Ir al contenido principal

En la masmédula y una polución inesperada.




Estando esta mañana “En la masmédula” (muchos días la visito en estos tiempos, porque me da rubor, caricias, alma...) me dieron unas ganas irresistibles de orinar y lo hice justo en “Mito / mito mío” mientras miraba la página aledaña entre el tirititrán miccionativo, el golpeo del chorro en “mientras declino en cualquier tiempo” y el escurrir gotininero de la minga... era el poema “Ella”, una fiebre sin más o con muchísimo más... y me quedé pasmado con la pilila afuera y medio agusanadilla... “Es una intensísima corriente / un relámpago ser de lecho / una dona mórbida ola / un reflujo zumbo de anestesia / una rompiente entre florescente / una voraz contráctil prensil corola entreabierta / y un rocío afrodisiaco / y su carnalesencia...”... ya se marcaba a presión pura el aro del retrete en mi muslamen cuando empecé a flipar como hago siempre que orino con Girondo... ofidia la mujer, ofidia ella, tragalotodo ella o traganada, asfixiante a ratitos, distraída, traída y por traer, hecha y deshecha en la cabeza mía, no en el cuerpo, jamás en el cuerpo, que no hay suerte... o sí que la hay, no sé... blanda al tacto total, dura en los ojos, caleidoscópica, caldo caliente, hielo fría... y su muerte de pétalos pelándote, peleando conmigo sin estar aún siquiera, sin conocer mi nombre, lúgubre si despierta todo... lámela, desabrígala lento de sus bragas de seda, pero que no despierte... lámela con los ojos de saliva caliente, con el aliento cálido de tus pulmones de helio... y ajusté mi sentada, pues la falta de riego ya dormía mis muslos y los dejaba sórdidos... tenía el culo frío... “... es la sed de ella ella y sus vertientes lentas...”... y erecté en un pispás al ver que ese “ella ella” no eran solo palabras, erecté como un sátiro sin dominar el látigo de la sangre fluyendo... “... un chupochupo súcubo molusco / que gota a gota agota boca a boca / la mucho mucho gozo / la muy total sofoco / la toda shock tras shock / la íntegra colapso / es un hermoso síncope con foso / un cross de amor pantera al plexo trópico...”... relámpago esa “ella” capaz que incapacita, relámpago luciérnaga con rayo que despenetra y clava desclavando, relámpago bombilla de neón que desazula al muerto y lo endereza si dejarle lugar a otra pereza que no sea morir en un suspiro... respiro... desrespiro... aliento... desaliento... y siento cómo salta, sin el preciso tacto, el flujo seminal, ese hijo muerto que en un golpe de agua ya ni es muerto... “... un paradigma / un eromito / una apariencia de la ausencia / una entelequia inexistente / las trenzas náyades de Ofelia / o solo un trozo ultraporoso de realidad indubitable / una despótica materia / el paraíso hecho carne / una perdiz a la crema.”... me asumo y ruborizo por ser el estallido incontrolado, me lavo y me deslimpio de ese poema armado con balas lubrigráficas, cremallero mis jeans, los abotono, me peino un poquitín con los dedetes y salgo al mundo nuevo y relajado, del mundo “En la masmédula” al mundo desastrado de los picos de sierra y los eunucos bárbaros de la deuda y los bancos.
Leer a veces cura, calma, da luz y deja rastro.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …