Ir al contenido principal

La Tsvétaïeva de Henri Deluy.


Jo, el amigo Henri Deluy me está sobrealimentando le libros rechulos: ayer recibí su “Pronom personnel” y hoy me llega una auténtica maravilla que, bajo el hermoso título de “Sans lui”, recoge poemas de Marina Tsvétaïeva y de Sophia Parnok [prometo –me prometo a mí mismo– traducción adaptada de este libro]… y luego el inevitable paquete mensual del querido Antonio Piedra [Fundación Jorge Guillén] con un libro curiosísimo del desconocido [para mí] Luis Artigue: “Tres, dos, uno… Jazz”, ganador del premio de la Academia Castellano-Leonesa de Poesía… y un magro y precioso volumen conteniendo la obra de Francisco Soto del Carmen [“Poesía”] prologado por el colega Antonio Colinas [al que no veo desde hace ya tres años… y le tengo ganas].
Gracias a Henri y a Antonio Piedra por el alimento.

•••
Ma journée sur la terre touche à sa fin.
J’attends le soir, sans effroi.
et le passé devant moi
dejá me jette plus son ombre.

Cette ombre, longue, qu’à la différence
de toutes les ombres, les autres,
dans notre langage embarrassé,
Nous appelons notre avenir

[(Sophia Parnok. Del poemario ‘A mi-voix’, 1928) • Publicado en el volumen 'Sans lui', ed. fourbis, 1994. Traducción al francés de Henri Deluy.]
•••

21:49 horas) Comía patatitas revueltas con tocinito frito [patatas colorás] cuando un informativo especial informaba que ETA había vuelto a atentar, esta vez en Bilbao… al rato vi a los asquerosos tertulianos [vaya casta de nuevo cuño que ha creado la prepostdemocracia] apostarse comidas sobre lo que haría el pocholo de Ibarreche [me jode poner la ‘tx’], sobre lo que dirían Rajoy y sus perros, sobre lo que rugiría Jiménez Losantos y sobre lo que haría ese ‘bamby’ de cejas Stoker… Mandé las patatas coloras a tomar por el culo, y mira que estaban ricas.
Vale, bien, bueno… Me calmé y tiré de carne picada con pimientos, por eso de ver si conseguía llenar el estómago sin que me vinieran vómitos producidos por la tele [no la apagué, claro, pensando que probabilísticamente ya me quedaba como media hora de calma televisora]. Pues nada, que al segundo bocado [delicioso también, por cierto] aparece ese cura colorao y rechoncho que hace de vocero de la Conferencia Episcopal y le han nombrado nosequé en el Vaticano, y se destapa con que van a canonizar a cuarenta y pico ‘mártires’ de la república española, y dice el coleóptero que no va con segundas [claro, que va con terceras o cuartas], que no tiene nada que ver con esa cosa de la ‘memoria histórica’ a la que se opone de raíz el profrascista PP… ¡Cagüenlaputa!, que se me atragantó la jodida carne picada y me daban como mareos mientras me venía la imagen, mil veces imaginada, del abuelo Felipe tirado a la suerte de las alimañas en una cuneta cerca de Los Santos, con cuatro rosas de sangre en su cuerpo, con cuatro hijos chicos pidiendo de comer en casa… Ellos canonizan y a nosotros nos quieren negar la memoria, ellos celebran y a nosotros que nos den por el saco, como le dieron por el saco a nuestros muertos, ellos son los jodidos guardianes de la razón y nosotros la mierda que se debe olvidar, ellos hicieron miles de monumentos a ‘sus’ caídos y los nuestros no tienen derecho a una tumba pequeñita con su nombre y una flores de plástico.
Mi abuelo murió por defender la libertad, por defender la justicia para la gente normal [no solo para los patronos del textil y los hacendados] y por no delatar a sus compañeros de pensamiento y de calle, murio como un hombre que pensaba en lo justo para los demás hombres… no murió por Dios ni por la patria, que murió porque a un fascista le molestaba su sonrisa abierta y fresca, su compromiso con el humanismo.

¿Quién puede arrogarse el poder de negarme la memoria de mi abuelo Felipe?, ¿quizás un tipo con corbata que seguro peregrinará hasta El Vaticano para ser testigo de las cuarenta canonizaciones… uno que se sentará en los bancos reservados por ser quien es y por venir de donde viene?
Sonreía el coleóptero por lo bajini mientras decía que no tenía nada que ver lo de la memoria histórica con lo de sus canonizaciones.
Sonreía como sonrió la alimaña que borró a mi abuelo del mapa, sonreía como Girón de Velasco, como Acebes, como Zaplana, como Jiménez Losantos… y seguirá sonriendo entre todos sus santos mientras el cuerpo de mi abuelo yace repartido [aún es una sospecha] entre una fosa común del cementerio de Los Santos y otra de El Valle de los Caídos.
Santos y vírgenes contra muertos, olvido y espanto.
¿Quién estaba con quién entonces?, ¿quién lo está ahora?
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Demoledor. Estoy contigo y me parece que te quedas corto.

    ResponderEliminar
  2. Tu rabia es la mia.
    ¿Cuales son los apellidos de tu abuelo?.

    ResponderEliminar
  3. Me solidarizo con tu impotencia ... pero que se levanten las voces, no hay que callar nunca ... muchos muertos, como tu abuelo, todavía hablan!
    Un abrazo solidario

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …