Ir al contenido principal

Día del Trabajo



Inauguramos hoy nuestro nuevo logo... a ver si nos da suerte


Hoy se celebra el Día del Trabajo y no me queda otra que felicitar a Paco Tejeda, a Juan Martín Tiedra, a Juan Carlos y a Reyes por su empeño en el curro y por mantener el grado de confianza en el proyecto que juntos estamos sacando adelante día a día. Estamos pasando momentos complicados, como casi todas las empresas, y contar con una plantilla fiel y bien argumentada en el tesón y en la mirada de futuro es todo un privilegio para quien la dirige.
Los hombres de verdad se ven en las dificultades.
Gracias por vuestro trabajo, amigos.
Y un abrazo grande para Antonio Garrido, Pablo Bartolomé, Saturnino y Ricardito, que tienen mucho que ver en todo esto.

* Dejo algunas fotos que estaban perdidas entre los descartes de mi archivo:

Ricardito en una sesión fotográfica al bar de un cliente


Juan Carlos en plena labor contable


Una mala noche



Paco gozando y presentando un display municipal


Rotulando un cartelón




En una sesión fotográfica jamonera... yo era el fotógrafo


Carlos y You rotulando en el Real de Bohoyo


Trabajando en mi estudio



Nuestra última becaria... un cielote


Juan Carlos en su puesto de trabajo




Reyes y Paco con la familia de You


El taller


Ricardito en una salidita a Madrid


Otra vez la noche complicada


Trabajando en altura... tengo vértigo


Despedida de soltero de You


Juan y Antonio mirando un chaparrón



Paco, su máquina y su impermeable


Ricardo


José el gasolinero también perteneció al staf de la empresa

Otra vez nuestra última becaria



Imagen de Paco utilizada para felicitar el año 2010 a nuestros clientes


Ricardo con un cliente en Guijuelo


Dirigir una pequeña empresa es como tener una familia, pues se convive con cada trabajador en todas las horas activas de los días laborales, que son muchas al cabo del año, y se los conoce desde los más increíbles puntos de vista, compartiendo alegrías y disgustos, ratos amargos y momentos felicísimos, problemas personales y esos pequeños triunfos que hacen que la vida sea un sendero bellísimo lleno de altibajos... y mi empresa no es distinta a otras muchas de ese calado, aunque sí es especial para mí, porque es fruto de un alto riesgo personal y de una apuesta decidida por crear un espacio productivo en el que haya posibilidades de futuro y, sobre todo, un decurso laboral agradable y apetecible para quienes lo compartimos a la vez que lo creamos.
En mi empresa hay de todo, como en botica, pero nada podría funcionar como funciona si no hubiese ese ‘de todo’... cuento con grandes profesionales de la intuición y, fundamentalmente, con seres humanos capaces de comprender cada situación de valor y volcados en ese difícil y determinado ‘continuar’ que significan nuestras vidas con un proyecto común que sacar adelante.
Paco es la alegría de la huerta, la guindita de cada pastel imprentero, la voluntad constante y el afán de que todo esté en orden y bien acabado... Juan es la seguridad, el control, la mirada profesional y la seriedad... Reyes es el silencio y la calma... y Juan Carlos es el chico para todo y la curiosidad constante... todos imprescindibles en este pequeño motor que desea con todas sus fuerzas hacerse un poquito más grande.
Lo mejor de este grupo humano consiste en que siempre está dispuesto a dar el siguiente paso con gestos amables y sin dejar que las tensiones diarias [las propiciadas por lo externo] rompan el lazo. Su mejor valor es la perseverancia y la sonrisa... y también la fidelidad.
Estoy muy orgulloso de mi gente, de verdad, muy orgulloso.

Comentarios

  1. está tripitida la entrada, ojalá en vez de ser el día del trabajo fuera un puente de tres pisos, hala, dele al correct, mosquetero, y de paso, me borra este coment, que me hace ilu.

    urahdal

    ResponderEliminar
  2. Ahora ha quedado guay, felicidadess.







    Pd:desobediente


    urahdal

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el aviso, urahdal, se me fue la mano... je.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Si sientes la empresa así, todavía estas a salvo, simplemente es un mal momento, pero todo pasa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…