blanda cuando lo de las Torres Gemelas y escuché cantar a Mercedes Sosa una tardenoche de lluvia en los cristales... yo, que me emocioné bajo un baobab en Mangola y me dejé a la lluvia en el barrio occidental de Arusha, que pisé el volcán de barro y tuve en mis manos el pie recién cortado de un gorila... yo, que cené con glamour y la Montiel y pisé las salinas del Eyasi, que comí tortilla de avestruz y bebí en un hoteli junto a un Chaga... yo, que bebí con Ángel González y con Claudio, que sentí un temor ancestral en la Huaca de la Luna o paseé entre los cascotes del anteúltimo terremoto... hoy quisiera escribir con cierta cosa Steerforth, aquel irreflexivo de Dikens, y pediros en letras que recordéis de mí lo mejor, como yo hoy lo recuerdo... y me sintáis en las islas remotas jugando a trenzar palma o admirando el gran géiser de Strokkur con mi cámara alerta... que estoy cansado de este tedio diario y siento un yo qué sé de andar como perdido y tan sin norte...
Supe de la piel algunos días y también me asomé a un acantilado, sentí entre mis manos a mis hijos recién nacidos y ayudé a un hombre a erguirse justo antes de su muerte, lloré de impotencia y sentí amor y odio, caí y me levanté... y apenas he aprendido aún a decir que no cuando es preciso...
Recordadme de pie e imaginando mundos nuevos, cosas que hacer, disparos... imaginadme rendido por cualquier fracaso y dispuesto a empezar como si nada...
O, mejor, que no quede ni un rastro de mí mientras la hierba crece y el hombre sigue supurando en generaciones nuevas...
Hoy me gustaría escribir que hay un algo de dunas en mis ojos...

Comentarios

  1. dunas en tus ojos??

    el desierto en tu mirada..

    me gustan mas los ojos que son como oasis

    ResponderEliminar
  2. creo yo que sí, que hay algo de dunas en tus ojos...no se puede escribir así si no se ha vivido y raspado con arena el paladar...abrazo, yo

    ResponderEliminar
  3. Imaginando mundos nuevos!!!! Claro que sí!!

    ResponderEliminar
  4. joder, Felipe, eso suena a despedida y está Edita esperando

    ResponderEliminar
  5. Buenos días, Luis Felipe Comendador:

    ¿Querías ponernos los dientes largos?. Vale. Lo que has conseguido con la enumeración de tus vivencias, es demostrarnos que tienes una responsabilidad para corresponder por todo lo que has recibido y disfrutado.
    - Ya sabes: “Enviar la luz en las tinieblas del corazón de los hombres, ese es el deber del artista” Robert A. Schumann (1810-1856)
    Te paso un enlace, que ha surgido al concentrarse el éter desprendido de los círculos de tus dibujos, que tanto acostumbras a repetir:

    http://www.youtube.com/watch?v=g89Art4LxlI

    Saludos. Gelu

    ResponderEliminar
  6. Uau amigo, cuántas cosas ha hecho usté...!! ¿y con tanto flamenco, tanta áfrica y tanto Claudio quiere usté dejarnos?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …