Ir al contenido principal

No recordaba una nevada como la de hoy


Día 22 de diciembre.
Llevo el día desatado en trabajo semifísico [un término extraño, lo sé, pero define mi actividad de hoy] y mi cabeza ha tomado el camino de la enumeración caótica... todo empezó con Radio Tormes machacándome las neuronas con canciones antiguas de tuna [es una extraña manía de Paco, mi maquinista, poner desde primera hora esa cadena de radio que abrasa y crucifica, y lo hace como una suerte de galeras que machaca y deja medio esclavizado al auditorio]... y mi cabeza tomó el camino de la evasión como única salida posible de esa tortura... y no podía parar, que no pude parar ni en la hora de la comida junto a mi Guille... una pasada de día.
El día de irme, la claraboya como un pozo de luz allí arriba, crestas de gallos lascivos, dos pechos sin el abrazo del satén, marimba, la bruja llena como una luna, claudicar es de cobardes, me llueve y te pierdo, colinas leves para agosto, blondas... sí, blondas manchadas de lipstick rouge porque una boca... no, mejor medias de nylon mojadas... la hembra del tapir, la hierba verde... verte... verme... anaranjadas... me obligas, me obligas, me obligas... cerezas verdes, causas, efectos, causas...
Y me detenía a mojar pintura negra para cegar un rótulo... mojaba el pequeño rodillito de esponja en el mejunje acrílico y volvía a rozarlo suavemente sobre la superficie lisa del rótulo para borrar su hermoso mensaje publicitario lleno de colorido...
Trémulo, qué palabra, coño... tré-mu-lo... sirve para mí y para ti... garduña, banco, enhiesta, gastada, mofa, idílico... la araña se desbesa del hilo que la mueve, el pan candeal, la hormiga... en procesión, en línea, en puro crecepelo... hormiga entre las hormigas, gasto, andén... ¡andén!... mejor pañuelos...

Día 23 de diciembre.
Arrancó el día nevando y se me abrió una sonrisa de oreja a oreja que aún me dura [a esta hora sigue nevando, y son las 18:39 h.]. No pude por menos y a eso de las once ya me escapé del curro con la mi Nikon hasta la Plaza Mayor para hacer algunos experimentos a objetivo abierto [dejo una de las extrañas imágenes que he tomado]... y luego lo pensé, llamé a mi Guille y le dije que estuviera preparado a las dos para comer rapidito e irnos juntos al patear el monte nevado... y así lo hicimos. El itinerario fue desde el paraje de Santa Ana, pasando por El Sagrado Corazón, la Fuente del lobo y El Castañar... la nieve estaba virgen y se espesaba en todo el camino, y más a medida que ganábamos altura... corrimos, saltamos, nos dejamos caer, hicimos el ángel, nos tiramos bolinas... y sudamos como campeones para llegar agotaditos a casa a eso de las cuatro, justo para que yo pudiera volver al curro.
Béjar está fantástica, realmente hermosa, justo como en mi recuerdo de los inviernos cuando tenía siete u ocho años.
Y sonrío como un crío chico... ¡me encanta!



La Plaza Mayor en una imagen tomada a objetivo abierto.

Junto a un árbol rendido en Los Rodeos de El Castañar.

El santuario de El Castañar

La portada de la Plaza de Toros de El Castañar.

El acceso a El Castañar con su fuente.

Guillermo haciendo el ángel.




Detalle del paraje del Sagrado Corazón.

Fuente de Santa Ana.


Mi Guille hartándose de nieve

Feliz, coño, muy feliz.

Comentarios

  1. Jo, con las ganas que tengo de Navidad nevada,¡disfrutadla! y FELICES FIESTAS.

    ResponderEliminar
  2. Feliz Navidad, que, con esa nieve, va a ser totalmente blanca.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, Luis Felipe Comendador:

    ¡Vaya par de niños!

    ¡FELICES FIESTAS, en ese lugar precioso y nevado de las fotografías!

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…