Ir al contenido principal

"Voces del Extremo" [aniversario].


Ya pasó un año desde el primer [y último] encuentro “Voces del Extremo” en Béjar, y todo ha reposado hasta el olvido, ya que, después de las torceduras políticas traídas y llevadas desde cierto resentimiento partidista encauzado hacia la pesca de votos en aguas revueltas, se hizo el silencio administrativo, el personal [el de uno por uno, que es el peor] y hasta el afectivo en algunos casos que me duelen como puñaladas... de aquello me quedaron algunas ideas muy claras sobre personas con nombres y apellidos [unos son poetas, otros son políticos, otros simplemente los consideraba amigos], y varias enseñanzas que me han hecho algo más solitario y me han llevado a buscar aislamientos diversos.
Ahora, pasado el tiempo preciso, es el momento de agradecer el apoyo que me han dado fundamentalmente a cuatro personas que tuvieron un ‘después’ digno y sobresaliente... Celestino Miguel, José Luis Morante, Ángela Asegurado y Mª Rosa... y sobran más palabras al respecto que no sean que los considero y los aprecio por su forma extraordinaria de comportamiento conmigo en todo momento [antes, durante y después de aquel encuentro fallido que me supuso recibir golpes hasta en el cielo de la boca].
Solo me queda explicar que, aunque parezca tonto, sé quiénes son mis amigos de verdad y quienes se aprovechan [se aprovecharon] de las circunstancias, sé a quién le importo y puedo enumerar uno por uno a los que me utilizaron [algunos de ellos se han hecho ya silencio absoluto... imagino que por vergüenza], dando cumplidos datos de sus beneficios [no hablo de dinero, por Dios...] y de sus respuestas ante las dificultades que sobrevinieron... también me queda como una herida abierta la falta de fidelidad y el que muchos se fueran de aquí sin despedirse ni agradecer con un simple mail el trabajo realizado, que fue duro, intenso y lleno de ganas.
Después de un año, con todo ya archivado, quiero simplemente decir que hay cosas que no olvido [tanto positivas como negativas], que sé quién soy, dónde estoy y con quién me mezclo... todo a pesar de que no lo parezca.
¡Maldito aniversario!

Comentarios

  1. Pues nada hay más importante que saber eso.
    Un gran abrazo,

    Diego

    ResponderEliminar
  2. El trabajo que hiciste el año pasado fue sencillamente espléndido. A algunos no se nos olvida. Ánimo, Felipe. Ya sabes que para mí eres un ejemplo en todos los sentidos. Un fuerte abrazo.
    José María

    ResponderEliminar
  3. ¡Feliz aniversario! para tí y para todos los que disfrutamos del evento.
    Si nada haces nunca serás criticado, pero eso significará que estás muerto.

    ¡Buena vida compañero!

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Lo recuerdo como un buchito de aire en días de zozobra (una zozobra por año, no está mal...).
    Tu trabajo... la leche! además, te desdoblaste en mil clones -estabas en todos lados- y no recuerdes el después, acuérdate del momento porque estabas como un niño con zapatos nuevos.

    Conoceros fue todo un honor. Un besito Sr. Comendador!

    ResponderEliminar
  5. Nadie sería capaz de repetir la atmósfera de poesía, música y solidaridad que se respiró en Béjar en esos tres días inolvidables de comienzo del estío.

    Gracias por tus palabras, inmerecidas en lo referente a mí, y gracias de nuevo por tu esfuerzo que no quedará baldío.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…