Ir al contenido principal

Kitamura Tookoku


Coger a los hijos por la cintura y echármelos a la espalda, eso quiero... o jugar en el sofá a «las peluchas», como «peluchábamos» hace casi nada... y olvidarme de sus capacidades, de su falta de futuro, de su fracaso casi seguro... Morder sus muslos y sentir sus carcajadas en mi estómago como una regeneración y un grito de «¡¡¡Estamos viviendo!!!». No necesito más que un presente, ni pido más, ni quiero más, ni pretendo más... un presente mimoso y risueño, cándido, apasionado y loco.
El futuro no existe y por ello no debiéramos trabajar para él. Que todo suceda y baste; y en el «mientras», un amor a raudales, un quererse como nuca y como nadie, un saberse en el ahora para que el luego no nos pille con todo pendiente.
Y es que, sobre todo y sobre todos, soy de mis hijos, pues ellos me hacen y me desacen, son la celda y el paraíso, la paz de espíritu y el terror en su máximo grado. Sí, en ellos crezco porque son caminos que parten de mí y toman otras latitudes poco a poco... y debo sentir que esas conquistas suyas son mías, que sus derrotas son mías... nuestras.
Y mientras, con ellos encima, jugando a las cosquillas o al boxeo de salón/comedor, comiendo fresas con nata y pasteles de crema y chocolate, haciendo tartas de queso o deberes absurdos, riendo y soñando juntos... hoy y quisiera que siempre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…