Ir al contenido principal

Este exceso de desastre...




El mundo es ancho a pesar de la locura, incluso a pesar de los héroes que aprendieron a tomar ventaja desde niños... el mundo es ancho y en él todo se desvanece en uno de esos “de qué sirve” que son moneda común.
Este exceso de desastre ya me tiene crispado y la coraza hecha en los días primeros es solo exoesqueleto que aprisiona y agota...
Y que viene mi padre con su perorata constante... “a ver cuándo haces algo para tu beneficio”... y me enciendo, pero guardo silencio, porque sé que él no entiende otro mundo que no atienda a fines alimenticios propios... es así porque vivió en un tiempo en el que se recogía todo... los trocitos de cuerda vieja, el papel, los alambres, las botellas de vidrio... y ya no cambiará porque no hay tiempo, ni su trazo tiene la pertinencia del mirar por el otro... yo a veces le digo que mi tesoro son mis amigos, que ellos componen un tesoro mucho más grande y hermoso que el dinero... pero él sigue en sus trece del “te engañan”, en sus catorce del “no tienes picardía” y en sus quince del “has salido a tu madre”... y luego a sus temas obsesivos... los ladrones del seguro, los sinvergüenzas de los bancos, que si el inquilino no paga, que si la comunidad de vecinos quiere engañarle... y yo le digo: “olvídalo, papá, que todo seguirá su curso y estar en ese estado de tensión terminará afectándote”... pero él ataca duro cuando le digo eso... “es que hay que preocuparse de las cosas, coño, que todo el mundo está a engañar y hay que estar atentos”... y lo dejo por imposible porque sé que nunca estaremos en la misma onda, que él no podrá entender jamás que hay un egoísmo que se alimenta del bienestar del otro, del echar una mano... un egoísmo que te deja la cabeza limpia y el cuerpo como nuevo... y que el dinero es una mierda (explicarle esto a él, que peleó cada una de las pesetas que ahora quieren quitarle, sería darle duro en su hígado... decirle que a mí nadie me quitará jamás cada una de las satisfacciones que he sentido, satisfacciones que tienen que ver con el afecto, con la colaboración, con la amistad, con el hacer exactamente lo que te pide el cuerpo... nunca con el dinero)... y se va con su cabeza llena de prevenciones, de temores, de dudas hacia todo y hacia todos...
Entonces llama Morante, mi hermano mayor bueno, para preguntarme que cómo van las cosas... “Fatal, amigo. Nos están destruyendo”... y me cuenta que en Madrid acojona ver cómo está la gente, sentir la necesidad en cada calle y esa nueva miseria creada por los neoliberales... me mata cuando me cuenta que poetas amigos van a presentaciones de libros de otros poetas y no pueden comprar el libro porque ya no les llega la pasta para nada... y nos damos un abrazo telefónico, uno fuerte, seguido de un ‘hasta pronto’ ahogado y un ‘que haya suerte’.
Y me siento en mi estudio como derrotado, bebo una naranjada y fumo.
Pasa un tiempo que se me hace eterno y decido escribir un poema a lo Catulo para relajar (siempre entreno poemas al estilo de otros para buscar el mío)...

Caléndula, la que muere en mis brazos cada noche,
no sabe aún que envejece y malgasta su tiempo
en pensar en vestidos y chapines de cuero.
Acapara miradas de varones trempantes
y se solaza de ello con alguna sonrisa.
No puede adivinar que en un lustro cortísimo
ni de puta le darán dos sestercios.
Caléndula, la que muere en mis brazos cada noche.

Luego me detengo y presiento que sigo en ser luisalberto, misántropo, astemio y aburrido... tremendamente apuñalado por la espalda y hasta un rabo de lagartija... y me jode no haber escrito “La caja de plata” o el poema “Ella” de Girondo... y me duele que mi padre no me entienda, que no entienda esta forma de intentar ser otra cosa que un mar de números en un debo y me deben... 
Quizá ya sea el momento de ir pensando en largarse, en desaparecer y olvidarse de todo... y que me olviden.

Comentarios

  1. Y AQUI CADA DIA MAS GENTE REBUSCANDO EN LA BASURA, Y PIDIENDO EN EL METRO, Y TIRADOS EN LAS CALLES... (TANTO HAY QUE NOS VOLVEMOS SELECTOS HASTA PARA DAR) Y LO QUE NOS QUEDA X VER ....Y LUEGO LOS CIENTIFICOS AGOREROS Y SU GRAN TORMENTA SOLAR -mandawevos-,Y SUS FUKUSIMASAS A MEDIO HUNDIR... JOE, Q NO ESTARIA DEMAS GUARDARSE ALGUN QUE OTRO TROCITO DE CUERDA, PAPEL, ALAMBRE, BOTELLA DE VIDRIO... O MEJOR SEGUIR LEVANTANDOSE DE LA CAMA COMO QUIEN SE SUBE A UN AVION (QUE EN LO QUE MENOS PIENSAS ES EN EL PAN DEL DIA SIGUIENTE). ESTE EXCESO DE DESASTRE... TE ENSEÑA TANTO EL VALOR D LA LIBERTAD! Bss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …