Ir al contenido principal

Deleuze y Arturo.

Adrino se hubiera reído así con esta entrada.


Leyendo a Deleuze comprendo perfectamente que el acto creativo es un acto de resistencia, pero un acto de resistencia liberalizador de cada una de las ataduras del hombre (del tipo que sean)... así entendido, uno crea siempre contra algo, crea por enfrentamiento activo hacia lo que no le satisface, y lo hace para intentar cambiarlo o para sustituirlo.

El Arte debe ser incorrecto... nunca debe ser lo esperado.

El Arte debe ser siempre alternativa a lo ya existente.

El Arte debe ser siempre crítico con su tiempo.

El Arte debe actuar contra los códigos de control impuestos por la sociedad imperante.

El Arte no debe ser jamás refugio del artista.

•••

Y dejé de leer para acercarme a comprar tabaco (hoy llevo una camisa blanca de manga larga por fuera del pantalón sobre mi camiseta de ‘comerte con los ojos’ y un pantalón gris marengo de corte vaquero)... y allí, junto a la máquina de tabaco, estaba Arturo leyendo el periódico del día. Saludé, pedí cambio en barra y solicité que activasen la máquina de tabaco para poder sacar mi Chester. Mientras lo sacaba, sonó rotunda la voz de Arturo... “Con esa facha dan ganas de pedirte que me sirvas un helado”... sonreí para decirle que de facha, nada... que mejor ‘pinta’, que tiene otras connotaciones en sus significados diversos que me gustan más. Y Arturo se ofuscó un poquito por mi respuesta. Para calmarle, le expliqué que debemos cuidar mucho del idioma para que no acabe yéndosenos de las manos y tengamos que terminar en un castellano explícito y autodefinido que acabe pareciéndose al infame alemán, cambiando ‘pinta’ o ‘facha’ por ‘vestidodesaforma’... sería bien triste (o mal triste, yo qué sé)... Arturo pasó de mi perorata y volvió a su periódico sin más mientras decía... “al fin y al cabo, heladero”.
Yo volví con cigarros a ese mundo Deleuze que me deja entender un 10% de lo leído y me dije a mí mismo... “Coño, claro: heladero”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…