Ir al contenido principal

Van a ser las jodidas magdalenas...


Últimamente duermo mal, y no sé si es la leche chocolateada con magdalenas que me tomo antes de meterme en la cama o todos los malos rollos pequeños y diarios que se van sumando a los jodidos rollos generales [pocas veces me han quitado el sueño los asuntos mundanos, así que tiro más por el camino de las magdalenas]... ayer mismo se me torcían los ojos de ver lo que me cobraron en la gasolinera por llenar el depósito del coche... 83 euros –115,7 dólares al cambio de hoy– [hace unos veinte días reposté la misma cantidad de gasofa por 51 euros –71 dólares al cambio de hoy–]... y miré los cartones de leche en el súper, y lo mismo, se le ha incrementado la jodida subida petrolera... y así todo... una subida general aproximada de entre el 30% y el 60% en todos los productos afectados por la gasolina, y eso en un jodido tramo de veinte días... a lo que hay que sumar la subida del IVA en verano [entre un 2% y un 4% más de media en cualquier producto de consumo], el incremento bestial de la factura de energía eléctrica en el último año [en dos año ha llegado a subir un 50%] y, por meter en el asunto algún vicio, la subida meteórica del tabaco [entre tres y cuatro euros por paquete, dependiendo de la marca]... y todo con los sueldos bajando [más los de quienes nos las vemos con la administración y con el mundo desde la mirada autónoma]... así que no me salen las cuentas ni un puto día, porque tengo tres hijos que tienen la sana costumbre de desayunar, comer y cenar todos los días, porque a uno de ellos le tengo que pagar piso y gastos anejos por estudios fuera de la ciudad, porque otro necesita algunas clases particulares para sujetar sus asignaturas... y todos crecen –porque desayunan, comen y cenan– y les cambia la talla de ropa y de calzado, con lo que ello supone... que entre unas cosas y otras no hay manera de llegar al día quince del mes ingrese lo que ingrese... porque a la Seguridad Social hay que pagarle cada mes –tengas o no– sus casi 300 euros de seguro autónomo, a la compañía del gas –la calefacción ha sido este invierno especialmente necesaria– no se le arregla con menos de 180 euros, 60 euros de comunidad de vecinos, más de 300 euros el pasado mes en impuestos municipales, 60 euros de fruta y verduras a la semana, 140 euros semanales de comida en el súper, 130 euros de factura eléctrica, 150 euros por todos los teléfonos fijos y móviles de la casa, 20 € de internet, 550 euros de la hipoteca abierta, 100 euros mensuales en recibos de seguros varios... y encima me gusta tomar un café por las mañanas y fumarme un cigarrito de vez en cuando, que es lo único que me relaja un poquito a pesar de que sean vicios personales o caprichos de un tontaca... y otro montón de gastos no corrientes que surgen cada día [arreglar la lavadora, pagar una excursión de los críos, dame algo para ir al cine, se me ha roto el chándal, quiero celebrar mi cumple con los amigos, hay boda de un cercano...]...
Sí, yo creo que van a ser las jodidas magdalenas.

Comentarios

  1. Pues sonará trillado, pero cambiando los euros por pesos mexicanos (que alcanzan para bien poco), sus penas son las mías y las de buena parte de mis coterráneos Ni para el consuelo, ¿verdad? Aunque una Magdalena con Café de Coatepc (un pueblo de Veracruz) no me caería nada mal. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…