Ir al contenido principal

Ideologías.


Con el prehastaluego de Zapatero y la bicha Gürtel [con cargos] regocijándose de la futura marcha del cejas, el país está hoy hecho una piltrafilla, casi como yo... sin apenas otros escapes que no sean en Twitter o Facebook, estupendas opciones liberadoras para estar en el mundo sin estar en lugar alguno. Al Zapa le han fracasado asuntos exteriores y cierta falta de carácter, y eso nos va a llevar al nuevo reinado de los mentirosos aceptados, de los ladrones asumidos y de los hipócritas con trajes regalados. ¿Quién tiene la culpa?... pues el Zapa, por supuesto, que ha pasado de ser el presi de un país de Alicia a comerse todos los marrones de maravilla [y sin glasear]. Y mientras el mundo es cada vez más Slavoj, con mil zoroladas tecnológicas para el gozo virtual de los presentes [que vienen siendo cuatro con dinero] y un alarmante carácter antisocial entre la gleba, que sueña con esas zoroladas mientras se olvida de que mañana hay que comer. Sin comunismo posible [Slavoj dice que ha pasado de ser la solución a ser el problema] y con los recursos naturales privatizados, pasando de ser bienes comunes a ser el mal común, solo nos queda intentar lavarnos la conciencia una vez al mes y volver al juego de mierda de la vida de mentira.
La propuesta de Slavoj Zizek camina por los terrenos del hedonismo [centrarse únicamente en lo que nos satisface] y en el dejar de lado la competencia propiciada por la comparación malsana con el otro.
El tipo, visionario o no, argumenta con razones que la democracia sesgada en lo liberal genera desigualdades que ni siquiera son capaces de crearlas otros tipos de sistemas menos libres y participativos... argumenta con visos de ‘verdad’ que el socialismo de la ‘tercera vía’ [el que asumió la victoria del capitalismo y se integró en él] es el que más defiende los intereses capitalistas.
Ayer mismo uno de mis contactos en Facebook ponía en solfa, utilizando cierto tono paternalista, que las ideologías no existen ni deben existir, y no le contesté para poder hacerlo ahora y a la sombra de Slavoj... decirle al colega que su postura es, mal que le pese, una postura ideológica que le anota como parte de esa posmodernidad marcadamente individualista [hablo ahora del individualismo egoísta y egotista, que no todos los son] que tanto daño está causando a los sistemas humanos contemporáneos, una ideología que propicia el desprecio de los valores políticos para centrar la atención del individuo en obtener dinero, statu, sexo, placer, casa, coche, tecnologías... y todo despreciando al otro, al que no puede ni podrá jamás disfrutar de ese estado si no se rebela y busca revolución. Admitir que eso ya es una postura ideológica, resulta difícil para quien la vive y la practica, pues uno de sus fundamentos dice con claridad que las ideologías han muerto [solo porque a la posmodernidad individualista le viene bien que así sea para retroalimentarse con el adormecimiento de las masas], así, vivimos en un medio absolutamente permisivo y desigual que, paradojicamente, nos controla como jamás se había hecho en la Historia... no fumar, no circular a más de 110, no beber en la calle, no orinar al raso, circular por la derecha, bajar el volumen del ruido según horarios... y para todo hay cámaras filmando, radares escudriñando, inspectores visitando y multando, policía controlando... y nos sentimos bien de pura virtualidad, bien porque ahora el placer es más fácil de conseguir, aunque sea de mentira [que lo es].
No estando de acuerdo ni sintiéndome integrado con cierta felicidad en ese sistema ideológico, que lo es a pesar de la afirmación de mi amigo facebooktarra, defiendo una idelogía en la que instalarme con comodidad intelectual, ésa que propugna un hombre nuevo y más solidario con el resto de los hombres, la que propicia igualdad en todos los ámbitos [aunque a algunos les cueste perder parte de sus cuotas de ‘placer’ y de ‘posesión privada’ para que existan verdaderas oportunidades para ‘todos’], una ideología en la que la propiedad privada sea relegada por la propiedad pública, que propicie servicios públicos dignos y completos para todos [educación, sanidad...], que iguale por abajo y sume siempre en común... si alguien me dice que no puedo militar en esa idea porque no existe, es que ese tipo está beneficiándose con rebabas del sistema actual o es corto... y si lo primero es malo, lo segundo es bastante peor, pues debe ser genético.
Más pronto o más tarde llegarán grandes transformaciones sociales y eso nos debe mantener siempre atentos, instalados en una ideología consecuente, unidos en las ideas y en su desarrollo y pertrechados para defenderlas [como mínimo con cierto pertrecho intelectual], porque si no estamos preparados, todo va a resultar excesivamente traumático.
Claro que existen las ideologías, amigo, las imperantes [y, a lo que se ve, no reconocidas por quienes las ponen en práctica], las aplastadas hasta lo minoritario o lo inexistente y las nuevas, esas que están latiendo ya con fuerza en cabezas y corazones, las que conseguirán un día que en vez de que diez tipos tengan un Ferrari, diezmil tipos tengan un Seat pequeñito... y a los del Ferrari les va a doler como no se vayan haciendo ya a la idea.
Justicia, igualdad, derechos y deberes, estados solidarios y muchos servicios públicos de calidad... por ahí van mis gustos... si como premisas no responden a un algo ideológico, pues que alguien me diga ya el vocablo al que debo apuntarme.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …