Ir al contenido principal

En la masmédula y una polución inesperada.




Estando esta mañana “En la masmédula” (muchos días la visito en estos tiempos, porque me da rubor, caricias, alma...) me dieron unas ganas irresistibles de orinar y lo hice justo en “Mito / mito mío” mientras miraba la página aledaña entre el tirititrán miccionativo, el golpeo del chorro en “mientras declino en cualquier tiempo” y el escurrir gotininero de la minga... era el poema “Ella”, una fiebre sin más o con muchísimo más... y me quedé pasmado con la pilila afuera y medio agusanadilla... “Es una intensísima corriente / un relámpago ser de lecho / una dona mórbida ola / un reflujo zumbo de anestesia / una rompiente entre florescente / una voraz contráctil prensil corola entreabierta / y un rocío afrodisiaco / y su carnalesencia...”... ya se marcaba a presión pura el aro del retrete en mi muslamen cuando empecé a flipar como hago siempre que orino con Girondo... ofidia la mujer, ofidia ella, tragalotodo ella o traganada, asfixiante a ratitos, distraída, traída y por traer, hecha y deshecha en la cabeza mía, no en el cuerpo, jamás en el cuerpo, que no hay suerte... o sí que la hay, no sé... blanda al tacto total, dura en los ojos, caleidoscópica, caldo caliente, hielo fría... y su muerte de pétalos pelándote, peleando conmigo sin estar aún siquiera, sin conocer mi nombre, lúgubre si despierta todo... lámela, desabrígala lento de sus bragas de seda, pero que no despierte... lámela con los ojos de saliva caliente, con el aliento cálido de tus pulmones de helio... y ajusté mi sentada, pues la falta de riego ya dormía mis muslos y los dejaba sórdidos... tenía el culo frío... “... es la sed de ella ella y sus vertientes lentas...”... y erecté en un pispás al ver que ese “ella ella” no eran solo palabras, erecté como un sátiro sin dominar el látigo de la sangre fluyendo... “... un chupochupo súcubo molusco / que gota a gota agota boca a boca / la mucho mucho gozo / la muy total sofoco / la toda shock tras shock / la íntegra colapso / es un hermoso síncope con foso / un cross de amor pantera al plexo trópico...”... relámpago esa “ella” capaz que incapacita, relámpago luciérnaga con rayo que despenetra y clava desclavando, relámpago bombilla de neón que desazula al muerto y lo endereza si dejarle lugar a otra pereza que no sea morir en un suspiro... respiro... desrespiro... aliento... desaliento... y siento cómo salta, sin el preciso tacto, el flujo seminal, ese hijo muerto que en un golpe de agua ya ni es muerto... “... un paradigma / un eromito / una apariencia de la ausencia / una entelequia inexistente / las trenzas náyades de Ofelia / o solo un trozo ultraporoso de realidad indubitable / una despótica materia / el paraíso hecho carne / una perdiz a la crema.”... me asumo y ruborizo por ser el estallido incontrolado, me lavo y me deslimpio de ese poema armado con balas lubrigráficas, cremallero mis jeans, los abotono, me peino un poquitín con los dedetes y salgo al mundo nuevo y relajado, del mundo “En la masmédula” al mundo desastrado de los picos de sierra y los eunucos bárbaros de la deuda y los bancos.
Leer a veces cura, calma, da luz y deja rastro.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…