Ir al contenido principal

'Yo soy tu párroco' y una de cebras.



Vino el tipo que dice eso de “yo soy tu párroco” [hoy traía alzacuellos] para pedirme que hiciera una foto del Cristo que tiene en la parroquia, a mano izquierda según se entra... y fui sin dilación, pues me encanta fotografiar imágenes sacras tanto como las paganas. La iglesia estaba vacía y abierta, así que pude hacer mis tomas con comodidad [razón tenía Franco DiMerda, al que leí ayer –y recomiendo encarecidamente– cuando contaba que ahí le dejan a uno sentarse gratis... siempre que no quieras luz para leer, claro]... santos, angelotes, vírgenes, cristos, silencio y olor a incienso... todo un decorado para un curso de preparación a lo que sea. Hice las fotos y me sentí realmente bien... que me habría quedado a echar una cabezadita si no fuera porque el trabajo acuciaba.
El día siguió anodino y metidito en agua, así que me compré una bolsita de ‘chiquitillos’ [aquí también los llaman tetillas de monja] para pasar algo mejor lo que me quedaba del día.
Por la noche me metí en la cama agotadino y puse la tele, como siempre, para pillar el sueño, pero me enganché a una entrevista y la seguí hasta su justo final... el entrevistado era un tipo elegante con pinta de ejecutivo de empresa moderna que hablaba de la necesidad de una mirada optimista, de vivir el ahora sin ponerle trabas al luego, de ver en cada acto lo positivo y no lo negativo... me encantó, de verdad... y de pronto explicó una especie de parábola sacada de un libro de Eduardo Punset para poner algo de claridad sobre el problema que supone para el hombre su exceso de precaución... decía el tipo: “En la sabana africana hay un grupo de cebras pastando y de pronto son atacadas por un grupo de leones. Las cebras inician despavoridas una carrera frenética y los leones las persiguen hasta que cazan a una de ellas. Justo cuando termina la caza, las cebras se detienen en su carrera y vuelven a pastar, mientras los leones devoran a la desafortunada sobre la que hicieron presa... las cebras comprenden rápidamente que los leones ya no son un peligro y aprovechan para seguir alimentándose, que eso es vital para tener las energías suficientes en un próximo ataque de los felinos. Imaginemos ahora que en vez de cebras, son hombres los que se están alimentando cuando sufren el ataque de los leones. Las fieras cazan a uno de los humanos más débiles y se agrupan para devorarlo... entonces veremos que el resto de los hombres que formaban el grupo no se detienen para seguir alimentándose, sino que siguen su carrera frenética aún sin ser perseguidos y hasta quedar absolutamente agotados y faltos de energía... y todo por saber adelantarse al posible pensamiento de los leones...¿y si cuando devoren al compañero cazado siguen teniendo hambre?... ante tal circunstancia el grupo se agota y, como no está bien alimentado, queda expuesto a ser presa no solo de los leones, sino de otros carnívoros más pequeños que en circunstancias normales no se atreverían a atacarle..”... oye, que me encantaron el perico y su discurso.
Y me dormí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …