Ir al contenido principal

Helmanticalia.



Viaje familiar a Helmántica con asuntos de inmigración por medio…
La ida de morirse. Felipe con los pies sobre el respaldo del asiento de su madre mientras mosqueaba a Mª Ángeles con sus comentarios cabrones [tiene futuro el chaval… y genes], Mª Ángeles chillando como una descosida para ganar a su hermano por volumen, Guillermo cabreadito porque no le dejaban escuchar la peli de ‘Shrek II’ que había traído entre pañales para verla en el DVD del coche, Ángeles desesperada de oírlos y jodida por la impotencia… y yo cagándome en todo lo que se mueve, en Dios bendito, en el hostio [muy del abuelo Bruno] y en la mar salada.
Un puto infierno de mierda al que se sumó un carapito que nos llevó medio itinerario a sesenta por hora.
El plan consistía en que, al llegar a Salamanca, Mª Ángeles se iba con su madre de tiendas [no hay humano masculino que aguante tal plan torquemado] y los críos se irían conmigo a hacer las gestiones de inmigración a la Subdelegación de Gobierno y, después, a por heladitos y juegos para esa nueva minusvalía que se llama PS2… Para empezar, no encontramos aparcamiento hasta después de una hora larga de dar vueltas al caos helmántico, y fue a la fuerza, obligados por una manifestación de agricultores que le daban voces a la cosa del topillo hecho plaga. Bien. Nos bajamos del coche, la madre y la hija se fueron a lo suyo con cita previa en el Café Novelty a las 13:30 y los críos y yo marchamos a la Subdelegación de Gobierno entre manifestantes cabreados de lo lindo.
Ya en la puerta institucional, tres filas de policías entre mosqueados y acojonados nos impedían la entrada [mis niños no decían ni pío ni mu… más acojonaditos que los polis… me apretaban la mano con un amor que hacía unos meses que no sentía]. Me expliqué ante un guripa y, en el interín, los manifestantes nos echaron encima una montonera de topillos muertos [iban para los polis, pero nos tocaron a nosotros]… el caso es que entre el alboroto acabamos llegando a la oficina que buscábamos y una funcionaria encantadora nos arregló todo a las mil maravillas [un día lo contaré con más detalles, porque el arreglo tiene miga]… Nos fuimos con viento fresco y respirando [mis hijos más que yo] y cayeron helados, cervecita, juegos PS2… hasta que nos reencontramos con las mujeres de la casa [venían de morros porque habían sido incapaces de tomar sus decisiones de compra mientras que nosotros llevábamos todo nuestro ‘trabajo´ al minuto].
La decisión la tomé yo y rápida: “Nos encerramos en el Centro Comercial Tormes, comemos a lo americano –que es lo que le va a los críos– y no salimos de allí hasta que hayáis encontrado todas esas prendas que os van a suponer monísimas mujeres estivales”. Caló la idea.

Y en el Centro Comercial Tormes cayeron big-mac’s, nugets, cocacolas gigantes, menús infantiles y helados yankees… luego, de compras hasta que los niños y yo nos agotamos y decidimos esperar a nuestras mujeronas en una suerte de taberna, agarrados a tres cocacolonas y jugando a ver quién echaba el eructo más grande [Felipe filmó uno magnífico de Guille con mi móvil] y a degustar los culos impresionantes de las extranjeras [alguno de auténtico lujo que mis niños descubrieron a la par… ya van aprendiendo algo de padre].

Las mujeres llegaron sonrientes a eso de las 17:45 y nos dieron carta blanca para la vuelta a casa, que fue de otra manera, pues cantamos en quinteto la canción del ‘flecha que era un meón’ y la de ‘en un monasterio había…’ [Guillermo siempre dice ‘forasterio’ y los demás nos descojonamos de risa].
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. ¡¡¡Genial!!!
    Felipe, me descojono cada vez que te pones a contar historietas cotidianas de este tipo. Ya sé que tienes muchos forofos de la cosa reflexiva pero me encantaría que te prodigases más con estas anécdotas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …