Ir al contenido principal

Burns, Blue Harlem y Raimundo de 10 a 4


Vuelve el blues como una lobotomía atópica y como que me reseteo, relajando hasta  los mismísimos esfínteres [que no sé si tengo uno o varios] y notando esa ludopatía de pubis que me ataca cada año por estas fechas [una desenfermedad que me pone bailarón y pizpireto]... este año subí pronto, que mis niños curran para Miguelón como cosacos durante estos días y me tocó hacer el porte, así que comencé con unas cokes y un bocata de queso con bacon bien quemadito por la mano inexperta del cocinero Youssouph, y así aguardé hasta que apareció en escena Jimmy Burns, un viejito amable y absolutamente marchoso que respondía perfectamente a la imagen del bluesman racial con su guitarrona y su taburetito. El tipo venía acompañado por dos viejos conocidos, Quique Gómez y Luca Giordano, que suponían absoluta garantía de calidad para mí... fue magnífico el comienzo y ya arranqué a mover el esqueleto con el primer tema [se movía solo, lo juro] junto a un perico con gorrina de punto que tocaba la armónica entre el público y bailaba como los yanomamis [lo que consiguen los cigarritos felices, coño]... y me pasé de rosca foteando, que descubrí que Jimmy lanzaba saliva cuando hacía cortes duros de voz y me empeñé en pillarle en una de ésas... y tardé de cojones en conseguirlo [me animaba que me pidieron colaboración fotográfica para la revista “Enclave” –imagino que podréis ver las fotos publicadas en breve– y eso hizo que no cejase en mi jodido empeño].  Así que Jimmy de puta madre.
En el descansillo abrevadero, José Antonio Sánchez Paso me presentó a una parejilla majeta de Plasencia que va a abrir en unos días un local misceláneo, con café, actuaciones, biblioteca, ludoteca y esas cosas... y quedamos en hacer alguna cosilla juntos para darle marcha al sitio... luego... repostar, cambiar de agua al pájaro y echarle un vistazo a las tomas en el visor de mi Nikon.
Y que aparecieron los Blues Harlem, una banda inglesa muy reputada que me tenía en ascuas por la curiosidad de ver y escuchar a su vocalista, Sophie Shaw, de la que me habían hablado maravillas... y que apareció una pin-up castafiore y superferolítica marcando paquete sin complejos, con un tocado hawaiano y una estética 40 inolvidable... mis ojos hicieron chiribitas y chibiritas... hasta que comenzó a cantar... un chorro de voz y una elegancia de movimiento que disonaban francamente con su aspecto, pero que ponían una guindita hermosa que apurar con calma y disfrutando como un cosaquito de la sección de viento que hacía la compaña (¡magníficos los tres pericos albiones del sopleteo!)... y que volví a disfrutar y ya me tomé mi primer cacharro alcoholero (que invitó mi amigo Gerar) para desatarme en lo fotero y en lo bailongo... estupendo, de verdad, estupendo Blue Harlem...
Y durante el segundo descanso bebedero, unas risas con los colegas, besos y abrazos con mi hermanilla y mi cuñao (que estaba finito, pero no de Córdoba), unos cigarritos ‘diversos’ y algo de calentamiento para meterle diente a Raimundo...
Y salió el gitanito esquizofrénico (su mezcla de estilos es flipante y esquizofrénica) y mandó subir el volumen de la cosa hasta el casi daño... y era como sentirse golpeado, pero bien golpeado, digo... y me enganchó, como siempre lo hace este truhán, y me hizo llorar cuando cantó un tema de mi desaparecido amigo Carlos Lencero, y me sorprendió cuando dijo a voces “¡Viva Auxi!” (que es mi hermana), y me hizo brincar con su “Pata palo”... y me hizo cantar con el “que gustito pa mis orejas enterraítas entre tus piernas... el horizonte es un muro que me cabe entre las cejas... ay que bien”, que lo canté a voz en grito... un tío grande este Rai sin Loriga y con el ritmo metidito en vena... cuando todo terminó, a eso de las cinco y cuarto de la madrugada, subí al STB a saludarle, pero estaba en el baño y no salía (?), así que decidí irme a dormir la mona, que era más pedete lúicido que otra cosa... y dormí de puta madre.



Jimmy Burns











Blue Harlem















Raimundo Amador




















Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…