Ir al contenido principal

Los nódulos debajo de tu piel...


Otra vez al tedio de los días, a las miradas dobladas y al carbón diario del trabajo... a ese no importarnos que la malaria se lleve a un millón de personal al año [y no se ponen ganitas para encontrar soluciones de prevención por el primer mundo... claro, no nos afecta]... como la enfermedad del sueño, la leihmaniasis, el sida, la tuberculosis o la enfermedad de Chagas... a nosotros nos interesa más operar de algún quiste a nuestros perros y gatos primermundistas o ponerles gabardinita cuando llueve... ya sé, ya sé... no es comparable, pues tu perro te mira a los ojos con esa carita de amor eterno y los premuertos anónimos no te miran.. en fin...
Decía que otra vez a lo de siempre, aunque ahora con el paisaje verdecido por la generosidad de las lluvias, con un sol nuevo y con un gol de Raúl en liga... una pasada, ¿no?... pero la gente sigue igual, empecinada en tener y en mirar seco, con los ojos llenos de recelos y cuitas... la verdad es que no me dan ganas de seguir en esto y ya ni siquiera me sirven los espacios salvajes de la mente... tengo un mal día, lo siento... y, además, ando sensibilizado contra los aprovechados y los ‘listos’ amargos, contra los mamarrones que lo tienen todo y no dan ni los buenos días... dije que en fin... pues eso.
Cambiaré el tono en los pastos de la carne para ver si se me alegra un poco la pajarita, buscaré ese sesgo animal que disfruta imaginando roces y cautelas, humedades y riscos femeninos, gravedad y presiones...
Hace tiempo, después de una lectura, alguien, no recuerdo quién, me dijo que hacía el amor deliciosamente con palabras... y tenía razón como poco en que lo intento...

Los nódulos debajo de tu piel son cataclismos y yo los bordo a mano hasta lograr espigas e incluso desamparo... y te tiendes despacio sobre el lecho, trabada del rasguño de pantano que duerme en mis papilas, y rompes esa tregua de los ojos que te pedí hace un rato... no sé qué hacer y observo tus dos noches, con sus claros, caer bajo los hombros y miro con asombro el rojo desollado entre tus piernas y siento que los grillos deliran con sus cuernos de venado... tumbada con fervor... y en el costado la manada de venas pequeñitas latiendo como un blando acantilado... insisto en mi mirada y no te toco... te doblas, te desdoblas, elevas tus resaltes, arriesgas la postura, soportas el tensado vericueto de arquitrabes y látigos... me miras y me pides con los ojos... me enseñas y yo aguanto...
Qué levedad tu eco y qué ruina mi espanto.
Te espaldas y te muestras como un cielo carnal, desorillado... oleas y perfumas, ablandas y me inflamo... y ya no puedo más y busco el fondo del légamo y los líquenes, del sorgo y lo alumbrado... y busco endedalar, plisar tus flancos, gravitarte rotando y hundirme en lo mellado... y me remanso un poco... y luego desescarbo... y amaso, y tiemblo, y fluyo, y embisto, y yerro, y lato... después llega la ausencia, el pulso lagrimado, el hondo azar de hiedra y el semen con su rastro...
No hay como amar a solas, sentado, imaginando lo que la voz inhala sobre lo despensado.

Y juro que disfruto enredando las palabras en esa alquimia que es el sexo imaginado, encontrando vocablos redondos que encajen en su desencaje significativo, coleccionando palabras que contengan la sugerencia que me gusta y que me anima, inyectando ritmo a los escrito y hasta forzando rimas que hagan de estos textos de amor un tocotón-tocotón-tocotón... es francamente una experiencia deliciosa el crear estos juegos de palabras... y es otra experiencia, ésta grave, leerlos en alto y a solas, escuchándome.

Y que arreglé un poquito mi domingo con la lubricidad de las palabras.

Comentarios

  1. Una buena manera de pasar parte del tiempo de un domingo cualquiera. Y si es eso lo que tu cuerpo y alma te pedía. ¿Por qué no hacerlo? A mi me ha dejado un buen estado leerte, espero que el mismo que a ti escribirlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Nunca me han gustado los domingos por la tarde.

    Me ha gustado leerte

    ResponderEliminar
  3. Qué manera de hacer el amor con las palabras, qué escritura, qué polvazo... me ha encantado. Ha sido un viaje por los sentidos en esta mañana de lunes. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola¡
    Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme tajucnahita@gmail.com
    Exitos con tu página.
    Un beso
    tatiana.

    ResponderEliminar
  5. Dice el Punset, a propósito de la mente humana, que si la gente que va en una barca tuviese q tirar a alguien al agua para no hundirse, nuestra conciencia no nos lo permitiría. Sin embargo, si la gente que va en una barca se encuentra con un náufrago y saben que al recogerlo corren el riesgo de hundimiento... el náufrago se queda en el agua!.
    Así somos, Sr. Comendador. Así funciona nuestra mente, nuestra conciencia, nuestro puñetero cerebro.
    También te digo que no tengo lujos ni €uros (lo que tenía lo presté y creo que no volveré a verlo jamás), no viajo ni piso una tienda de ropa desde el año 1000 A.C., pero te aseguro que si mi perro necesitase alguna cosa de veterinario... lo busco hasta debajo de las piedras, fíjate.

    Es más fácil intentar ayudar, o darlo todo, cuando hemos creado un pequeño vínculo afectivo.

    -Me pasé con la charla? si es así, perdóname-

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …