Ir al contenido principal

Hados, coño, échennos ustedes una manita.

Hay un estupidario de andar por casa que manejamos todos con harta frecuencia. De él salen los absurdos, las palabras perdidas, las oraciones mal trabadas y las opiniones y los asertos más peregrinos… y con él nos batimos el cobre social, un cobre sin demasiado interés, pues solo sabe de la vocación que consiste en hacer de la estupidez individual una estupidez de todos.
La voz social necesita portavoces para que no hablemos todos a la vez [aunque sean portavoces de la estupidez], y la portavocía implica únicamente llevar a palabras comunes los sentimientos compartidos [eso si la portavocía responde a su definición correcta]. Mi reflexión sobre este asunto quiere acercar la idea de que en democracia nada es lo que debiera ser ni hay solucionarios positivos que acerquen ese ‘ser’ a lo que ‘debiera ser’.
Veamos el aspecto de la pirámide democrática:
1. La voz del pueblo [hasta la estúpida] se resume tan solo en el acto del voto, un voto que se da siempre a una colección de cartas marcadas [es patente que no puedes votar a una opción poniendo condiciones particulares, como también lo es que no puedes votar a nombres específicos y tachar otros… ni cambiar el orden de las listas presentadas]. A lo que se ve, ya estamos ante una voz tapada, la del pueblo llano, representada en cada uno de sus individuos. Queda aquí la dolosa percepción de que los planteamientos de todos han sido usurpados por los cuatro o cinco hacedores de programas y por los dos o tres configuradores de listas.
2. Del voto dado o prestado se extrae [mediante una extraña matemática] el porcentaje de ‘representación’ que van a tener esas cartas marcadas que antes mencioné, que no serán otra cosa que la ‘voz del pueblo’, que a su vez implica la toma de decisiones sin consultar, el poder de poner y quitar, el gustosito gargajo de disparar con pólvora ajena [estoy hablando de pelas, ¿eh?], la percepción apropiada de dedicir qué está bien y qué está mal… y hasta la lujuria de poder insultar, difamar o maldecir bajo la intocabilidad de la púrpura [esto en nombre de todos, siempre en nombre de todos]. Y lo mejor es que para este pan no se necesitan valores demostrados, títulos ni reconocimientos… basta con ser apuntado en listas [los valores para estar en ellas pasan desde la justa idoneidad hasta saber mamar una polla a tiempo, que existen ejemplos hasta en la superdemocrática Norteamérica] por uno de esos tipos que deciden ‘en nombre de todos’ para ser acreedor de la tíara [del obstruso poder]. Bien por la democracia otra vez, ¿no?
3. Ya con la matemática resuelta, la voz de todos pasa legalmente a resumirse en la voz de unos cuantos que ya no consultarán con el pueblo hasta las siguientes elecciones… y esos cuantos escojen a otros pocos [por el mismo sistema justísimo –incluyendo idoneidad y mamada–] para que los representen a ellos en otras más altas instituciones… y así hasta el infinito, que en este caso termina en el absurdo de ser el ‘uno’. Si tenemos suerte de que el ‘uno’ sea medio guay, pues de puta madre; pero si nos cae un rescocido al uso aznaro, pues que solo nos queda rascarnos y esperar [a los que sobrevivan].

Y todo con el catón de la estupidez en la mano, siguiéndolo a machamartillo, imponiéndolo a saco y aprovechando cada una de sus esquinas.
Si alguien propone algo interesante, es tonto; si alguno echa una mano reflexiva, es gilipollas; si uno se implica de buena fe, es tachado y pisado con la peor mala leche.
Así que pido a los hados que propicien el cambio de este sistema tan ‘funcional’ y ‘representativo’ por otro que sepa poner a cada uno en su justo lugar, un sistema que propicie que sus líderes sean un compendio de valores y no un compendio de contravalores [como sucede ahora].
Hados, coño, échennos ustedes una manita.
(21:52 horas) No me gusta la vejez. Es fea.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. A tu razonamiento creo que le falta añadir el factor de que al pueblo (al 90% del pueblo) le resulta muy cómodo el sistema de expresarse únicamente con un voto en la urna otorgado a unas cartas marcadas y que si ese pueblo (ese 90% del pueblo) tuviese que mirar naipe por naipe toda la baraja seguramente pasaría del asunto. Es decir, que prefiere por comodidad sacrificar el coste que supone jugar con las cartas marcadas. Además, el 90% que prefiere mirar para otro lado se aprovecha del trabajo del 10% restante, o más exactamente de la integridad de los personajes decentes que se encuentran en ese 10% y que, estos sí, pelean por el bien colectivo (o, mejor dicho, por lo que ellos consideran el bien colectivo).

    César

    ResponderEliminar
  2. Felipe: no puedo estar más de acuerdo contigo. La clase política, en general, es un negativo fotográfico de lo que debiera ser. Da vergüenza.
    Abrazos,
    Diego

    ResponderEliminar
  3. Qué razón.
    Y qué hartazgo y qué cansancio de estos políticos... y de estos ciudadanos que no quieren ejercer como ciudadanos y participar de forma activa en la vida pública. Hemos renunciado a la democracia.

    ResponderEliminar
  4. Si a esto añadimos que ahora "el pueblo" hemos quedado reducidos a meros consumidores y por tanto, toda propuesta política ha quedado reducida a mera campaña de mercadotecnia, casi que un acto de compra en un super a unas magdalenas u otras, tienen más influencia y determinación que cualquier voto en una urna.

    triste.

    Saludote.

    ResponderEliminar
  5. si es verdad que nuestra actitud pasiva los alienta a cometer toda clase abusos,pero no necesitamos armas ni tanto rollo solo unirnos NO AL PAGO DE IMPUESTOS ALTO AL ROBO ALTO A LA IMPUNIDAD NO AL PAGO DE IMPUESTOS BASTA DE PERPETUAR NUESTRA CONDICION DE MEROS OBSERVADORES

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …