Ir al contenido principal

Recuperar la utopia.

Yo conozco el tempo político porque lo viví con intensidad ya hace unos años y sé que es un tempo cabrón y voluble, traicionero y contradictorio… un tempo que no tiene nada que ver con el tempo real en el que nos movemos los hombres de paisano.
El tempo político se mide en unidades de riesgo a veces y en unidades de oportunidad casi siempre. Su calidad es el “ya, como sea” y su consecuencia está totalmente abrazada al no y al sí, nunca al quizás.
En ese tempo se vive fundamentalmente mal, pues su desarrollo combina la inexorabilidad con la falta de aire presupuestario y, a mayores, con la decisiva emoción de no defraudar a los que ya parten con el presupuesto de ser defraudados.
La única medicina que conozco contra el mal del tempo político es contar con un proyecto sólido y bien estructurado en plazos rígidos, un proyecto que llevar a cabo a pesar de los pesares y sin despistarse ni un ápice de la línea marcada.
(12:15 horas) Siempre he pensado en el progreso como en una trampa selectiva que elimina a los que no se adaptan a él [me refiero, por supuesto, al progreso técnico], creando un mundo de pequeñas élites capaces de dominar el mundo por apropiación y uso insolidario de esos conocimientos. El estado de las cosas en función de ese progreso es el de grandes masas embebidas por la virtualidad y por una suerte de fe en unas tecnologías que no pueden comprender, pero en las que creen a pies juntillas.
Otro aspecto preocupante del progreso en nuestra sociedad es el de los valores morales [apártese el componente religioso], que discurren por caminos extraños en los que la tolerancia y la intolerancia se han fundido en sus marcas más negativas para producir una sociedad ‘calmada’ [sedada] como grupo de presión y reivindicación, pero absolutamente fiera en lo individual.
Es el capitalismo como norma, el Gran Hermano como fin y el progresismo como mentira asentada en una supuesta sociedad del ocio.
Que se entienda como progresista un sistema que incentiva la competencia sobre la solidaridad [aunque se ponga para hablar esa máscara solidaria], que aparta a sus individuos inútiles para la causa y propicia el poder ejecutivo de la juventud sobre el de la experiencia, que entiende la justicia como globalización de medios y cosas, y aboga por la mediatización tecnológica [mediatizar es alienar] como signo de modernidad… es ir muy mal hacia un futuro racional y humanista.
La solución se averigua difícil, muy difícil, pues ya somos incapaces de darle contenidos a la palabra ‘utopía’ [los chavales no han oído ese vocablo en su vida], esa suerte de entelequia que nos animaba a unirnos y avanzar en otro tiempo en el que la ilusión de los cambios radicales estaba a flor de piel.
Es urgente, primero, definir el necesario contrapoder y, luego, armar poco a poco esa guerrilla pequeña que alumbre la capacidad de minar el sistema desde dentro.
No sé.
•••

Cuando Riobó y yo inventamos el “Golcan” [gol cansancio, del que ya di extensa noticia en una entrada de este diario] y le pusimos reglas, el pórtico de los salesianos era un auténtico paraíso en el que curtirnos en mil juegos físicos, en el que descansar de las jodidas clases en las que la tortura de bajo tono era norma y en el que hacer aquellos recreos en silencio que nos obligaban a soportar los curas para meditar durante la semana de ‘Ejercicios Espirituales’, que andaba siempre alrededor de la Semana Santa [300 niños caminando en silencio durante media hora por el patio].
Del recuerdo de aquel pórtico con sus juegos, del relax de las duras clases y de los silencios forzados… me ha quedado cierta historia tragicómica que ha ido marcando con fuerza cada una de mis situaciones conceptuales y vitales posteriores. La primera situación marcada fue la de mi concepto de libertad, pues accedí a él desde la percepción de falta que se resumía en aquel patio porticado del que teníamos prohibido salir, convocando la definición de libertad vigilida como el máximo con valor de ‘verdad’, de tal forma que los chavales nos moríamos por dejar los juegos de calle y que nos permitiesen entrar en horas no lectivas a aquel recinto, lo que suponía buscar amparo en una rígida normativa para sentirse libre.
Otro valor venido de aquellos vientos fue el de medir antes de actuar, guardar silencio antes de cada decisión para buscar en él un solucionario, casi siempre pícaro, con el que evadirse de la realidad reseca [esto entronca con los recreos de silencio, en los que cualquier susurro daba pie a un cachete sonoro que retumbaba con el eco de las bóvedas]. Y, por fin, el recurso del tuerto en el país de los ciegos, el conformarse con lo malo porque siempre, en el baremo de la vida, existe algo peor.
Y no es que yo me queje de haber llegado aquí y de esta manera, de haberme instalado en un proceso a todas luces defensivo, de pensar siempre en lo malo que me puede llegar de cada decisión tomada, de sopesar el beneficio hasta perderlo, de preguntar y preguntarme constantemente qué es lo que hago mal y no preguntarme qué es lo que hago bien.
Los curas salesianos me hicieron un cobarde, pero también me enseñaron cómo se forjan los audaces y cuánto deben valorarse las propias capacidades sobre las ajenas; me enseñaron a mentir sin vergüenza, pero a saber a ciencia cierta cuál es la verdad; me enseñaron a respetar las ansias de venganza y a odiar con la medida puesta en cada consecuencia, me enseñaron que el trazo es más importante que la ortografía [pero yo equivoqué el concepto de ‘trazo’ con el de ‘contenido’], me enseñaron que el que da primero sabe ya que debe defenderse y está preparado para hacerlo [los golpes esperados duelen menos], me enseñaron que el ‘uno’ es un gran número y el ‘cero’ es la razón inexorable de todo lo que acaba [el resto de los números son mediocres guarismos que te restan de hombre lo que suman de haber y resultados], me enseñaron que Dios es la exacta potencia del uno [elévalo a infinito y verás el resultado], me enseñaron que lo mío es solo mío y que el resto se comparte [luego le di un lavado de conciencia a esta enseñanza], me enseñaron, en fin, que el punto de partida debe ser de una alerta mantenida y de un resquemor firme hacia los otros [vestido de sonrisas y de manos cruzadas, por supuesto].
(23:41 horas)Llega un tiempo en el que anida en ti, sin saberlo, un atractivo sin solución, un atractivo que se ha ido gestando a base de años y usos, de perder las poses y ganar sinceridad en los gestos y en las miradas. Ese tiempo es impertinente, entre otras cosas, porque tu disposición ya apenas contiene potencia y porque lo que ven en ti no es más que el fruto de lo vivido y no algo que admita posibilidad de vida, intensidad y descubrimiento.
Encontrarte de pronto con esa fruslería de que resultas atractivo [cuando jamás se te pasó por la cabeza tal circunstancia, aunque sí el deseo de la misma] te deja helado, desarmado y sin recursos.
Cierto aroma de oportunidad perdida se te posa entre las cejas y entras en la disquisición valorativa de todo el tiempo intentado con un cuerpo joven sin más éxito que el nunca calculado y la graciosa circunstancia de que en el descenso has convocado una mirada golosa. ¡Qué mala suerte, coño!
Ahora llega el deseo ajeno, cuando el centro fracasó y el cetro humilla, cuando la jodida lumbalgia ataca por tres frentes [y ya es difícil], cuando el único verde resquicio sólo anida en la mirada y cuando la vida está tan hecha y tan bien hecha que no la cambiaría por nada. ¿Qué mala suerte?
En todo caso, y en esta edad, se agradece un pequeño baño almizclado para insuflarle al ego ese puntito picante que te hace andar como a saltitos y mirar hacia atrás de vez en cuando… porque el espejo es enemigo firme y pone realidad donde haya un ojo propio que se atreva a mirar este desnudo extraño de canillas de alambre y mofletes lumbares, de canas hasta abajo y algún que otro mordisco que es señal de los años escritos en la piel.
Atractivo y sin ganas, y sin tiempo, y sin alas capaces de volar hacia otro nido que no sea mi casa, mis Ángeles, mis niños.
No está mal a mis años.
Ja.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. La atracción no solo es cuerpo y sexo (importante), es la provocación de emociones y sentimientos, los hombres todavia no entendeis que a las mujeres principalmente se nos conquista por la palabra,y una mirada intensa, pícara.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…