Ir al contenido principal

De la seducción.



La seducción tiene el marchamo de lo femenino porque pertenece al ámbito intrínseco de la mujer. Mientras que el hombre desea para conseguir respuestas físicas, la mujer desea para seducir y obtener respuestas psíquicas traducidas con alta frecuencia en un poder mental sobre el objeto de la seducción.
Así, mientras que el hombre traduce sus deseos en camino hacia una realidad física, la mujer lo hace en camino hacia un estado de posesión anímica.
Cavilé mucho sobre esto gracias a ese prurito de escritor que quiere pensar como una mujer para ponerse a escribir sobre el papel desde ese rol de género. Enredé demasiado sobre la palabra ‘deseo’ sin obtener resultados, hasta que caí en la cuenta de que debía trabajar sobre la expresión ‘fin (finalidad) del deseo’. Así llegué a concretar que mi deseo desde el rol masculino siempre busca final en una realidad física, sea cual sea, mientras que desde el rol femenino siempre se trabaja el deseo en busca de una situación de dominanción mental, dejando las circunstancias físicas como tales: ‘circunstancias’ que sirven para el fin de la seducción, y nunca como fin en sí mismas.
Comprendiendo esto, entendí un poquito mejor cómo armar un personaje femenino y cómo hablar desde su voluntad y desde su enmarañada mente.
Así, el objeto poético ‘mujer’ es poetizado por el hombre desde la proposición de conquista para el gozo, desmenuzando lo físico tanto en situaciones como en la representación real de los órganos de los sentidos y sus anejos…

MADRIGAL EN AREQUIPA

Quien la haya visto moverse
como yo la he visto,
sabe cómo es la luz
cuando araña la noche.

Quien la escuchase hablar,
sabrá entender
cómo crece el carmín
en las mejillas
y la sangre pretensa
los mástiles del cuerpo.

Quien la viese mirar,
notará con certeza
cómo hay algo
que se clava con saña,
dulcemente,
en el centro de todo.

Quien sepa de su saliva
como yo la presiento,
entrará en la locura,
transitará por ella
y estallará algún día
de una soledad húmeda,
divina,
impenetrable.

© Luis Felipe Comendador


El objeto poético ‘masculino’ desde la mirada femenina funciona perfectamente desde el ‘dar para poseer y dominar’. Así, lo físico se traduce en puro lirismo metafórico si el objeto poético ya es poseído o, en su caso, en erotismo patente y crudo si el objeto poetizado está en trance de ser poseído [ejemplos preclaros pueden encontrarse en numerosos poemas de, sin ir demasiado lejos, Eva Vaz, Elena Medel, María Antonia Ortega, Ana Rossetti…]

DIOTIMA A SU MUY APLICADO DISCÍPULO

“El placer es el mejor de los cumplidos."
Coco Chanel


El más encantador instante de la tarde
tras el anaranjado visillo primorosa.
Y en la mesita el té
y un ramillete, desmayadas rosas,
y en la otomana de rayada seda,
extendida la falda, asomando mi pie
provocativo, aguardo a que tú avecines
a mi cuello, descendiendo la mirada
por el oscuro embudo de mi escote,
ahuecado a propósito. Sonrójome
y tus dedos inician meditadas cautelas
por mi falda; demoran en los profundos túneles
del plisado y recorren las rizadas estrellas
del guipur. Apresúrate, ven, recibe estos pétalos
de rosas, pétalos como muslos
de impolutas vestales, velados. Que mi boca
rebose en sus sedosos trozos, tersos y densos
cual labios asomados a mis dientes
exigiendo el mordisco. Amordázate,
el jadeo de tu alto puñal, y sea tu beso
heraldo de las flores. Apresúrate,
desanuda las cintas, comprueba la pendiente
durísima del prieto seno, míralo, tócalo
y en sus tiesos pináculos derrama tu saliva
mientras siento, en mis piernas, tu amenaza.

© Ana Rossetti

De FUMADORAS

Comentarios

  1. Vengo conducida de la mano de Fotos brujas. Es y ha sido un placer recorrerte.

    Entrar en la mente de una mujer, es cierta que es entrar en una maraña, lo se porque yo lo soy, tanto mujer como maraña como araña pero aún así nunca deje de pensar que los hombres también lo son.
    Un día me metí en la mente de uno y asintieron "ellos" aun estoy perpleja.
    Buena es la documentación para escribir ¿A que si?

    Voy a ver si tengo alguna foto fumando y te la envío, pero como siempre estoy haciendo la payasa, no se si tendre alguna"digna".
    Te dejo un saludo, un beso o lo que quieras, to pa ti

    ResponderEliminar
  2. Creo que has dado en el clavo, yo soy mujer y aseguro que es así como
    funciona el deseo (al menos en mi),incidiendo en que además no quiero que acabe, me mantiene viva y tensa con esa tensión que da fuerzas para seguir los dias,para buscar y esperar al sentimiento. Eres un gran observador.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …