Ir al contenido principal

En fin… un tormento para descojonarse de risa.

Acaba el año con felicitaciones hermosas de Alexandra Botto, de José Luis Morante, de Juanjo Barral, de Belén Artuñedo, de Paco Ortega, de Isabel Huete, de Lorena Pajares, de Paquito Montero… y es lo mejor, recuperar voces lejanas que andaban perdidas en el fondo rechulo de la memoria.
De la cosa 07 han quedado millares de muertos en las guerras recordadas y en las olvidadas, un par de vueltas de tuercas vaticanas hacia el conservadurismo católico más negro, explotación a manotadas y pobreza a mogollón, sospecha sobre sobre las organizaciones no gubernamentales de ayuda humanitaria, indefensión ante el capital, ascenso vertiginoso de los sentimientos racistas, conformismo globalizado que ya es alienación dura en el falso sistema del bienestar, gobernantes imbéciles y tontos de baba poniendo desorden en el mundo, gobierno del dinero, preponderancia del tener sobre el hacer, moralina zorola a raudales… todo un florerito de mierda pinchá en un palo para hacer del hombre el absurdo que debe ser.
Y de mis convicciones de este año… pues que debo buscar soledad, individualidad y singularidad; que el ecologismo dramático es una falsedad que esconde detrás turbios negocios, que la política es desastrosa desde el justo principio de que no hay ni un solo político que no sea un analfabeto integral y una mala persona –ya no guardo ni esa cosa del ‘salvo raras excepciones’–, que pensar antes de hacer es lo correcto, que la lectura me destruye, que El Quijote es definitivamente una obra mediocre llevada a la categoría de mito por los tipos de las pelas, que me gusta más la poesía contemporánea lationoamericana que la española, que Dios sigue sin existir pero da una guerra de cojones, que el cambio climático es la mentira más global e incendiaria que se nos está vendiendo [ya podrían utilizar los recursos destinados a esta merienda para quitar el hambre, la sed y la enfermedad de los países pobres y en conflicto eterno], que la familia coarta, limita, quema, destruye…; que la cuota femenina es una injusticia por donde se mire, que los ricos también lloran, que hace falta una revolución feroz para arreglar esto un poquito, que el hombre solo tiene capacidad de destruir al hombre, que nada es importante, que la democracia es un sistema agotado…
En fin… un tormento para descojonarse de risa.

De FUMADORAS

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…