Ir al contenido principal

La falta de uno es la falta de todo.

“Cuando en la blanca habitación del hospital de la Charité
desperté hacia el amanecer
y escuché a un mirlo, lo supe
aún mejor. Ya desde hacía tiempo
había dejado de temer a la muerte, pues nada
podría faltarme nunca en el supuesto
de que yo mismo faltase. Ahora,
para alegrarme, me basta también
todo canto de mirlo que suene cuando yo no esté.”
•••

Es chula esta valoración de la vida que hace Bertolt Brecht en su libro “Más de cien poemas”, que no releía desde mayo 2005 [tengo datada en él la fecha de última lectura] y del que ya apenas recordaba un par de versos que apunté para trabajar sobre ellos.
La falta de uno es la falta de todo, y entenderlo en clave práctica es muy difícil, a pesar de que el concepto es trivial por sí mismo. B. Brecht tenía una hermosa capacidad de encontrar conceptos magníficos y profundos en proposiciones llenas de simplicidad, circunstancia que le hizo y le hace grande, ya que fue capaz de mostrarnos sin enredos ni dificultades [recuerdo ahora mi lectura de Derrida] una serie de caminos luminosos accesibles a cualquier capacidad.
Recomiendo encarecidamente la lectura de sus poemas, aunque no es un poeta al uso.

Y, al amor de B. B., se me ocurre también pediros que leáis con la mente abierta la poesía de Pier Paolo Pasolini… es un lujo para los sentidos.
(23:35 horas) Hoy he tenido que echarle al curro más horas de las debidas y estoy como un trapo, pero me siento bien, porque mientras otros andan utilizando el terrorismo como capote electoralista y la bandera como lo que ellos creen que debiera ser, yo he cumplido con los míos para que esto siga adelante, aunque sea a empujones.
Ladran los perros, porque tienen miedo, mientras un tal Burgos cuenta en el ‘ABC’ que ellos tienen muertos falangistas y les llevan flores blancas [está bien que cada uno sepa de dónde venimos los demás… memoria histórica, coño] porque tienen tumbas a las que acudir… [pregunto yo de nuevo por la tumba de Felipe Sánchez Barbero, que me digan dónde está para llevarle flores rojas y contarlo aquí, no en el ‘ABC’]… y otro zorolo, del que no recuerdo el nombre –en el mismo medio y en página siguiente–, vomita contra el mito del Che desde su culo plano, desde su silla de diseño, desde su sueldo craso, desde su biblioteca llena, desde sus manos calientes, desde su panza repleta y desde su cabeza trastornada por un no sé qué de odio hacia lo que no suponga estatismo conservador…
Me tomo una copita de Quitapenas, me enciendo un cigarrillo y miro el humo… sí, odio a esos tipos, y los odio porque aún no tengo justicia para mi abuelo Felipe, ni para mi abuela Antonia, ni para mis tíos [sus hijos], ni para mi madre… no tenemos justicia, pero nos quedan unos cojones bien puestos para decirlo clarito, para gritarlo en la calle si es preciso, para buscarla donde haya que buscarla y para quedarnos con ella en soledad, sabiendo que hicimos lo que debíamos hacer y como debíamos hacerlo.
Quizás cuando pueda poner una flor roja en la tumba de mi abuelo empiece a tolerar a esos voceros que escupen en la prensa sus sandeces… pero hasta entonces…
¡Salud!, Felipe, que los jodiste dejando hijos en la Tierra.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Imprimí a algunos de mis compañeros tu artículo de ayer Martes a partir de "Comía patatitas revueltas..." Impresionante tío. No puedo decirte más.
    Nosotros afortunadamente no tuvimos ningún familiar asesinado, pero mi familia pasó mucha hambre. Mi mujer no puede decir lo mismo, su abuelo sólo por ser panadero le hicieron... en fin, no sabemos dónde está.
    La memoria es buena para recordar las cosas que no deben volver a hacerse, mal que les pese a algunos. Léase... Zaplana, Azebes, Aznar, Rajoy...

    ResponderEliminar
  2. Muchacho!! Y cuántos blogs es que tienes??

    Cuál es el principal???

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …