Ir al contenido principal

No sé...


Esta foto tan chula me la hizo el sábado mi amiga AJO en el mercadillo solidaro.



No sé si fueron las primeras mentiras o que aquel colegio de piedra sobre piedra tuviese un pórtico de cemento pulido, aunque creo que fue más lo segundo que lo primero, ya que todo lo visual siempre ha marcado mi vida (y eso que creo que a un hombre siempre le forjan sus mentiras). El caso es que crecí sin una habitación en la que guardar mis secretos y con un hambre constante que se calmaba a media tarde con un par de ‘pestañas’ de chocolate ‘Elgorriaga’ y un buen trozo de pan blanco... lo demás estuvo hecho del ‘Pumby’ y el ‘Jaimito’ en el primer tramo de edad, y de los ‘TBO’ y los ‘Capitán Trueno’ en un tiempo posterior, aunque no mucho... también tenían mucho que ver los colores de las rejas y los barrotes que cerraban todo mi mundo en una cárcel blanda a primera vista, una cárcel que ha ido tomando dimensión con el paso del tiempo hasta dejarme esta sensación constante de grilletes en las manos y en los ojos (que la boca la desaté a tiempo y no sé si para mi suerte)... eran colores verdes siempre: verde en los enrejados del patio salesiano, verde en los barrotes de sus verjas, verdes las puertas de los lavabos y las barandillas que ayudaban en las escaleras que llevaban a las aulas, verdes los pupitres y sus sillitas diminutas... y el negro total de las sotanas contrastándolo todo (creo que por aquel contraste terminé haciéndome acérrimo seguidor de Joventut de Badalona de Buscató)... y aquel caparazón de tortuga nueva que me fui haciendo poco a poco, un caparazón que me protegía de los golpes cabrones de los curas, de los golpes de los piratas de la plaza, de las horas tediosísimas de misas y bendiciones... y también, quizás, de esa sensación constante de falta de futuro que ya se adivinaba en quienes iban en la generación anterior... y de entonces viene este tipo aislado que soy, cercano siempre, pero también dispuesto constantemente a tomar distancia inmediata ante cualquiera que intente penetrar en mi mundo.
De aquellos días me quedó la sensación de ser un tipo especial, no porque lo sea, sino porque intenté ser distinto en mi mundo interior, como algunos de mis compañeros de entonces, pero a mí me ha durado hasta hoy mismito, y esa persistencia sé que me hace especial de alguna forma, aunque también me ha hecho vulnerable en demasiados aspectos de mi vida.
Hoy me molesta mucho que los chicos no lean como leíamos entonces, pero entiendo perfectamente que el ambiente no lo propicia, pues ya no se mata el tiempo paseando bajo un paraguas o haciendo sonar un palo rozándolo contra las paredes irregulares... ahora todo es parecer constantemente lo que no se es mientras que antes buscábamos ser lo que deseábamos ser (todo a pesar de que estábamos estabulados y marcados como futuros obreros del textil o, a lo sumo, como sumisos escribientes con corbata de nudo americano).
Dije que siempre me marcó lo visual, y eso es absolutamente cierto, pues todo mi mundo está hecho de imágenes... desde los niños castigados de rodillas en la iglesia frente a una imagen de María Auxiliadora, hasta la última línea que le vi trazar a Josetxo sobre un trozo de cartulina.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …