Ir al contenido principal

Los días en que los hijos vuelven tarde...


Castiga el bazo, como poco, el saber que se acercan los días en los que los hijos vuelven tarde [como vuelvan, que es mejor no andar preguntando], que llegan las comidas comunes en las que siempre falta alguien [por deceso o por cualquier otra razón cazurra] y sobramos casi todos, que se acerca el trazo capital del consumo manirroto [este año bastante más roto que otros] y que se llenarán las calles de tipos que tuvieron que salir huyendo un día de esta quema ancestral de obreros del textil que fue Béjar un día [hoy ya es otra cosa más cutreglobal y esquiadora]...
Siempre suelo quejarme en estas fechas de achuchones a destiempo y de cariños falsos, de moralina y regalos envenenados, de esa bondad precaria que más que solucionar, cabrea... y dios en tantas bocas para justificarlo todo.
En estos días se me va la cabeza a los que precisan como verdad absoluta un hogar, una cama, una cena caliente y todas esas cosas capaces de vestir de dignidad a un hombre... y entonces las sonrisas falsas se me hacen muecas horrendas y vuelvo a mi melopea del ‘podríamos hacerlo, cada uno a su modo, poniendo un ratito de ganas y asumiendo la injusticia de nuestra vida fácil por comparación con esas otras vidas’... no hablo de caridad, por favor, que la caridad humilla, sino que hablo de oportunidades, de buscar ocasiones de igualdad y de crear biotopos en los que cada uno sea capaz de hacerse hombre o mujer sin la estúpida mirada superior del que te da por conmiseración... si solo basta con desear e intentar, con que la voluntad de un hombre se sume a la de otro hombre para empezar a poner en marcha algún mecanismo pequeño de justicia.
En estos días me avergüenzo con furia de la sociedad en la que vivo, me avergüenzo de mí mismo [porque mi determinación y mi implicación podría ser más y mejor sin demasiado esfuerzo], me avergüenzo del sobregasto asumido por todos y de los jodidos ‘deseos’ de prosperidad, paz o lo que sea [que siempre son palabras vaciadas en las bocas de quienes las pronuncian].
¿Por qué no nos proponemos cada uno de nosotros arreglar la vida de una persona durante el año que entrará en unos días?... y hacerlo directamente, sin tener que contar con organizaciones solidarias o comunidades religiosas, simplemente buscando a alguien con problemas que te roce cada día y ponerse manos a la obra... es tan fácil.
Llueve a mares en la noche de hoy y las luces de fiesta se mecen con el viento por las calles. Hay gente triste al lado y mis hijos sonríen con los ojos tapados al misterio cabrón del sufrimiento ajeno. Paseo solo bajo el aguacero mientras intento buscarle alguna utilidad a mi pensamiento.
A esta hora los niños del hambre buscan restos de comida en los basureros de latinoamérica. Vaya puta mierda.

Comentarios

  1. Hay una teoría, con la que cada vez me compenetro más, que sostiene que todo lo que tú sientes no es en balde, que la energía se acumula en una especie de depósito inmaterial. Si (tu energía) es buena, bella, positiva, produce de un modo u otro efectos positivos, en otro tiempo y lugar. Creo que las últimas tendencias de la Física Cuántica van por ahí. Asombroso.

    Pero mañana nuestras preocupaciones serán qué hacer con los € que nos toquen. Ya lo verás.

    B-sito.

    P.D.- De las Ñoñadades sin comentarios.

    ResponderEliminar
  2. Me has arrancado unas lágrimas de… de todo un poco, de culpabilidad, de tristeza por todas esas personas que vagarán durante el invierno…
    Biquiños,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…