Ir al contenido principal

Previo a un poema sobre mi cuerpo.


Me siento precipicio si me miro hacia abajo, un precipicio íntimo que no sigue los ritmos que le marco, y entonces me siento ‘tú’ más que ‘yo’, porque me miro como de lejos y me veo allí y no aquí, donde ocupan los ojos el juego singular de los puntos de vista... y así me quiero y me desquiero, me admiro de lo que soy y me amargo por lo que pueda ser... que este acá no es lo mismo que aquel allá del vientre redondeado, del sexo descansando entre su bosque, de muslos y rodillas que se doblan igual que las cartas que envío... me desencuentro así cada mañana, como en mitades raras, desnudo y tiritando... e imagino el atrás que los ojos no alcanzan como esos ‘porsupuestos’ de lo dado por hecho...
Vivir entre estos huesos, que juegan a quebrarse sin hacerlo, a veces me resulta un contratiempo, pues me siento en mitades y no entero... otras veces me olvido del andamio y dejo que mis manos se acurruquen en el suave correr del entremuslo... y me acerco despacio hasta ese vértice que me engaña en el tacto con su crema... no es vicio, es tacto solamente, tacto de mí intimísimo y secreto, tacto tibio que nubla y apetece... ¿por qué tuerces el gesto si te digo que me calma del tedio este cocerme a fuego lento, este sentirme vivo en el latido neto?... mi cuerpo es mi maraña preferida y aún ando en el trajín de conocerlo, mi cuerpo es cada pausa que crepita y yo soy el topógrafo de intentos de cada gota suya... del temblor avariento de los dedos, del fragor de los ojos, del reflujo anestésico del miembro... mi cuerpo es un compuesto hecho de poros, de cánceres posibles, de violencias pequeñas en los músculos, de líquidos viscosos y de huecos... y yo lo miro siempre desde este justo extremo... y unas veces es cripta, y otras veces fuego... las olas de la lengua van dejando palabras en los labios... y me toco y me enredo y me detengo un rato y luego vuelvo al cuerpo como a la hierba fresca, a pastarlo y tenerlo, a sentir sus potencias, a guardar sus defectos, a gozar de sus jugos, a tensarlo y olerlo...
Me siento precipicio si me miro hacia abajo, un precipicio que a veces es la zarpa y a veces no es mi cuerpo.

Comentarios

  1. O sea seria como una introduccion a un poema sobre tu cuerpo.

    ResponderEliminar
  2. No, Ordago13, es el poema sin pulir, en una primera toma.

    ResponderEliminar
  3. Pues me gusta sin pulir, así, tal cual.
    Genial

    ResponderEliminar
  4. Enmarcar tiene algo que ver con eso, pero no es lo mismo.

    ResponderEliminar
  5. Era una coña, Albertín... a veces el poema debe quedar en el primer impulso, pero otras muchas veces debe perder hojas secas para que se vea nítido y sin hojarasca... la verdad es que no suelo conseguirlo, amigo... y además soy de los que pulen poco, pues siempre confié en mi instinto y en el primer golpe.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  6. Pues claro que es una coña... y como te conozco, sentencié en consecuencia.

    ResponderEliminar
  7. Es que cuando sentencias, me acojonas... y encima va perdiendo el Barça 3-1

    ResponderEliminar
  8. Me encantóooooo! Qué danza de palabras!!!
    Saludos desde Buenos Aires...

    ResponderEliminar
  9. Con la venia.

    Pulir o no pulir, he ahí la cuestión. En cualquier caso, este poema no es un poema cualquiera. Tiene vida y "encarnadura", y versos poderosos. Un placer.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…