Ir al contenido principal

PAN 2011



Con Alberto Pérez.
Saturday podría haber sido perfectamente el día de mi padre, pero ayer fue exclusivamente mío, porque me toco todo y bueno. Salí temprano hacia Morille [algo bueno tendría que tener este no dormir de las últimas fechas] y el viaje se me hizo corto y pizpireto con la música molona del mejor Leonard Cohen sonando en mi cacharro... llegué a destino y me di de bruces, sin más, en la plaza del pueblo con un hermoso árbol de compresas luminosas, una magnífica metáfora por donde se mire y un buen comienzo por donde se desmire... foteé como un cosaco con una Werlisa Color y llegó el primer encuentro... Manuel Ambrosio, nervioso y excitado [organizar un encuentro poético/artístico no es para menos, que sé de lo que hablo]... “Monta en mi coche, Luis Felipe, que Alberto Pérez no quiere irse sin darte un abrazo”... y monté en un jodido y maravilloso “Dyan 6” descapotable y verde eléctrico para llegar hasta ese cantante nervioso y delgado que es puro verbo. Allí estaban desayunando Fabio y su chica Kalho junto al bueno de Albertito. Le vi más delgado, más nervioso, pero con esa sonrisa tan propia de quienes hacen lo que les apetece... nos fundimos en un abrazo grande y nos pusimos al día en dos minutos [el tipo habla rápido de cojones]... me contó que no sale de enfermedades jodidas en la familia y que eso le tiene muy atado y a veces triste, que todo se conjuga para ponerle velocidad y que está trabajando con asuntos de voz experimentales que le ponen algo de satisfacción a sus días... tomamos café, charlamos un ratito y llegaron los televiseros de “Miradas 2” para entrevistarle. Mientras hablaba para la tele con un fondo crítico de cielo y nubes, Fabio y su chica andaban salvando a un pajarillo que había caído de un tejado cercano [otra hermosa metáfora para anotar]... y acabada la entrevista a Alberto, nos despedimos con otro abrazo fuerte y con la promesa de vernos pronto en donde sea [probablemente en mi imprenta, que es albacea de una poetisa fallecida y quiere editar algunos libritos]... y de allí me fui con Antonio Gómez, que acababa de llegar a donde yo estaba con Alberto para despedirse, hasta el nuevo centro cultural de Morille [una pasada para un pueblo tan chiquito y tan perdido]... allí había una mesa redonda de artistas portugueses y me quedé afuera fumando un cigarrito para conversar con quien cayese por allí... y empezaron a caer colegas extraordinarios... Carmina y Manuela [mis chicas LaLata] en su maravilloso rol brut total, el facocero chiquitín de los antiguos “Chiquis” hecho ya un hombre y vestido de “Artista Moderno” [un nuevo proyecto en el que está metido ahora con su gente]... que me contó que el facocero mayor [ese Manolillo F. Macías comprometido IU desde hace años] ha sido nombrado alcalde de Medina Sidonia [juro que iré a ese pueblo antes de que se acabe la legislatura para llamarle Don Facocero]... algún portugués conocido de mis andanzas literarias lusas... Catalina Rivera con su colección ‘Webera’ al hombro, que me encantó verme de nuevo en obra junto a mi queridísimo amigo Alberto Hernández... Tomás Sánchez Santiago, ese zamorano impasible y lleno siempre de buenas vibraciones... Manolillo Moya y señora [que queda bonito dicho así, pero es como para decírselo a la cara a mis dos encantadores fuenteheridos]... mucha gente amiga y buena, empeñada en seguir y en ser... y mucha alegría de verlos otra vez, tenerlos otra vez, abrazarlos otra vez a todos y cada uno de ellos.
Y el día se fue llenando de actividades... exposiciones que ver, mesas redondas, ponencias [me gustó particularmente asistir a la que ofreció Eduardo Scala], conciertos improvisados y provisados, inauguraciones, talleres, recitales comunes... todo un programazo que me llenó el espíritu de ganitas de hacer cosas.
Y de remate, pues que el tipo de “Miradas 2” conocía mi obra y sigue mi blog, así que se enrolló de maravilla y me propuso realizar unas tomas pintando un pez en una piedra pera uno de los proyectos PAN... y hacerme una entrevista para que hablase del proyecto literario/solidario de SBQ, lo que aproveché para promocionar un poquito la historia “Gominolas para los patos” y la revista contracultural “STANDDART” [veremos el trabajo en septiembre por “la 2”]...
Y que volví a Béjar feliz y lleno de ganitas.

"Miradas 2" entrevistando a Alberto.


Fabio tiernecete.



Antonio Gómez bajo el árbol de las compresas luminosas.

La bella Khalo en Morille


Mis peces televisados.



Las reinonas LaLata leyendo (?)  STANDDART









Morille ya tiene un arroyo con peces.





Entre todos hicimos la canción del verano y ellos la interpretaron.



Nuria Benito con sombrero

Recital de poesía en el campo.

Comentarios

  1. Voy a escribir ahora mismo a Manuel, acabas de recordármelo. Cabecita la mía.

    Fantástico el reportaje y fantásticas las palabras. Envidia atroz se me queda.

    ResponderEliminar
  2. Mientras unos peZcan, otros pereZcan...
    Vamos, que ya quisiera yo que mi viaje corre-corre del sábado se hubiera parecido un solo pelín al tuyo, precioso y divino, feliz y pleno de luz, pero creo que en lo único que hemos coincido es en el tema "compresero".

    Tus fotos mejoran con el tiempo, LF, las hay realmente estupendas. También decirte que me ha gustado ver a Fabio -qué arte tiene este tipo!-y a Alberto Pérez -por lo del recuerdo que trae de frente-.

    Como tú dirías... CHULI!

    bSSS -DNC-

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …