Ir al contenido principal

Sören Kierkegaard


Otro cumpleaños de Magdalena y no sé qué decir de tanto tiempo prestado y del jodido sentimiento contradictorio. Es duro tener a un anciano constantemente en boxes sin posibilidad de colocarle piezas nuevas. A ello se suman dificultades “a propósito” y sin enmienda, así como actitudes infantiles que disponen dolor y distancia.
No sé cómo decir lo que debo decir en este duro asunto, aunque quizás me quede en el resumen de un “lo estamos haciendo todo mal”.

En fin… miel sobre hojuelas.
Sí me sale lo que no quiero para mí, me sale claramente, y me gustaría que mis hijos tomaran nota de lo aquí escrito hasta llevarlo, si se tercia, a sus últimas consecuencias:
1. Quiero morir directo y por derecho, con la mente preclara y al dictado natural, sin apoyo médico [sólo admito específicos contra el dolor] y sin hospital por medio.

2. Si perdiera la razón, pido eutanasia al día siguiente librando de cualquier responsabilidad a quien me apoye.
3. Si resultase una pequeña carga, ruego que se me indique en el momento de forma sincera y clara para que pueda tomar mis propias decisiones. No me parecerá mal, es más, será perfecto.
4. Me niego a que mis hijos me mantengan, pues no lancé sus vidas a mi antojo ni para que soporten mis miasmas y mis cuitas. Les libro ahora y aquí de esa jodida y falsa culpa que remuerde y destruye. Quiero jugar mi vida solo hasta el final.
5. Me apasiona el mundo del suicida y es posible que un día pierda el miedo. Nadie busque razones que no sean las mías si se diera el caso.

6. No quiero curas antes ni después de mi muerte, pues son el vivo ejemplo de la destrucción del hombre por el hombre.
7. Sobre mi tumba [si es que da para ello] quede escrita la frase: “Dios no existe”.
•••

Decía Sören Kierkegaard que “Los hombres son absurdos. Jamás emplean las libertades que tienen, sino que exigen las que no tienen. Tienen libertad de pensamiento, pero exigen libertad de expresión.”. Es para analizar, ¿eh? Como esa postura sobre el tiempo parado y el hombre quieto postulada sobre sí mismo, que plantea que cualquier artefacto mental o físico que lanzas al mundo vuelve directamente a ti.

Kierkegaard es, desde mi punto de vista, uno de los filósofos más interesantes y creativos a los que he accedido… El placer que muere justo en el momento de nacer, la imperfección de alcanzar metas por ‘lo contrario’, el valor de la melancolía, el hombre como resuelta equivocación natural, la pena como comodidad de la vida, la alegría de la quietud [quien está quieto no corre riesgos], la felicidad como puerta de la nada, la verdadera lucha de dar vida a tus espectros, la ridiculez de la prisa, la inocencia como absurdo, la esperanza de no dejar de ser niño, la intensidad en todo y sin medias tintas, la imperfección como prueba de perfección, la miseria de la existencia que contempla su gloria, el absurdo de correr tras los placeres y no gozarlos, el fraude de la verdad, esa cosita de que la muerte no promete nada pero lo cumple todo, la desaparición del mundo por un ‘júbilo general’, el recuerdo como proposición de vida completa y completada, el deseo de la pasión por la posibilidad, la religión como placebo en el que Dios sufre y los discípulos dormitan, su exhortación a la desesperación para entender el sentido de la vida, el valor de movimiento que contiene el detenerse, el otorgarle valor de categoría esencial a lo individual, la esencial necesidad de eternidad en lo temporal, la individualidad como salvación, el silencio como arte de eternidad…

Un tipo interesante con mil propuestas en las que arder sin prisa, con una impronta que seguir y con mil contradicciones que intentar resolver en un punto crítico. A mí me da mucha vidilla leerlo, tanta como leer a Pavese, a Pizarnik o a Angelito González.
Y el trabajo mental que me proporcionan sus lecturas me va centrando como hombre y me apoya en mi casi clara idea de individuo lanzado como una flecha hacia la nada.
* Y me pasé el día tuneando mi libro.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Jornada prometedora para tu diario: con esta lluvia que entrará en la cueva, se irá colando por las grietas arrastrando la tierra, dejando a la vista la piedra virgen.

    ResponderEliminar
  2. Un amigo tuvo el preferir poético de que tirasen su cadáver desde lo alto de una montaña para ser comido por buitres y demás carroñeros. No sé qué habrá sido de él, pero no quiero imaginarme a su familia en el trance de la cantimplora, la tortilla y el muerto a cuestas.
    Yo creo que después de la muerte, lo que sea más fácil para los vivos.

    ResponderEliminar
  3. Apropiandome de la impropiedad, quiero averiguar que filosofo puede influir más en ti en la argumentación base de tus vivencias personales.Recuerdas a Nietzsche como una pasión hacia la nada,superando y negandote en una inquietud constante,otras veces demuestras un desgarramiento interior lleno de contradicciones siempre sujeto a la temporalidad y teniendo presente la muerte.A veces activas tu necesidad de vivir y de acción,siempre en busqueda constante.Pienso que ante todo en tu enumeración caótica,necesitas descanso existencial y eso lo proporcionan todas las mujeres que amas con los ojos y los oidos provocadoras de pasión y poesia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…