Ir al contenido principal

El jodido rol de padre blanco.


Me gustaría vivir en un mundo de estética ‘Cinzano’ medioparado en un tiempo Lempicka, con mujeres de mirada decadente y con ese artilugio ornamental desinhibido que tan bien nos viene a los diletantes… Colores puros, contraste crítico, perfección en las líneas y claridad geométrica en las facetas de luces y sombras… una vida así, sin zonas difusas ni mezclas suaves… o por lo menos tener un universo estético en esa delgada línea que procura felicidad por destello.
Por eso quiero ser un hombre Cinzano que sustituya al hombre Burberry’s que he sido siempre, de tonos arena, de ocres, de un siena que juega más a confundirse que a ser.
(12:30 horas) Estoy preocupado por Malick, pues ya ha sufrido su primera escena racista y agresiva… y me jode decir que se lo ha buscado él, porque es como explicar que la culpa de la violación la tiene la persona violada.
Se le ocurrió salir de noche y a la primera le tocó al lado del gilipollas de turno, un imbécil con navaja y esa cosa Le Pen tan en boga en nuestra sociedad blanquísima…

Hemos tenido hace un ratito una conversación larga y muy seria en la que le he puesto todos los papeles sobre la mesa, todas las posibilidades [otra vez… y van mil] y todos los riesgos [otra vez… y van cien mil]. Y es que Malick es distinto a Youssouph, con más ganas de independencia y con un carácter algo más agrio y encendido. También con más prisa, una prisa que le impide valorar lo ya conseguido, una prisa que le impide mirar con objetividad su situación y las de otros inmigrantes como él, pero en muy malas circunstancias de vida; una prisa que le impide comparar su estado actual con el de sus colegas pateranos.

He creído que era conveniente hacerle sentirse culpable de la situación creada para obligarle a procesar de otra forma su estado… incluso se me arrugó el estómago cuando le dije enfadado que si él busca problemas me crea a mí problemas y eso no lo voy a consentir [es realmente difícil gestionar situaciones de personas adultas como Malick y hacerlo en clave del padre que no eres, y tomando un discurso que no contiene la lógica moral ni responde al sentido común].
Es jodido que para ser bueno haya que jugar antes a ser malvado, que para ser justo haya que trabajar desde lo injusto y que para procurar felicidad haya que crear situaciones de auténtica infelicidad.
Me cuesta mucho ser ese padre blanco y postizo de Malick.
(22:56 horas) La tarde fue de tuneo Gironella y de forzada visita franciscana [mi cuñao no saca el coche nuevo ni pa mear… y eso que le he explicado que ya está para disfrutar, pues la esperanza de vida ha pasado por nosotros sin darse cuenta]… Me trajo un interesante regalo de Javier, mi sobrino, que aunque apenas nos vemos, sigue el buen rollito… el número 77 de ‘El Capitán Trueno’, que bajo el título de ‘La lucha en el puente’ se publicó el 20 de octubre de 1958, casí un año después de la fecha de mi nacimiento [La curiosidad de este ejemplar es que anuncia en su cubierta la entrega gratis del número uno de las super aventuras de ‘El Jabato’]. Lo degusto al lado de la foto de JGRiobó como para intentar convocar a aquellos espíritus que reposan cansandos los días salesianos.
Mil gracias, sobrinillo.

(23: 16 horas) Me encanta la idea del filósofo alemán Peter Sloterdijk que habla de “el sueño de fatal solidaridad de aquellos que han sido elegidos para poder leer”, tratando tal circunstancia como la mística de una élite. Leer es un don fantástico para el que lo posee y una desconocida y enorme cuita para el que adolece de él. De la lectura, según Sloterdijk, se viene alimentando el Humanismo desde hace siglos, y con ella se juega a abandonar al ‘salvaje’ que llevamos… y no por domesticación, sino por conocimiento y reflexión.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Para que variar? Como siempre, magistral¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Me encantaron las reflexiones del señor Sloterdijk, tan reveladoras como impronunciable es su nombre (apellido) jeje. Un saludito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…