Ir al contenido principal

Tarde de lluvia...




Atado como un perro atado a estos muros de piedra, a estas paredes de estuco, a estas putas máquinas que son como pistones en mi cabeza, a esta forma de hacer tan desastrada, a este micromundo insonorizado hacia afuera...
Hoy llovió. Fueron cinco minutos. Yo me tiré a la calle para intentar beberme esos goterones escasos... y me dejé mojar por ellos... fue entonces cuando vi las paredes de piedra de mi imprenta desde afuera y pensé en su murmullo de posesión maldita, en ese ‘son mías’ cabrón que me amordaza y que me tiene herido... me dije: ‘¿por qué me aferro a esto, si ya conozco el fin mezquino que lo lleva?’...
Una mujer entró entonces y tuve que detener mi ducha y atenderla... ‘Sí, dígame’... ‘Verá, yo llevo mucho tiempo queriendo regalarle a mi hijo un puzzle del escudo del Real Madrid, pero no encuentro, y se me ha ocurrido que ustedes, que son imprenta, pueden hacerme uno’... ‘claro que podemos hacerlo, pero el problema es el precio. Habría que hacer un troquel del tamaño que usted quiera, que imagino que va a ponérsele entre doscientos y trescientos euros, más luego la impresión y el troquelado, que para una sola pieza habrá que sumarle otros ciento y pico’... ‘¡Uff!, qué exageración, imposible’... ‘tiene otra opción, yo le hago dos impresiones digitales del escudo –una de ellas con la trama de puzzle como guía de corte y usted hace el corte manual con una tijera... eso le saldría por tres euros’... ‘fantástico, hágamelo’. Lo hice.
Ya no llovía cuando la señora se fue sonriente con su escudo/puzzle, pero salí de nuevo a la calle para bañarme en el  divino olor a lluvia de este septiembre... no llevaba  dos minutos en la calle, cuando llegó un tipo con un aparato expositor desplegable... ‘Buenas tardes. Mire, que este aparato que les compré se me ha desbaratado y no sé cómo montarlo de nuevo’... lo miré y enseguida me di cuenta de que no era uno de los que nosotros comercializamos... ‘¿No lo ha comprado aquí, verdad?, el mecanismo es distinto al de los nuestros’... enrojeció y asintió a mí pregunta. Tomé el bicharraco y me tiré más de media hora colocando cada pieza en su sitio, hasta que estuvo de nuevo en condiciones. Se lo entregué al tipo, me dio las gracias y salió de naja sin siquiera preguntar qué se debía... y terminó mi tarde arrojando un resultado en caja de tres miserables euros... tres miserables euros por el tiempo de un tipo que escribe poemas de vez en cuando, que dibuja con ganas, que lee mucho, que intenta dejar el mundo de una manera distinta a cómo lo recibió... ¡tres miserables euros!... y todo con las luces de la empresa encendidas, los ordenadores en marcha, las impresoras conectadas a la red interna y sin poder disfrutar como un niño de esa lluvia nueva y reparadora... ¡tres jodidos y miserables euros!
Lo peor de todo, lo peor, es que el noventa por ciento de los pequeños negocios españoles están ahora en este tono cabrón.
¿Aguantaremos?

Comentarios

  1. Míralo así:
    Hoy has ganado tres euros más que yo.

    Invítate a algo, cabrón.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …