Ir al contenido principal

La falta de uno es la falta de todo.

“Cuando en la blanca habitación del hospital de la Charité
desperté hacia el amanecer
y escuché a un mirlo, lo supe
aún mejor. Ya desde hacía tiempo
había dejado de temer a la muerte, pues nada
podría faltarme nunca en el supuesto
de que yo mismo faltase. Ahora,
para alegrarme, me basta también
todo canto de mirlo que suene cuando yo no esté.”
•••

Es chula esta valoración de la vida que hace Bertolt Brecht en su libro “Más de cien poemas”, que no releía desde mayo 2005 [tengo datada en él la fecha de última lectura] y del que ya apenas recordaba un par de versos que apunté para trabajar sobre ellos.
La falta de uno es la falta de todo, y entenderlo en clave práctica es muy difícil, a pesar de que el concepto es trivial por sí mismo. B. Brecht tenía una hermosa capacidad de encontrar conceptos magníficos y profundos en proposiciones llenas de simplicidad, circunstancia que le hizo y le hace grande, ya que fue capaz de mostrarnos sin enredos ni dificultades [recuerdo ahora mi lectura de Derrida] una serie de caminos luminosos accesibles a cualquier capacidad.
Recomiendo encarecidamente la lectura de sus poemas, aunque no es un poeta al uso.

Y, al amor de B. B., se me ocurre también pediros que leáis con la mente abierta la poesía de Pier Paolo Pasolini… es un lujo para los sentidos.
(23:35 horas) Hoy he tenido que echarle al curro más horas de las debidas y estoy como un trapo, pero me siento bien, porque mientras otros andan utilizando el terrorismo como capote electoralista y la bandera como lo que ellos creen que debiera ser, yo he cumplido con los míos para que esto siga adelante, aunque sea a empujones.
Ladran los perros, porque tienen miedo, mientras un tal Burgos cuenta en el ‘ABC’ que ellos tienen muertos falangistas y les llevan flores blancas [está bien que cada uno sepa de dónde venimos los demás… memoria histórica, coño] porque tienen tumbas a las que acudir… [pregunto yo de nuevo por la tumba de Felipe Sánchez Barbero, que me digan dónde está para llevarle flores rojas y contarlo aquí, no en el ‘ABC’]… y otro zorolo, del que no recuerdo el nombre –en el mismo medio y en página siguiente–, vomita contra el mito del Che desde su culo plano, desde su silla de diseño, desde su sueldo craso, desde su biblioteca llena, desde sus manos calientes, desde su panza repleta y desde su cabeza trastornada por un no sé qué de odio hacia lo que no suponga estatismo conservador…
Me tomo una copita de Quitapenas, me enciendo un cigarrillo y miro el humo… sí, odio a esos tipos, y los odio porque aún no tengo justicia para mi abuelo Felipe, ni para mi abuela Antonia, ni para mis tíos [sus hijos], ni para mi madre… no tenemos justicia, pero nos quedan unos cojones bien puestos para decirlo clarito, para gritarlo en la calle si es preciso, para buscarla donde haya que buscarla y para quedarnos con ella en soledad, sabiendo que hicimos lo que debíamos hacer y como debíamos hacerlo.
Quizás cuando pueda poner una flor roja en la tumba de mi abuelo empiece a tolerar a esos voceros que escupen en la prensa sus sandeces… pero hasta entonces…
¡Salud!, Felipe, que los jodiste dejando hijos en la Tierra.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Imprimí a algunos de mis compañeros tu artículo de ayer Martes a partir de "Comía patatitas revueltas..." Impresionante tío. No puedo decirte más.
    Nosotros afortunadamente no tuvimos ningún familiar asesinado, pero mi familia pasó mucha hambre. Mi mujer no puede decir lo mismo, su abuelo sólo por ser panadero le hicieron... en fin, no sabemos dónde está.
    La memoria es buena para recordar las cosas que no deben volver a hacerse, mal que les pese a algunos. Léase... Zaplana, Azebes, Aznar, Rajoy...

    ResponderEliminar
  2. Muchacho!! Y cuántos blogs es que tienes??

    Cuál es el principal???

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…