Ir al contenido principal

Mareíta roja bejarana



Los disgustos deportivos de Cristiano Ronaldo son la alegría de España en estos días, que son días de fútbol, a falta de otras cosas que propicien sonrisas y ganas de celebrar. Vi el partido aguantando mi constante sensación de gafe y lo disfruté, como un montón de gente de mi pueblo, y salí a compartir la alegría [me hacen falta bañitos de sonrisas y euforia desde hace meses... aunque sean de fútbol] a la Plaza de España acompañado de mi vieja Nikon [llevaba un objetivo largo de poca luz, pero no importaba]... la plaza estaba cerrada por la poli y el personal se amontonaba en los alrededores mientras los coches pasaban pitando y ondeando banderas nacionales... y no sé de dónde salió el grito, pero de pronto sonó un ‘todos a El Regajo’, y la masa comenzó a moverse lentamente hacia esa zona bellísima de Béjar donde se dilucida desde hace muchos meses un asunto enconado entre un vecino y los jóvenes de la ciudad... y me animé a seguir a la masa con el fin de buscar alguna toma curiosa... el público estaba absolutamente feliz y sonaban algunas vuvucelas... intentando encontrar un buen lugar para tomar algunas fotos, me metí en una enorme charquera hasta las rodillas [no me importó, pues hacía calor y me sirvió de refresco] y me senté a observar la movida, que vino a durar algo menos de una hora... la verdad es que, mientras yo fui testigo, nadie se metió con nadie y todo parecía exactamente lo que era, un grupo de personas felices que celebraban un triunfo de su equipo y que, todo hay que decirlo, estaba lleno de curiosidad por lo que pudiera suceder [que no fue nada]... llegó enseguida la policía y todo acabó en una bajada bulliciosa a la ciudad, volviendo a ondear las banderas y dejando atrás el Club Regajo con su bola roja encendida.
Dado que algunas imágenes pudieran ser comprometedoras en ese enconado asunto al que me referí más arriba, he decidido poner manchetas en la cara de las personas que aparecen... si alguien desea que retire alguna de estas imágenes, solo tiene que decírmelo, aunque en ellas solo puede apreciarse tranquilidad y gente feliz.

* No admitiré comentarios referentes al asunto de El Regajo.



















Comentarios

  1. Pues mira que tras leer "Como los muros de Abancay" quería yo proponer una huelga de no ver ni escuchar los partidos del mundial. Me pareció muy drástico e impopular, y se me ocurrió solo solo proponer como huelga el apagar todos los medios 1 minuto durante el minuto x del próximo partid de la roja.
    Va a ser que no es buena propuesta

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…