Ir al contenido principal

No recordaba una nevada como la de hoy


Día 22 de diciembre.
Llevo el día desatado en trabajo semifísico [un término extraño, lo sé, pero define mi actividad de hoy] y mi cabeza ha tomado el camino de la enumeración caótica... todo empezó con Radio Tormes machacándome las neuronas con canciones antiguas de tuna [es una extraña manía de Paco, mi maquinista, poner desde primera hora esa cadena de radio que abrasa y crucifica, y lo hace como una suerte de galeras que machaca y deja medio esclavizado al auditorio]... y mi cabeza tomó el camino de la evasión como única salida posible de esa tortura... y no podía parar, que no pude parar ni en la hora de la comida junto a mi Guille... una pasada de día.
El día de irme, la claraboya como un pozo de luz allí arriba, crestas de gallos lascivos, dos pechos sin el abrazo del satén, marimba, la bruja llena como una luna, claudicar es de cobardes, me llueve y te pierdo, colinas leves para agosto, blondas... sí, blondas manchadas de lipstick rouge porque una boca... no, mejor medias de nylon mojadas... la hembra del tapir, la hierba verde... verte... verme... anaranjadas... me obligas, me obligas, me obligas... cerezas verdes, causas, efectos, causas...
Y me detenía a mojar pintura negra para cegar un rótulo... mojaba el pequeño rodillito de esponja en el mejunje acrílico y volvía a rozarlo suavemente sobre la superficie lisa del rótulo para borrar su hermoso mensaje publicitario lleno de colorido...
Trémulo, qué palabra, coño... tré-mu-lo... sirve para mí y para ti... garduña, banco, enhiesta, gastada, mofa, idílico... la araña se desbesa del hilo que la mueve, el pan candeal, la hormiga... en procesión, en línea, en puro crecepelo... hormiga entre las hormigas, gasto, andén... ¡andén!... mejor pañuelos...

Día 23 de diciembre.
Arrancó el día nevando y se me abrió una sonrisa de oreja a oreja que aún me dura [a esta hora sigue nevando, y son las 18:39 h.]. No pude por menos y a eso de las once ya me escapé del curro con la mi Nikon hasta la Plaza Mayor para hacer algunos experimentos a objetivo abierto [dejo una de las extrañas imágenes que he tomado]... y luego lo pensé, llamé a mi Guille y le dije que estuviera preparado a las dos para comer rapidito e irnos juntos al patear el monte nevado... y así lo hicimos. El itinerario fue desde el paraje de Santa Ana, pasando por El Sagrado Corazón, la Fuente del lobo y El Castañar... la nieve estaba virgen y se espesaba en todo el camino, y más a medida que ganábamos altura... corrimos, saltamos, nos dejamos caer, hicimos el ángel, nos tiramos bolinas... y sudamos como campeones para llegar agotaditos a casa a eso de las cuatro, justo para que yo pudiera volver al curro.
Béjar está fantástica, realmente hermosa, justo como en mi recuerdo de los inviernos cuando tenía siete u ocho años.
Y sonrío como un crío chico... ¡me encanta!



La Plaza Mayor en una imagen tomada a objetivo abierto.

Junto a un árbol rendido en Los Rodeos de El Castañar.

El santuario de El Castañar

La portada de la Plaza de Toros de El Castañar.

El acceso a El Castañar con su fuente.

Guillermo haciendo el ángel.




Detalle del paraje del Sagrado Corazón.

Fuente de Santa Ana.


Mi Guille hartándose de nieve

Feliz, coño, muy feliz.

Comentarios

  1. Jo, con las ganas que tengo de Navidad nevada,¡disfrutadla! y FELICES FIESTAS.

    ResponderEliminar
  2. Feliz Navidad, que, con esa nieve, va a ser totalmente blanca.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, Luis Felipe Comendador:

    ¡Vaya par de niños!

    ¡FELICES FIESTAS, en ese lugar precioso y nevado de las fotografías!

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …