Ir al contenido principal

'Yo soy tu párroco' y una de cebras.



Vino el tipo que dice eso de “yo soy tu párroco” [hoy traía alzacuellos] para pedirme que hiciera una foto del Cristo que tiene en la parroquia, a mano izquierda según se entra... y fui sin dilación, pues me encanta fotografiar imágenes sacras tanto como las paganas. La iglesia estaba vacía y abierta, así que pude hacer mis tomas con comodidad [razón tenía Franco DiMerda, al que leí ayer –y recomiendo encarecidamente– cuando contaba que ahí le dejan a uno sentarse gratis... siempre que no quieras luz para leer, claro]... santos, angelotes, vírgenes, cristos, silencio y olor a incienso... todo un decorado para un curso de preparación a lo que sea. Hice las fotos y me sentí realmente bien... que me habría quedado a echar una cabezadita si no fuera porque el trabajo acuciaba.
El día siguió anodino y metidito en agua, así que me compré una bolsita de ‘chiquitillos’ [aquí también los llaman tetillas de monja] para pasar algo mejor lo que me quedaba del día.
Por la noche me metí en la cama agotadino y puse la tele, como siempre, para pillar el sueño, pero me enganché a una entrevista y la seguí hasta su justo final... el entrevistado era un tipo elegante con pinta de ejecutivo de empresa moderna que hablaba de la necesidad de una mirada optimista, de vivir el ahora sin ponerle trabas al luego, de ver en cada acto lo positivo y no lo negativo... me encantó, de verdad... y de pronto explicó una especie de parábola sacada de un libro de Eduardo Punset para poner algo de claridad sobre el problema que supone para el hombre su exceso de precaución... decía el tipo: “En la sabana africana hay un grupo de cebras pastando y de pronto son atacadas por un grupo de leones. Las cebras inician despavoridas una carrera frenética y los leones las persiguen hasta que cazan a una de ellas. Justo cuando termina la caza, las cebras se detienen en su carrera y vuelven a pastar, mientras los leones devoran a la desafortunada sobre la que hicieron presa... las cebras comprenden rápidamente que los leones ya no son un peligro y aprovechan para seguir alimentándose, que eso es vital para tener las energías suficientes en un próximo ataque de los felinos. Imaginemos ahora que en vez de cebras, son hombres los que se están alimentando cuando sufren el ataque de los leones. Las fieras cazan a uno de los humanos más débiles y se agrupan para devorarlo... entonces veremos que el resto de los hombres que formaban el grupo no se detienen para seguir alimentándose, sino que siguen su carrera frenética aún sin ser perseguidos y hasta quedar absolutamente agotados y faltos de energía... y todo por saber adelantarse al posible pensamiento de los leones...¿y si cuando devoren al compañero cazado siguen teniendo hambre?... ante tal circunstancia el grupo se agota y, como no está bien alimentado, queda expuesto a ser presa no solo de los leones, sino de otros carnívoros más pequeños que en circunstancias normales no se atreverían a atacarle..”... oye, que me encantaron el perico y su discurso.
Y me dormí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…