Ir al contenido principal

Los mejores poetas que he leído son fiambre...

Metaforas del mundo


•••


Los mejores poetas que he leído son fiambre, y eso me gusta... que se hayan agotado sus recursos vitales, que ya no sean borrachos pesados o viejitos insoportables a los que se les dora la píldora y se les lleva al hotel medio vencidos después de una cena golosa o algún premio final con dos durillos... que ya no den guerra y solo queden sus poemas como hojas secas para darle color a mi paisaje. Y no sé si es malo que sus poemas sigan respirando sobre la podredumbre de sus cuerpos, porque cuando los leo me queda cierta insania necrófila... porque me gustan, claro.
Y que luego hay un aquél tontino de mito que no cesa [y el mito ya se sabe que es dinero que alimenta las tripas sinforosas de demasiados hombres... que se lo pregunten a todos los que viven, y muy bien, del Alonso Quijano cervantino... y mira que don Miguel las pasó más putas que Caín para tanto ‘después’ hecho de jodido papel moneda]...
Ahora recuerdo que yo odio el Quijote porque me lo obligaron a leer como tres veces con el previo de que era la hostia para comulgar, de que tenía el valor eterno por ser el precursor de la novela moderna... hay tantos precursores de cosas excelentes para la Humanidad que ya se han borrado de todas las memorias... y es que dan pasta de otra forma, proporcionan dinero sin esa publicidad constante y subliminal y superliminal que ya trajeron los cristianos con su Biblia... en fin, que me quedo con Cervantes como tipo que lo pasó jodidamente y quiso contarlo de alguna forma y que me sigo cansando de tanto repetir capítulo a capítulo, frase a frase un texto que es tan solo un texto [al que se le ha sumado esa frase manida y fedataria de “palabra de Dios”]... que yo he leído a Cortázar y me gusta, a Borges y me encanta, a Joseph Brodsky y me fascina... y no son peores, coño... y no hay que comulgarlos a la molinera... ¿que son de después?... sí, claro... pues también he leído a Catulo, a Horacio, a Propercio, a Ovidio y a Marcial... y tampoco son peores y son de antes, coño.
El caso es que del bueno de don Miguel han nacido ediciones a repuñaos y en todos los idiomas [eso es una pasta grande que habría que cuantificar], películas, congresos magros con dietas importantes, estudios financiados con edición de cartoné al vinagre, muñequitos de madera, de pasta, de trapo, de metales nobles, macroinstituciones cervantinas con presupuestos infinitos, series de dibujos animados y sin animar y justificaciones a millones de sueldos por enseñar el ronco paso del hidalgo y su jamelgo en colegios, institutos, universidades y centros de día... sí, es triste, pero el Quijote –ese texto magnífico, como otros muchos– excede la Literatura y se ha convertido en un negocio chulo para todo un sistema de tipos que juegan con la palabra ‘intelectual’ como calidad y cualidad de quien lo extiende, lo eleva, lo enseña y lo vocea... y ya es igual que el manga o los Simpson, que la Cocacola o la sopa Campbell, que el Windows o las Harley... una jodida marca con la que parecer otra cosa distinta a lo que realmente somos... un consumible bien traído y llevado que hace que tu aspecto sea más solvente y tu presentación ante el mundo más sobrada...
Y entonces me viene una cosita radical y reniego ante toda esa procesión de cervantinos que parece que van de Corpus diario con sus evocaciones quijotálgicas constantes y sus insufribles y pesadísimas referencias a ese loco inexistente, con sus análisis pormenorizados y sus elaboraciones de teorías peregrinas, con su empecinamiento en buscar trascendencia, psicoanálisis y hasta polifonía donde solo hay una buena historia, una jodida buena historia, como tantas y tantas.
Normalmente, todos estos procervantinos inequívocos critican con fiereza a quienes se dejan llevar por modas y lo mitifican todo... eso es lo que más me cabrea, que ponen por malo lo que en ellos es puro halo.
Los mejores poetas que he leído son fiambre... y ya está, coño, no hay otra cosa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …