Ir al contenido principal

Respuesta diarística a unas declaraciones públicas de doña Purificación Pozo

A primera hora me llama mi madre para contarme que ‘doña’ Purificación Pozo ha mencionado mi nombre por la radio para criticar las fiestas de Béjar, indicando que Paco Ortega es amigo del ‘socialista’ Luis Felipe Comendador con no sé qué espurias intenciones [o sí que lo sé]. Puntualizo a la ‘doña’ y le ruego que no vuelva a nombrarme en público.
1. Paco Ortega es mi amigo, sí, claro, desde luego. Y le quiero un montón. ¿Algún problema? Yo nunca he hablado por la radio ni de usted ni de sus amigos [si es que los tiene] y menos para criticar a otros.
2. Paco Ortega no llega a Béjar para hacer las fiestas de los socialistas [como usted dice], haga memoria o busque en sus archivos o pregúntele al colega Luis Francisco Martín, que es mil veces más elegante que usted [recuerdo que hace un año y medio tuvimos una reunión distendida –con copita– en mi local de la calle Colón (a la que asistieron el mentado Paco Ortega, Luis Francisco Martín y el entonces y ahora periodista de ‘Tribuna de Salamanca’ y director de la radio municipal –siento no recordar ahora su nombre–, que puede darle razón de lo que digo). Esa reunión partió de una contratación de actividades que hizo el ayuntamiento del Partido Popular con la empresa de mi amigo Paco Ortega, contratación de la que, me consta, quedaron ustedes muy satisfechos. Así pues, no viene Paco Ortega de mi mano, porque ya conocía bien el terreno cuando ustedes gobernaban… pero si ser amigo mío es un lunar, tendrá que dejar de serlo, ¿no?
3. Verá, no soy socialista desde hace 13 años, por lo menos de carnet, y mis postulados y pensamientos son privados mientras yo no los haga públicos. Le ruego, por tanto, que no ose definirme en los medios desde su representación pública [en privado puede hacer lo que le salga de sus afrancesados y teatreros riñones, que me trae al fresco] o tendré que tomar medidas por los daños colaterales que usted pueda procurarle a mi persona y a mi empresa [mantengo con mucho esfuerzo 7 puestos directos de trabajo en Béjar, cosa que quizás usted no haga ni en mil años de vida].
4. Como nota final, alegrarme de que las fiestas organizadas por el equipo de gobierno actual hayan salido estupendamente, y alegrarme más porque entre medias ha estado un gran amigo mío… igual que les sucedió a ustedes cuando contrataron sus servicios…. Si lo hizo bien antes, con ustedes, y lo ha hecho bien ahora, ¿cuál es el problema?
* [Versión rectificada. Que tiene razón mi anónimo amigo sobre lo sicialiano]

Comentarios

  1. ¡Que te va a subir el azucar y el colesterol!
    Oye, me encanta el puntín siciliano del final del punto 4.
    Estoy contigo, hermano.

    ResponderEliminar
  2. jeje, me encanta todo lo italiano del sur...
    Lo que pasa es que los del oscuro oeste de España solo hemos aprendido a amagar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Eso es defenderse y no lo de Numancia. Si Escipión se hubiera topado contigo, habría regresado a Roma con el rabo entre las piernas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Si Béjar está como está (¡y cómo está!) es por gente como esta moza que no sabe nada de geografía ni nada de política ni nada de respeto ni nada de educación. Sólo sabe, si lo sabe, el francés.
    Hermano.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Pipe una vez más me has hecho reír con tus "reflexiones", siempre tan amigo de tus amigos (como debe ser) y tan acerado y lenguaraz con esta chusma metida a político de medio pelo, cuanto memo hay en este pueblo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …