Ir al contenido principal

Sobre el hermoso calor de los fantasmas familiares.


Hay una feliz coincidencia que me hace retrotraerme en el tiempo en muchos momentos de mis últimos años.
Por circunstancias de trabajo [y de amistad y buen rollo] visito con frecuencia el estudio arquitectónico de mi amigo José Luis Rodríguez Antúnez, una gozada fruto de la estupenda rehabilitación realizada en el edificio antiguo que adquirió hace unos años [me encanta entrar en esas estancias y sentir el pasado que emana de sus paredes]. Pueblan en este tiempo las oficinas y los salones jóvenes profesionales con una estupenda proyección de futuro y muy buena disposición a la sonrisa y a recibir bien al que por allí aparece… pero también hay fantasmas, unos fantasmas entrañables que sólo sé ver yo, pues pertenecen a mi pasado.

Hay un fantasma adusto, severo, con bigote, al que temo en tono bajo y del que procuro alejarme cuando le noto cercano… otro femenino, entrañable, familiar, como una madre dando la merienda a sus hijos durante una tarde de verano… uno más que convoca la admiración de un hermano mayor y es ejemplo a seguir [no sé si bueno o malo]… otro que requiere las artimañas que se suelen utilizar con los hermanos pequeños de la casa, juguetón y algo alocado [confieso que es el más acertado en el actual estado de la casa y sus nuevos habitantes, pues es un fanático de Elvis]… y por fin un delicado fantasma con nombre y apellidos, un niño de mi justa edad [antes y ahora], con sus deberes a medio hacer y una baraja extranjera de contenido erótico entre sus manos. Es inteligente, mordaz, confiado conmigo y absolutamente sincero en cuanto a lo que ya fue vivido. No sabe de distancia ni de olvido porque vive justo en el centro de mi frente.
Esa casa remozada que ahora es estudio de arquitectos amigos y lugar de paso de constructores ricos y menos ricos, un día fue la casa de mi amigo del alma Javier García Riobó y yo voy a visitarle siempre allí, porque está pegado a los muros de mampostería y a los barrotes del enorme balcón/galería.
El tiempo y la mala suerte de la Biología helmántica puso distancia, una distancia que no existe cuando la casa convoca su imagen para mí y se hace cierto y absolutamente real.
Mañana quizás vaya a verte, amigo, al salón donde hacíamos los deberes y comíamos pan con chocolate.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Y el olor que queda pegado para siempre en paredes,cornisas de escayola y barandillas de las escaleras...olor a abuelos, a hermanos,a cortina de alcoba que guarda todos los secretos de la vida.
    Aún huele a los guateques de los mayores, al misterio de la parte abandonada del jardín, a la sangre de las piteras...
    Ufff...recuerdos membrilleros: agridulces y ásperos.
    Hala

    ResponderEliminar
  2. Me impresiona tu cocepto de la AMISTAD.Me recuerda los años en los Salesianos, en el Instituto Ramon Olleros...Hoy ya no tengo el concepto con mayusculas sino con minusculas !que lastima...!desde la cercana-lejania siento la sensación de la traición, del desprecio y del olvido.
    Salud para el poeta(L.F.) y recuerdos para los "amigos" que nos dejaron en el camino.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…