Ir al contenido principal

Van a ser las jodidas magdalenas...


Últimamente duermo mal, y no sé si es la leche chocolateada con magdalenas que me tomo antes de meterme en la cama o todos los malos rollos pequeños y diarios que se van sumando a los jodidos rollos generales [pocas veces me han quitado el sueño los asuntos mundanos, así que tiro más por el camino de las magdalenas]... ayer mismo se me torcían los ojos de ver lo que me cobraron en la gasolinera por llenar el depósito del coche... 83 euros –115,7 dólares al cambio de hoy– [hace unos veinte días reposté la misma cantidad de gasofa por 51 euros –71 dólares al cambio de hoy–]... y miré los cartones de leche en el súper, y lo mismo, se le ha incrementado la jodida subida petrolera... y así todo... una subida general aproximada de entre el 30% y el 60% en todos los productos afectados por la gasolina, y eso en un jodido tramo de veinte días... a lo que hay que sumar la subida del IVA en verano [entre un 2% y un 4% más de media en cualquier producto de consumo], el incremento bestial de la factura de energía eléctrica en el último año [en dos año ha llegado a subir un 50%] y, por meter en el asunto algún vicio, la subida meteórica del tabaco [entre tres y cuatro euros por paquete, dependiendo de la marca]... y todo con los sueldos bajando [más los de quienes nos las vemos con la administración y con el mundo desde la mirada autónoma]... así que no me salen las cuentas ni un puto día, porque tengo tres hijos que tienen la sana costumbre de desayunar, comer y cenar todos los días, porque a uno de ellos le tengo que pagar piso y gastos anejos por estudios fuera de la ciudad, porque otro necesita algunas clases particulares para sujetar sus asignaturas... y todos crecen –porque desayunan, comen y cenan– y les cambia la talla de ropa y de calzado, con lo que ello supone... que entre unas cosas y otras no hay manera de llegar al día quince del mes ingrese lo que ingrese... porque a la Seguridad Social hay que pagarle cada mes –tengas o no– sus casi 300 euros de seguro autónomo, a la compañía del gas –la calefacción ha sido este invierno especialmente necesaria– no se le arregla con menos de 180 euros, 60 euros de comunidad de vecinos, más de 300 euros el pasado mes en impuestos municipales, 60 euros de fruta y verduras a la semana, 140 euros semanales de comida en el súper, 130 euros de factura eléctrica, 150 euros por todos los teléfonos fijos y móviles de la casa, 20 € de internet, 550 euros de la hipoteca abierta, 100 euros mensuales en recibos de seguros varios... y encima me gusta tomar un café por las mañanas y fumarme un cigarrito de vez en cuando, que es lo único que me relaja un poquito a pesar de que sean vicios personales o caprichos de un tontaca... y otro montón de gastos no corrientes que surgen cada día [arreglar la lavadora, pagar una excursión de los críos, dame algo para ir al cine, se me ha roto el chándal, quiero celebrar mi cumple con los amigos, hay boda de un cercano...]...
Sí, yo creo que van a ser las jodidas magdalenas.

Comentarios

  1. Pues sonará trillado, pero cambiando los euros por pesos mexicanos (que alcanzan para bien poco), sus penas son las mías y las de buena parte de mis coterráneos Ni para el consuelo, ¿verdad? Aunque una Magdalena con Café de Coatepc (un pueblo de Veracruz) no me caería nada mal. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …