Ir al contenido principal

No recordaba una nevada como la de hoy


Día 22 de diciembre.
Llevo el día desatado en trabajo semifísico [un término extraño, lo sé, pero define mi actividad de hoy] y mi cabeza ha tomado el camino de la enumeración caótica... todo empezó con Radio Tormes machacándome las neuronas con canciones antiguas de tuna [es una extraña manía de Paco, mi maquinista, poner desde primera hora esa cadena de radio que abrasa y crucifica, y lo hace como una suerte de galeras que machaca y deja medio esclavizado al auditorio]... y mi cabeza tomó el camino de la evasión como única salida posible de esa tortura... y no podía parar, que no pude parar ni en la hora de la comida junto a mi Guille... una pasada de día.
El día de irme, la claraboya como un pozo de luz allí arriba, crestas de gallos lascivos, dos pechos sin el abrazo del satén, marimba, la bruja llena como una luna, claudicar es de cobardes, me llueve y te pierdo, colinas leves para agosto, blondas... sí, blondas manchadas de lipstick rouge porque una boca... no, mejor medias de nylon mojadas... la hembra del tapir, la hierba verde... verte... verme... anaranjadas... me obligas, me obligas, me obligas... cerezas verdes, causas, efectos, causas...
Y me detenía a mojar pintura negra para cegar un rótulo... mojaba el pequeño rodillito de esponja en el mejunje acrílico y volvía a rozarlo suavemente sobre la superficie lisa del rótulo para borrar su hermoso mensaje publicitario lleno de colorido...
Trémulo, qué palabra, coño... tré-mu-lo... sirve para mí y para ti... garduña, banco, enhiesta, gastada, mofa, idílico... la araña se desbesa del hilo que la mueve, el pan candeal, la hormiga... en procesión, en línea, en puro crecepelo... hormiga entre las hormigas, gasto, andén... ¡andén!... mejor pañuelos...

Día 23 de diciembre.
Arrancó el día nevando y se me abrió una sonrisa de oreja a oreja que aún me dura [a esta hora sigue nevando, y son las 18:39 h.]. No pude por menos y a eso de las once ya me escapé del curro con la mi Nikon hasta la Plaza Mayor para hacer algunos experimentos a objetivo abierto [dejo una de las extrañas imágenes que he tomado]... y luego lo pensé, llamé a mi Guille y le dije que estuviera preparado a las dos para comer rapidito e irnos juntos al patear el monte nevado... y así lo hicimos. El itinerario fue desde el paraje de Santa Ana, pasando por El Sagrado Corazón, la Fuente del lobo y El Castañar... la nieve estaba virgen y se espesaba en todo el camino, y más a medida que ganábamos altura... corrimos, saltamos, nos dejamos caer, hicimos el ángel, nos tiramos bolinas... y sudamos como campeones para llegar agotaditos a casa a eso de las cuatro, justo para que yo pudiera volver al curro.
Béjar está fantástica, realmente hermosa, justo como en mi recuerdo de los inviernos cuando tenía siete u ocho años.
Y sonrío como un crío chico... ¡me encanta!



La Plaza Mayor en una imagen tomada a objetivo abierto.

Junto a un árbol rendido en Los Rodeos de El Castañar.

El santuario de El Castañar

La portada de la Plaza de Toros de El Castañar.

El acceso a El Castañar con su fuente.

Guillermo haciendo el ángel.




Detalle del paraje del Sagrado Corazón.

Fuente de Santa Ana.


Mi Guille hartándose de nieve

Feliz, coño, muy feliz.

Comentarios

  1. Jo, con las ganas que tengo de Navidad nevada,¡disfrutadla! y FELICES FIESTAS.

    ResponderEliminar
  2. Feliz Navidad, que, con esa nieve, va a ser totalmente blanca.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, Luis Felipe Comendador:

    ¡Vaya par de niños!

    ¡FELICES FIESTAS, en ese lugar precioso y nevado de las fotografías!

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…