Ir al contenido principal

Elmer Diktonius

Ya no tolero la ingenuidad –de un adulto– de ninguna manera en el esquema de nadie, pues ella lleva con herida a que a uno lo sojuzguen y lo sometan. De ella se valen los políticos predadores, los «listos», los arbitrarios y los que carecen de escrúpulos. La ingenuidad es culpable en gran manera de la opresión de los pueblos y de las constantes barbaridades que nos pasan por encima, por dentro y por debajo cada uno de los días de nuestra vida.
Un pueblo con un alto índice de ciudadanos ingenuos está abocado a la dictadura y a la masacre.
También me jode mucho ese marbete que se les pone a los jóvenes de que son ingenuos... ¡¡No!!, la juventud no es ingenua por naturaleza... es ingrata, contiene un mundo hermosamente abstracto y enreda en una gasa mojada de inexperiencia, pero no es ingenua. Ellos contienen la potencia de generar cambios en los modelos sociales y personales, y lo que llamamos ingenuidad, casi siempre es dejadez y sentido de extrañamiento... y de un joven no se abusa igual que de un ingenuo. Los jóvenes son presa de una violencia personal constante que les hace ser diferentes, no indiferentes, como se nos indica en los pomposos estudios de la mierda mediática que nos envenena.

(22:56 horas) Asisto estos días asombrado al espectáculo soez de la prensa ultraconservadora y títere de una extrema derecha que me eriza el vello. ¿Cómo un país democrático y teóricamente avanzado puede permitir que minen sus estructuras tipos deparavados y profundamente inmorales como Pedro J. Ramírez o el repugnante vocero de la Conferencia Episcopal en su cadena de radio COPE –escribir su nombre ya me produce náusea–?, ¿Cómo una religión que mantiene concordato con el Estado español, apañándose sus buenos euros sin currárselos como los demás ciudadanos, puede tener la desvergüenza de mantener a la inmoralidad hecha carne como la voz de su santa y caritativa garganta?
En toda mi vida, y ya voy para los cincuenta –lo que quiere decir que he vivido el tardofranquismo con sus lindezas Girón de Velasco, con sus fragadas, con sus muertos a balazos y con CEDADE y los Guerrilleros de Cristo Rey amenazando con sus puños de acero en la mismita plaza de Salamanca...– no había escuchado tantas barbaridades juntas y tan seguidas, ni había visto una maniobra tan baja para producir una involución.
Confío en que los ciudadanos españoles no se dejen llevar por esa inmoralidad infinita y terminen –terminemos– poniendo a esos ofidios de la infamia donde les corresponde, en el justo cieno.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…