Ir al contenido principal

La imaginación necesita visionarios. Pagaría bien.

Es curioso cómo nuestra imaginación resulta ser siempre mucho más pacata y corta que la realidad que nos espera. Tendemos a marcar el tiempo imaginativo con la calidad real de nuestra corta existencia y sumarle un poco más, sólo un poquito más… No tenemos en cuenta el maremagnum de generaciones y locuras que nos han ‘hecho’ hombres modernos y dominadores del escaso medio que pisamos, la cantidad de muertes y vidas pasadas en un multicolor tragicómico, las enconadas ideas absurdas llevadas a su máximo, la estupidez de grupo y la preclara inteligencia de contados individuos. El hombre mata al hombre, viola al hombre, engaña al hombre, sojuzga al hombre, juega con el hombre… y de ello va resultando un avance increíble que aclara a pocos y aliena a casi todos.
Y seremos otra vez la gloria, y volveremos a ser decadentes, y volveremos a pasar miseria, y cercenaremos otra vez cada uno de nuestros miembros, y oleremos la sangre y la carne quemada otra vez, y haremos algo mágico de nuevo, y sabremos de la revolución en la calle otra vez, y lo perderemos todo y ganaremos más, y haremos el mejor arte otra vez… y el peor, y destruiremos nuestra civilización y nacerán otras… y no habrá pasado nada, porque respondemos a ciclos y somos una especie capaz de lo mejor y de lo peor.
Nuestra imaginación peca de escasez pues solo imagina multiplicar, sumar o restar, como mucho, lo que ya tenemos… y hay otras posibilidades, muchas otras que nos negamos a imaginar por ‘imposibles’.
Amigos, si es posible la vida, la imaginación debe contar con márgenes infinitos… y hay que andarlos.
(12:49 horas) Me preocupa lo no dicho, lo que no he dicho o escrito por olvido, temor, vergüenza o tiempo. Es mi fundamental razón de ser esa falta expresiva que considero colmatadora. Y mi problema mayor es de orden. Olvido ‘decir’ porque no sé moverme de una forma ordenada en todos los aspectos de mi vida y quisiera ser como el músico que escribe sobre una pauta rígida todo lo necesario para componer su mundo de sensaciones, pero tal uso no me ha sido dado y tengo que conformarme con un caótico picoteo que se deja silencios [palabras no dichas] en el camino.
Debo escribir [decir] de lo que vivo de manera sensible [este aspecto es el más generoso conmigo y en el que me dejo menos palabras olvidadas], de lo que observo con frialdad de notario [aquí acumulo olvidos que siempre son debidos a mi endémica falta de memoria, olvidos que me joden hasta el punto de tenerme apretando durante horas para recuperar una impresión que tuve hace minutos], debo escribir de lo que supongo y de lo que quiero [a veces me silencio en este aspecto, pues tengo bien probado que me equivoco tanto, que el tiempo quita razón a mis palabras y yo me quedo al pairo, un pairo que me duele y me tortura], debo escribir de lo que sé de otros [circunstancia difícil y en sumo grado delicada, aunque muy necesaria si ese conocimiento afecta a mucha gente, como suele ser el caso].
El oficio autoimpuesto me lleva muchas horas, demasiadas, si se miran desde la óptica familiar, pues robo tiempo a mis hijos y a mi mujer para anotar mi paso, pero a mí me completa y en esto soy altamente egoísta [yo sé que me comprenden y aguantan el tirón sin ponerme más límites que los que ponga yo], circunstancia que me jode un montón cuando tomo conciencia [consciencia] de que no lo hago bien ni con un orden claro.
Llevo también la cuenta de pequeños secretos que un día explicarán mucho de lo que ha sucedido en los últimos años y en múltiples aspectos literarios, sociales y económicos [también en los políticos], un listado completo de traiciones pequeñas y el añadido [‘addenda’] de tipos especiales que han hecho cosas grandes desde el anonimato [no quieren que se sepa].
Entiendo que en ‘decir’ está la clave del tiempo en que vivimos… pronunciarlo es preciso, y hacerlo como una oración civil y profana es obligación y meta.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …