Ir al contenido principal

En fin… un tormento para descojonarse de risa.

Acaba el año con felicitaciones hermosas de Alexandra Botto, de José Luis Morante, de Juanjo Barral, de Belén Artuñedo, de Paco Ortega, de Isabel Huete, de Lorena Pajares, de Paquito Montero… y es lo mejor, recuperar voces lejanas que andaban perdidas en el fondo rechulo de la memoria.
De la cosa 07 han quedado millares de muertos en las guerras recordadas y en las olvidadas, un par de vueltas de tuercas vaticanas hacia el conservadurismo católico más negro, explotación a manotadas y pobreza a mogollón, sospecha sobre sobre las organizaciones no gubernamentales de ayuda humanitaria, indefensión ante el capital, ascenso vertiginoso de los sentimientos racistas, conformismo globalizado que ya es alienación dura en el falso sistema del bienestar, gobernantes imbéciles y tontos de baba poniendo desorden en el mundo, gobierno del dinero, preponderancia del tener sobre el hacer, moralina zorola a raudales… todo un florerito de mierda pinchá en un palo para hacer del hombre el absurdo que debe ser.
Y de mis convicciones de este año… pues que debo buscar soledad, individualidad y singularidad; que el ecologismo dramático es una falsedad que esconde detrás turbios negocios, que la política es desastrosa desde el justo principio de que no hay ni un solo político que no sea un analfabeto integral y una mala persona –ya no guardo ni esa cosa del ‘salvo raras excepciones’–, que pensar antes de hacer es lo correcto, que la lectura me destruye, que El Quijote es definitivamente una obra mediocre llevada a la categoría de mito por los tipos de las pelas, que me gusta más la poesía contemporánea lationoamericana que la española, que Dios sigue sin existir pero da una guerra de cojones, que el cambio climático es la mentira más global e incendiaria que se nos está vendiendo [ya podrían utilizar los recursos destinados a esta merienda para quitar el hambre, la sed y la enfermedad de los países pobres y en conflicto eterno], que la familia coarta, limita, quema, destruye…; que la cuota femenina es una injusticia por donde se mire, que los ricos también lloran, que hace falta una revolución feroz para arreglar esto un poquito, que el hombre solo tiene capacidad de destruir al hombre, que nada es importante, que la democracia es un sistema agotado…
En fin… un tormento para descojonarse de risa.

De FUMADORAS

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …