Ir al contenido principal

Día del Trabajo



Inauguramos hoy nuestro nuevo logo... a ver si nos da suerte


Hoy se celebra el Día del Trabajo y no me queda otra que felicitar a Paco Tejeda, a Juan Martín Tiedra, a Juan Carlos y a Reyes por su empeño en el curro y por mantener el grado de confianza en el proyecto que juntos estamos sacando adelante día a día. Estamos pasando momentos complicados, como casi todas las empresas, y contar con una plantilla fiel y bien argumentada en el tesón y en la mirada de futuro es todo un privilegio para quien la dirige.
Los hombres de verdad se ven en las dificultades.
Gracias por vuestro trabajo, amigos.
Y un abrazo grande para Antonio Garrido, Pablo Bartolomé, Saturnino y Ricardito, que tienen mucho que ver en todo esto.

* Dejo algunas fotos que estaban perdidas entre los descartes de mi archivo:

Ricardito en una sesión fotográfica al bar de un cliente


Juan Carlos en plena labor contable


Una mala noche



Paco gozando y presentando un display municipal


Rotulando un cartelón




En una sesión fotográfica jamonera... yo era el fotógrafo


Carlos y You rotulando en el Real de Bohoyo


Trabajando en mi estudio



Nuestra última becaria... un cielote


Juan Carlos en su puesto de trabajo




Reyes y Paco con la familia de You


El taller


Ricardito en una salidita a Madrid


Otra vez la noche complicada


Trabajando en altura... tengo vértigo


Despedida de soltero de You


Juan y Antonio mirando un chaparrón



Paco, su máquina y su impermeable


Ricardo


José el gasolinero también perteneció al staf de la empresa

Otra vez nuestra última becaria



Imagen de Paco utilizada para felicitar el año 2010 a nuestros clientes


Ricardo con un cliente en Guijuelo


Dirigir una pequeña empresa es como tener una familia, pues se convive con cada trabajador en todas las horas activas de los días laborales, que son muchas al cabo del año, y se los conoce desde los más increíbles puntos de vista, compartiendo alegrías y disgustos, ratos amargos y momentos felicísimos, problemas personales y esos pequeños triunfos que hacen que la vida sea un sendero bellísimo lleno de altibajos... y mi empresa no es distinta a otras muchas de ese calado, aunque sí es especial para mí, porque es fruto de un alto riesgo personal y de una apuesta decidida por crear un espacio productivo en el que haya posibilidades de futuro y, sobre todo, un decurso laboral agradable y apetecible para quienes lo compartimos a la vez que lo creamos.
En mi empresa hay de todo, como en botica, pero nada podría funcionar como funciona si no hubiese ese ‘de todo’... cuento con grandes profesionales de la intuición y, fundamentalmente, con seres humanos capaces de comprender cada situación de valor y volcados en ese difícil y determinado ‘continuar’ que significan nuestras vidas con un proyecto común que sacar adelante.
Paco es la alegría de la huerta, la guindita de cada pastel imprentero, la voluntad constante y el afán de que todo esté en orden y bien acabado... Juan es la seguridad, el control, la mirada profesional y la seriedad... Reyes es el silencio y la calma... y Juan Carlos es el chico para todo y la curiosidad constante... todos imprescindibles en este pequeño motor que desea con todas sus fuerzas hacerse un poquito más grande.
Lo mejor de este grupo humano consiste en que siempre está dispuesto a dar el siguiente paso con gestos amables y sin dejar que las tensiones diarias [las propiciadas por lo externo] rompan el lazo. Su mejor valor es la perseverancia y la sonrisa... y también la fidelidad.
Estoy muy orgulloso de mi gente, de verdad, muy orgulloso.

Comentarios

  1. está tripitida la entrada, ojalá en vez de ser el día del trabajo fuera un puente de tres pisos, hala, dele al correct, mosquetero, y de paso, me borra este coment, que me hace ilu.

    urahdal

    ResponderEliminar
  2. Ahora ha quedado guay, felicidadess.







    Pd:desobediente


    urahdal

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el aviso, urahdal, se me fue la mano... je.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Si sientes la empresa así, todavía estas a salvo, simplemente es un mal momento, pero todo pasa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …