Ir al contenido principal

Las nueve que son las diez...


Las nueve que son las diez... y a Pinetop Perkins ya le toca los cojones que amanezca o no, qué pena.
Estos cambios estacionales de hora terminan siendo una milonga, sobre todo en el asunto de despertar y dormirse, coño...
Las nueve que son las diez... y el Mujama Gadafo sigue en sus trece matarifas riéndose de los pumpunes coalicionales en su bunker de plomo... y hoy somos los buenos con una hora más, que con una hora menos el bueno era él, que nos regalaba percherones y nos enjaimaba en el centro de la capital de España para darnos de comer y ponernos el petróleo a diez céntimos menos que Ahmadineyad y a veinte menos que Chávez... un lío por donde se mire, coño.
Hoy, que Japón es menos Japan y China es bastante menos Chinatown, los españoles virtualizamos el tiempo en un nudo gordiano [para quien no lo sepa, quien consiga desatar el nudo gordiano, podrá conquistar Oriente... y ahora no vale cortar la cuerda, como hizo en su día el tramposillo Carlo Magno para llevarse su gato al agua que le convenía] y nos adelantamos una hora al resto del mundo que no la adelanta... quizás sea para ‘saber’ con una hora de adelanto y sacarle ventaja a los países padrastro... y todo para terminarles diciendo “eso mismo digo yo” en el foro de la ONU.
Pero aún con hora de más seguimos siendo unos zarrias y solo sabemos estar por comparación... que ahora somos mejores porque en Portugal son peores [¿pero es que no lo fueron siempre, coño?]... pero si cada domingo veo cómo los engañan en los desayunos esquiaderos... “Desculpe, ¿não entra o suco com pequeno-almoço?”... “Ay, bonito, si es que como no sabes Español no te has enterado... que aquí la habitación es con ayuno, no con desayuno... claro, os hacéis un lío, pobreee, como al desayuno lo llamáis almuerzo y aquí almorzar es comer, pues la bebida no entra, ¿entiendes?... ¿capiscas?...”... “Sim, mas eu contratei um quarto com pequeno-almoço continental”... “pues eso, ‘pequeño’, si tú lo estás diciendo, majo, ‘pe-que-ño’, ¿ves?, una galleta maría y el café, que al ser líquido, es regalo de la casa... estos portugueses... ¡ay!, coño, lo que hay que aguantar, no se enteran... bueno, pues lo dicho, que el zumo de naranja son tres euros y la magdalena se te pone en dos con setenta y cinco, más el servicio en mesa, que no entra, me da ‘vosé’ doce euros y obrigado... y lo de continental, pues a la vista está, ¿o es que no has desayunado en el continente?... si es que hay que explicároslo todo, coño”... y encima les quitamos una hora de dormida... “oiga, las diez que son las once y me tiene que dejar libre la habitación... y obrigado... a nosotros no van a engañar estos...”.
Y llueve a mares mientras el oro brilla en el Regato del Oso, que es oro blanco, como el que llevaban los relojes Omega del setenta [ya le oí ayer decir a un paisano: “¡Cago en rus!, pero si yo lo he visto ahí de toda la vida, pero pensaba que era aluminio, coño, y por eso ni le hacía caso... con las putas apreturas que he pasao y con la fortuna a los pies siempre... qué puta desgracia!”]... y yo me siento engañado con la hora como con casi todo lo demás. Habrá que fijarse en los movimientos de la Iglesia Católica, que no es tonta, y empezar a imitarlos [ayer me enteré de que el Obispado de Plasencia va a poner a su nombre todas las propiedades de las parroquias bejaranas –que ahora pertenecen por escritura a cada una de las parroquias, que es decir a los católicos bejaranos– porque dicen que así es mejor... mejor para el Obispado de Plasencia, claro]. Si es que no aprendemos ni con una hora más.

Comentarios

  1. Sublime tio...cómo he disfrutado con esta entrada de hoy.Magnífica.

    ResponderEliminar
  2. Oye Milú, no es por dar el coñazo, que también, pero el jueves 31 he quedao en la imprenta para ajustar páginas etc etc etc y necesito saber si me vas a hacer una pequeña introducción o passssas...
    Me parece chachi que te diviertas pintando, de hecho ojalá a mí se me diera así de bien, igualmente me resulta estupenda tu dedicación a los ninios y ninias de SBQ pero también es muy oenegero escribir unas líneas a autoras que empiezan.
    POST.DATA.- No es obligatorio, el librillo saldrá contigo o sintigo. Agotada primera edición, salvo los que andan por Béjar que a saber el lío que os habeis hecho.

    ResponderEliminar
  3. Adu, que sí, que te la escribo, pero dame unos días.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …