Ir al contenido principal

Cómo saber qué es mi esencia

¿Cómo saber qué es mi esencia, eso que soy yo y no es de los demás? Está chungo averiguarlo, pues todo lo que digo, lo que hago, mis gestos, mis apuestas, mis resultados… ya fueron de otros antes. ¿Soy lo que aprendo o lo que desaprendo? Ni puta idea.
Ya me está exasperardo el jodido y constante cielo azul. Necesito nublados y lluvia y hermosas ventoleras que me lleven a empujones por las calles… una meteorología propicia par escribir con esa tranquilidad de encontrarse refugiado de algo.
Me indica un comentario del blog que por qué no hago un taller de escritura on line… pues porque no creo en ellos [todo a pesar de que los hay majos y llenos de gente muy interesante, que si no se enfada conmigo Marisol]. No puedo pensar en que la creación sea una materia para ser enseñada, impartida [otra cosa muy distinta es que se aprenda a crear, pero siempre por uno mismo]… ni me gusta nada esa historia de que existen diversas técnicas narrativas y poéticas… eso es poco menos que admitir que el arte o la literatura responden a los mismos caminos que la tecnología y sus oficios. Saber pintar o saber escribir no basta… y hasta puede ser que termine siendo una rémora contra el acto creativo.
Las técnicas no me han interesado nunca, como no me ha interesado la perfección de lo completamente cerrado, de lo completado.
Lo realmente interesante, si se me apura, es soltar preguntas al aire para buscar respuestas, y eso es como mucho lo que puedo hacer.
Volvamos, pues, al principio de esta entrada: ¿Cómo saber qué es mi esencia, eso que soy yo y no es de los demás?… ¿Soy lo que aprendo o lo que desaprendo?
No sé si son preguntas on line, pero tengo muy seguro que no ajustan a ningún modelo de taller de creación, porque son desde mí hacia mí o desde ti hacia ti, para mi soledad, para tu soledad, para esas individualidades que deben crecer por su cuenta… ¿o es que alguien mejor que yo podría saber cuál es mi esencia? No, nunca, jamás… y de ese descubrimiento de lo esencial propio es de donde emana la verdadera creación.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Tu esencia física es tu ADN, algo medible, visible y cuantificable.
    Tu esencia espiritual es lo que los demás ven en ti; por tanto intangible, variopinta, subjetiva e incontrolable.

    ResponderEliminar
  2. Curioso: parte de las preguntas coinciden con las que me hago yo en mi entrada de hoy. Estamos atrapados en ese juego y caminamos a ciegas hacia el descubrimiento de lo que bien llamas "esencial propio": a veces, sólo jirones.

    Y aunque no ha sido tu intención, con la entrada de hoy motivas los primeros deberes del que te lee para aprender(te).

    Buena reflexión sobre la producción y la recepción del hecho creativo.

    Sorprendente y tuyo, como siempre, amigo. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ay, Pipe, Pipe. Que yo creo que sí se aprende, que he ganado un premio con un cuento d ratones porque Urce no para de comer queso. Que sí, que te lo digo yo que te quiero y no te engaño. Estoy deseando hacerme la foto de fumadora y casi me corro de pensar cómo me la va a hacer, que ya verás..., qué besos..., que besos.

    ResponderEliminar
  4. Chico... creo que lo de esta noche... es una paja mental.... Aunque bien mirado... eso tampoco estaría mal.
    En algunos partos, te pueden poner la epidural. (aguántame la broma).

    ResponderEliminar
  5. Maravillosa la foto Luis Felipe

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…