Ir al contenido principal

Apuntes de mi cuaderno.


No he olvidado aún que hace unas semanas, en un acto público al que asistí, uno de los intervinientes dijo que iba a recitar un poema de Neruda con unos versos cambiados por él para que el poema se adaptase al acto. Flipé entonces y sigo flipando ahora.

Dijo Arturo sonriendo esta mañana: “Acabo de leer que los zapateros remendones no se jubilarán hasta los sesenta y nueve... tarde les va a llegar el número”.

Cuanto antes termines tu trabajo, antes pillarás el descanso que deseas... mejor aún, antes comenzarás con el trabajo que te está esperando en los mostradores [ser jefe es una mierda].

Van a tener que hacer cigarros con alcohol para que no los llenen de impuestos [la realidad no aguanta la diferencia].

Cuando oigo “tú y yo somos...”, siempre digo: “mejor habla solo de ti”.

Hay un deporte químico que espanta... y otro económico que es paradigma de todo lo inmoral.

“Un niño que nace en España no puede ser español si su madre es inmigrante” [Intereconomía].

“Esperemos a que gobierne Rajoy para que imponga la pena de muerte a mayores de tres años” [La Cuatro. Dicho con ironía].

“Yo tengo una fe como un caballo” [un vecino de mi suegro... ya hace tiempo, pero lo recuerdo ahora].

“No digas ‘nuestro alcalde’, coño, di ‘mi alcalde’, que yo no le soporto ni le he votado” [en el café].

Dije buenas tardes seguido del nombre de la persona a la que me dirigía... él no respondió y me miró con verdadero odio... aún no ha aprendido que los enemigos también deben ser educados [es domingo, 7:12 p.m.].

“Papá, esa señora ha dicho que pinta mejor que tú”... “claro, hijo, eso lo dice porque no expone”.

“Esa gente solo tira con pólvora ajena, cuidado con ellos”... “Sí, pero me han llenado esto de gente, aunque, la verdad, ninguno ha consumido”.

Son las tres de la tarde y estoy sentado solo frente a un café con leche... y me acuerdo de Paquito, qué buen tipo... los buenos nunca tienen suerte.

Siempre duele que te digan una verdad, pero duele más que tú respondas con otra.

En la medida en que cumples años, vas perdiendo la emoción por los compromisos, pues son agotadores.

El mejor amigo es aquel que nunca te molesta.

Ya ni en mi bar de siempre me dan cambio... dicen que el cambio es solo para los clientes. Creo que voy a cambiar de bar [un viernes. 6:44 de la tarde. Quería cambiar treinta euros sueltos en billetes de diez].

Me llama Luis Alberto. Le envié mi novela y adjunté un ejemplar de “Dientes de leche”... me dijo que el poemario le parece magnífico... de la novela no dijo nada más que le sonaba el comienzo de algún relato corto mío publicado hace unos años... está claro que debo centrarme en la poesía.

Me llama Antonio Martínez i Ferrer, al que le regalé en Logroño un ejemplar de “Dientes de leche”. Me da pudor repetir sus palabras, que resumiré en que mi poesía le gusta. Es un gran tipo y me ha ofrecido su casa [una obra de arte que construye día a día con trocitos de cerámica] para cuando quiera viajar a tierras valencianas. Sé que su ofrecimiento es sincero.

Hoy me han ofrecido poder mostrar mi pequeña colección de arte, y me hace mucha ilusión que mi gente pueda ver todos los tesoros que guardo en armarios y anaqueles. Estoy seguro de que será una sorpresa para muchos... a ver si concretamos y lo hacemos posible.

Ahora fumar sí que es un lujo... quizás el único que puedo permitirme.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…