Ir al contenido principal

La inminencia...




La inminencia como forma de vida, su cernirse con asma sobre nuestras cabezas para dejarnos quietos... ese ‘ya’ que trafica con las respiraciones, que las acelera o las deja trabadas... la inminencia como el justo castigo al pecado diario de vivir, como justo castigo a este ‘ser de futuro’ que nos hemos montado, olvidando que el refugio era siempre el árbol alto y esperar a que el torvo carnívoro valorase con tino que ya no éramos presa... la iminencia en las cosas que nos rodean, en la gente a punto de morir cada minuto o a punto de seguir viviendo, la inminencia en las deudas morales y económicas, la iminencia en el acto de amor, en el odio, en el saldo diario de miradas y tactos, en la caducidad de cada gesto... la inminencia como agravio al sistema nervioso, como espasmo al previsto ‘dejar de tener’ que nos acecha, como lección primaria para los que no entienden que ‘dejar de tener’ no es ‘dejar de ser’... la inminencia como justo ejercicio colectivo del sí y el no.
La inminencia diaria hace que el hombre sea un intranquilo endémico e incapaz de anudarse a otra idea de vida... es un arma capaz y efectivísima de este capitalismo que corta las cabezas sin cortarlas (capital-istmo), un arma que elimina sin aspaviento alguno, sin humo, sin estruendo, sin balas trazadoras ni napalm incendiario, sin la vistosa sangre pintando las camisas, sin gritos de dolor, sin alaridos... un arma silenciosa, efectiva y discreta que no huelen los perros de frontera ni hay escáner capaz de escanearla.
La inminencia ahora mismo te está pegando duro y tú no lo procesas, solo sientes un vértigo constante, un poco de temor, algo de asfixia y un sentimiento oscuro de que algo cambiará en unos segundos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …