Ir al contenido principal

Aquellas crías de fascista...


Durante los veranos del primer quinquenio de los setenta hacíamos excursión andando hasta Candelario para pasar allí las tardes con un bocata y cruzar miradas con los veraneantes, que entonces [casi como ahora] provenían de Madrid y Extremadura y pertenecían a esa clase franquista de funcionarios del Movimiento Nacional [nacional]. El pueblo estaba entonces tomado por la OJE [Organización Juvenil Española], que tenía/mantenía ‘cuartel’ y campamento estables. Cualquier propuesta de subida a Candelario venía siempre dada por la siguiente frase de cualquiera de los colegas de mi pandilla: “¿Subimos a ver a las crías de fascista?”.
Los niños OJE eran todos de un rubio oxigenado, con el pelo liso en su mayoría y siempre iban repeinados al uso alemán, con la nuca afeitada y la raya marcadísima a la izquierda de sus cocorotas [paradojas de la vida, con la raya a la izquierda]. Siempre sonrientes, con su impecable uniforme lleno de signos bordados e insignias, echaban larguísimos partidos de fútbol en el campo de tierra del parque de Candelario. Si alguno se lesionaba o les faltaba un jugador para completar un equipo, nos miraban con desprecio y nos decían: “¿Alguno de vosotros juega bien al fútbol?”. Todos decíamos que no, que éramos de baloncesto, porque no queríamos jugar con aquellos símbolos de lo que se masticaba en casa, pero ellos insistían y alguna vez obligaban a alguno a jugar y se liaban con él a patadas ‘sin querer’ en las espinillas.
Ahora, cuando subo en los veranos a Candelario, me encuentro con algunos de aquellos muchachos y nos saludamos e incluso tomamos una cañita para recordar los viejos tiempos y ponernos al día de nuestras vidas. La mayoría de los que conozco están en la banca, como mediocres esclavos, ocupando puestos de interventores o directores de sucursales pequeñas gracias a esas recomendaciones nacidas de la militancia fascista [aún permanece tal costumbre de forma residual]. Han perdido esa mirada superior que nos lanzaban con ánimo de sojuzgar y algunos hasta dicen en alto que se hicieron socialistas en la época de Felipe González porque era una opción adecuada para permanecer… pero están deshechos en una confusión decadente, gordos algunos y otros con la mirada empapada de un alcohol de diario consumido en los bares anejos a sus oficinas.
Ya no llevan insignias ni bordados en sus camisas de verano y el pelo apenas deja ya marcar aquella raya tan minuciosamente trazada en sus cabezas.
Son, como poco, infelices, aunque la paga les da para pasar quince días rememorando sus días de centuria y corneta.
Me dan lástima donde antes me producían rabia.

(15:48 horas) …Y los premios al bachiller superior de los setenta, que los había de dos modelos específicos: científicos y literarios. Yo me llevé tres de ellos [dos científicos y uno literario], de los que conservo aún los diplomas en algún lugar perdido de mi casa. El que mejores recuerdos me trae es un trabajo que realicé sobre el origen de la vida a partir de un libro de Aleksandr Ivanovich Oparin que llevaba por título “El origen de la vida”, al que añadí párrafos de una enciclopedia de biología que había en la antigua biblioteca municipal y textos mezclados de Konrad Lorenz y de Karl von Frisch que hablaban de etología… Me salió un batiburrillo extraordinario de más de cien folios en los que se mezclaban textos copiados a mano, otros trabajados en la Olivetti verde de mi padre y un montón de dibujos sobre la evolución de las especies que copié de la enciclopedia ya mentada y de una de Salvat que tenía en casa.
Recuerdo que al principio me ayudaron algunas tardes Javier Riobó y Amable, pero acabaron agotándose y pasando del tema.
De aquel esfuerzo me gané una pasta que me sirvió para invitar a mis amigos a unas cocacolas con berberechos en ‘La Pajarera’ y para comprarme un comediscos portátil de color crema en el que escuchaba sin parar los singles de Fundador que me traía mi padre… de aquello también nació mi apetencia por la biología, circunstancia que me trajo hasta este fracaso de tintas y alzados porque nunca entendí que una disciplina de fundamento experimental sólo tuviese cabida en las cerradas aulas salmantinas.
Pero no todo fue malo, no, pues el periplo universitario me permitió conocer al profesor Galán, ver pasar a Aníbal Núñez entre los arcos de la Plaza Mayor, reír con un tal Fiz que ya se me está borrando de la memoria, hacer locuras con Riobó o con un tal ‘Forges’ [Carlos] de Pucela que se dedicaba al alpinismo, admirarme de la voluntad Manolo Cuesta o beber manchada con un riojano que llevaba por apellidos de la Torre Tosantos, salir de cañas con Juan Delibes, abrazar a Mercedes Sosa o a Rosa León y conocer de cerca a Aute, convivir con Muriel y con Iche Montero, disfrutar de los últimos años de Juanito M. desnudando mujeres con la mirada desde mayo hasta junio, sentir envidia de Manolo Díaz Luis y su pericia con las damas, embelesarme mirando a Caroli y a Isabel, ver cómo Paulino Matas conquistaba un Olimpo de carrera nueva para cinco [te deseo salud, hermano, que sé que andas pasándolas mal]… y volver a Béjar cada fin de semana para encontrarme con toda mi gente y disfrutar como un niño en Chapeau y en Vetonia o en La otra casa.
Todo gracias a aquel enredado trabajo que empezaba con una suerte de Big-Bang y terminaba como el mejor rosario de la aurora.

De aquel trabajo… las queimadas en las orillas Tormes, las excurisiones botánicas a los Picos de Europa, las salidas nocturnas para tirar panfletos, los cafés ‘Rojo y Negro’, los besos ‘La Latina’, las manifestaciones, el encierro de un mes en el aula magna de Ciencias, el alcohol en ‘El Judío’, las noches de extranjeras libidinosas con la baba cayendo por las comisuras, las fiestas fin de curso con chaqueta y corbata, el amor entre rejas justo en el Montellano, don Torrente en Novelty, las tardes del Botánico, un helado entre los arcos de la plaza, los VICTOR que pasaron frente a mis ojos y el sonido redondo de un “Gaudeamus Igitur” entonado a capela por todos los muchachos del San Bartolomé.
Y todo gracias a Oparin , a K. Lorenz y a Frishc.
Una cinta de Víctor Jara lo supo todo y quizás lo recuerde siempre.

(22:59 horas) La tarde se convirtió sin querer en la primera de piscina del verano, pues me llegué con Ángeles y los críos hasta Palomares [tierra santiaga y nieta] para que se dieran el primer chapuzón de la temporada en la piscina de Julia mientras yo me dediqué a pintar mi libro interminable con una pequeña anécdota: Mi suegro, que también andaba por allí, al ver el librote que estoy tuneando, me preguntó con cierta mala cara: “¿No estarás pintando sobre una biblia?”. Yo le contesté: “No, Ángel, pero me acabas de dar una idea magnífica para el próximo tuneo.”. Pilló el libro que estaba leyendo y desapareció como por arte de magia.

Y la verdad es que su idea es magnífica, supera a la mía en curso de tunear “Los cipreses creen en Dios”. Así pues, ya me ha dado trabajo el colega familiar, y para largo tiempo.
Los críos nadaron y temblaron de frío a la salida, pues corría una brisa fresquilla. Los cerdos chillaban en el matadero y un olor nauseabundo subió de pronto para echarnos de allí a toda pastilla.
Lo pasé bien y hubo relax del que me gusta.
Tuneé 12 páginas.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. ?nos haremos amigos de los fachas, a estas alturas?

    A los fachas: PUM,PUM,PUM

    O.K.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy facha decir "A los fachas: PUM,PUM,PUM"
    ¿No?

    ResponderEliminar
  3. lastima de comentario. que triste debe ser no enterder nada.

    ResponderEliminar
  4. Para los que no entienden nada: Debo decir, que ya en 1.975 el FRAP(EL QUE NO CONOZCA QUE ACUDA A LAS HEMEROTECAS)UTILIZABA UN SLOGAN QUE DECIA "TIRA TU VOTO Y EMPUÑA LAS ARMAS".No dire que defiendo esas posiciones,pero si dire que la democracia parlamentaria y paradisiaca que disfrutamos,nos ha proporcionado TERRORISMO DE ESTADO, TORTURA,SAQUEO DE FONDOS RESERVADOS, CORRUPCION GENERALIZADA
    URBANISTICA Y DE OTROS TIPOS; Y LO QUE PEOR DE TODA UNA CLASE POLITICA (TODA) QUE LOS INTERESES DE LOS TRABAJADORES Y LAS CLASES MAS DESFAVORECIDAS SE LOS PASAN POR EL "ARCO DE TRIUNFO", pero nada si lo que nos gusta es la sodomia, pues adelante; asi nos va.

    ResponderEliminar
  5. Un beso muy grande de "una facha de los setenta".
    Te quiero un montón.
    Marisa.

    ResponderEliminar
  6. creo que sin querer, queriendo, estas escribiendo esa novela de nuestra existencia.

    ResponderEliminar
  7. que triste es no entender nada.

    ResponderEliminar
  8. Al de "para los que no entienden nada":
    Esa democracia parlamentaria es la que también ha permitido que, bocazas como tú, de los que dicen todo con mayúsculas, puedan expresar ese tipo de opiniones sin que los "contrarios", que no son mancos, tomen las mismas armas de las que has hablado al mencionar al FRAP.
    Estás muy equivocado si te crees que tus armas ganan legitimidad por tu ideología. Eso mismo piensan tus contrarios.

    ResponderEliminar
  9. Para el que me denomina bocazas:Yo no estoy condenado por Terrorismo de Estado,Tortura,Saqueo de fondos reservados, corrupción urbanistica y de la otra etc...Por cierto la CLASE POLITICA es la misma que se protege con Inhibidores, coches blindados etc...A los soldados no,que nunca pasa nada.Hace 30 años yo ya luchaba desde la izquierda, para que todo esto no ocurriese; me da la impresión que sirvio para poco.Saludos sin acritud,espero que la polemica remueva alguna conciencia,me daria por satisfecho.(Es lo unico que pretendo,aunque si moleta dejare de hacerlo.En estos tiempos si no eres politicamente correcto te crucifican en la plaza del pueblo.Del nuestro en este caso.

    ResponderEliminar
  10. Lo de bocazas es un calificativo, no un insulto. Saludos sin acritud, también para Pipe.

    ResponderEliminar
  11. Por pura casualidad he leido esta entrada en tu blog...
    Me da la impresion de que idealizas tus recuerdos y vivencias para hacerlas cuadrar con tu forma de pensar actual.
    Yo soy uno de los que en los años 70 salia con la OJE. No soy rubio (aunque por cierto conservo todo mi pelo), como NO lo era la mayoria de mis amigos que alli estaban, jamas vi el tipo de corte de pelo aleman que describes de hecho por tu descripcion parece que estes hablando de otro pais y otras juventudes (dejo a tu imaginacion situar el pais y el momento).

    “¿Alguno de vosotros juega bien al fútbol?. Todos decíamos que no, que éramos de baloncesto".
    Curioso... en aquella epoca creo recordar que a baloncesto practicamente solo se jugaba en la OJE y en los colegios privados, y como en la OJE no estabais deduzco (quiza incorrectamente) que estabas en un colegio en el que se jugaba al baloncesto... Podria contarte batallitas de como me miraban aquellos chicos bien de los Maristas, Salesianos etc cuando teniamos la desfachatez de jugar contra ellos y encima ganarles, nosotros unos niños de pueblo que estudiabamos en colegios nacionales (hoy llamados publicos).
    Hoy transcurridos muchos años desde entonces, no trabajo en la banca, no he perdido mi mirada "superior" porque nunca la tuve y sigo saliendo a la montaña con lo que mal que bien mantengo a raya mi tripa cervecera (si, lo reconozco me gusta tomar alguna cerveza de vez en cuando ¿eso cuadraria con lo de "la mirada empapada de alcohol"?.
    No me considero infeliz, aunque mi "paga" simplemente me de para vivir y criar una familia, ni mas ni menos que la mayoria de gente que conozco de mi edad, estuviesen o no en la OJE.
    Ignoro si publicaras o no este comentario, de todas formas, un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  12. Coincido en TODO con Gus. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …