Ir al contenido principal

La maga...



La maga come charcos y besa caliente en los días de invierno. No le tiene miedo al luego, aunque le espanta no aprovechar las oportunidades del ahora. Guarda un dedo para la sien... por si las moscas.

La maga tiene un puñal de hielo que siempre se deshace hundido en cada herida que produce. En el preludio de cada crepúsculo saca la empuñadura al raso y la deja al goteo de la fuente fría para que con la amanecida se haya creado un arma nueva y transparente.

La maga supo un día que tener metas físicas es la más pobre misión de un hombre. Ser feliz para ella es sentir que todo es suyo sin poseerlo.

La maga quiere un amante que se solace en su cuerpo, pero no es capaz de encontrar a un hombre de su talla.

La maga dice que vivir es mantenerse siempre en vilo.

La maga, arrimada al fuego, me enseñó una noche que donde existe belleza no hacen falta modas. Yo le dije que eso me sonaba al soneto 68 de Shakespeare. Ella me contestó que sí y sonrió.

La maga se baña y nunca se seca el pelo, lo deja gotear sobre sus hombros y se imagina lluvia.

La maga sabe que hay otra maga de Cortázar, pero no le importa y se toma el pulso para sentirlo cábala. Luego se sienta.

La maga no se deja engañar por el reloj del campanario de la iglesia. Dice que el tiempo lo marca cada uno y se tumba en su cama sonriendo.

La maga se desnuda a veces y se queda quieta, pensando que hay un ser del aire que la pinta. Cuando se cansa, juega a hacer metáforas.

La maga sabe que, si desea intensamente algo, va a tenerlo. Por eso no desea demasiadas cosas.

La maga huele a hierba recién cortada y baila junto al fuego al caer la noche. Cuando cae agotada, se pone perfume en el cuello y se deja dormir sobre la alfombra vieja de la sala.

la maga lo comparte todo y nunca espera nada, pero le gustan las canciones como “Por debajo de la mesa” o “El desierto”. Si no duerme, ama o cose legajos con las manos.

Ya va a anochecer y la escarcha toma el mundo que se nubla en los ojos. Los paraguas engastan el descanso de sus empuñaduras, crecen las luces en las calles largas y la luna se presta a ser luciérnaga. Hay un brillo en las aceras que se parece al rouge encendido de una boca. Solo un árbol de hoja perenne acoge a todos los pájaros del parque. Hay un signo en el humo que anuncia que las cenas están jugando al fuego en los fogones. Suena un tema de Piaf.
Quizás mañana...

Comentarios

  1. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    Hoy tenías a la maga y a todas las musas contigo. ¿No has visto los cronopios de todos los colores?
    Mereció la pena el madrugón, y el paseo con Youssouph por el Bosque,...¿sería quizás el abrazo cálido de la sequoia? .

    Te pongo dos enlaces, para que completen la jornada.

    Por debajo de la mesa

    El desierto

    Saludos.

    P.D.: ¿Cuál era la canción de Edith Piaf que sonaba?.

    ResponderEliminar
  2. NOTA: Este comentario me llegó al mail, pero no al directorio de Blogger. Copio y pego.

    Gelu ha dejado un nuevo comentario en su entrada "La maga...":

    Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    Hoy tenías a la maga y a todas las musas contigo. ¿No has visto los
    cronopios de todos los colores?
    Mereció la pena el madrugón, y el paseo con Youssouph por el
    Bosque,...¿sería quizás el abrazo cálido de la sequoia? .

    Te pongo dos enlaces, para que completen la jornada.

    Por debajo de la mesa

    El desierto

    Saludos.

    P.D.: ¿Cuál era la canción de Edith Piaf que sonaba?.

    Publicado por Gelu para diario de un savonarola a las domingo,
    diciembre 19, 2010 1:01:00 AM

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    Con lo que me gusta poner enlaces en directo -aprendido gracias a tu amigo Manolo Casadiego- no pierdo esta ocasión de aprovecharlo:

    Edith Piaf-Jezebel

    Y añado uno más, porque me has recordado la película JEZEBEL, del año 1938, en homenaje a Bette Davis, la gran actriz protagonista de esa película, y de tantas otras.

    Bette Davis

    Saludos.

    P.D.: ¿Sabes? tengo -en la colección de mi padre- el programa de mano de cine de JEZEBEL, de cuando la estrenaron en Burgos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …