Ir al contenido principal

De la seducción.



La seducción tiene el marchamo de lo femenino porque pertenece al ámbito intrínseco de la mujer. Mientras que el hombre desea para conseguir respuestas físicas, la mujer desea para seducir y obtener respuestas psíquicas traducidas con alta frecuencia en un poder mental sobre el objeto de la seducción.
Así, mientras que el hombre traduce sus deseos en camino hacia una realidad física, la mujer lo hace en camino hacia un estado de posesión anímica.
Cavilé mucho sobre esto gracias a ese prurito de escritor que quiere pensar como una mujer para ponerse a escribir sobre el papel desde ese rol de género. Enredé demasiado sobre la palabra ‘deseo’ sin obtener resultados, hasta que caí en la cuenta de que debía trabajar sobre la expresión ‘fin (finalidad) del deseo’. Así llegué a concretar que mi deseo desde el rol masculino siempre busca final en una realidad física, sea cual sea, mientras que desde el rol femenino siempre se trabaja el deseo en busca de una situación de dominanción mental, dejando las circunstancias físicas como tales: ‘circunstancias’ que sirven para el fin de la seducción, y nunca como fin en sí mismas.
Comprendiendo esto, entendí un poquito mejor cómo armar un personaje femenino y cómo hablar desde su voluntad y desde su enmarañada mente.
Así, el objeto poético ‘mujer’ es poetizado por el hombre desde la proposición de conquista para el gozo, desmenuzando lo físico tanto en situaciones como en la representación real de los órganos de los sentidos y sus anejos…

MADRIGAL EN AREQUIPA

Quien la haya visto moverse
como yo la he visto,
sabe cómo es la luz
cuando araña la noche.

Quien la escuchase hablar,
sabrá entender
cómo crece el carmín
en las mejillas
y la sangre pretensa
los mástiles del cuerpo.

Quien la viese mirar,
notará con certeza
cómo hay algo
que se clava con saña,
dulcemente,
en el centro de todo.

Quien sepa de su saliva
como yo la presiento,
entrará en la locura,
transitará por ella
y estallará algún día
de una soledad húmeda,
divina,
impenetrable.

© Luis Felipe Comendador


El objeto poético ‘masculino’ desde la mirada femenina funciona perfectamente desde el ‘dar para poseer y dominar’. Así, lo físico se traduce en puro lirismo metafórico si el objeto poético ya es poseído o, en su caso, en erotismo patente y crudo si el objeto poetizado está en trance de ser poseído [ejemplos preclaros pueden encontrarse en numerosos poemas de, sin ir demasiado lejos, Eva Vaz, Elena Medel, María Antonia Ortega, Ana Rossetti…]

DIOTIMA A SU MUY APLICADO DISCÍPULO

“El placer es el mejor de los cumplidos."
Coco Chanel


El más encantador instante de la tarde
tras el anaranjado visillo primorosa.
Y en la mesita el té
y un ramillete, desmayadas rosas,
y en la otomana de rayada seda,
extendida la falda, asomando mi pie
provocativo, aguardo a que tú avecines
a mi cuello, descendiendo la mirada
por el oscuro embudo de mi escote,
ahuecado a propósito. Sonrójome
y tus dedos inician meditadas cautelas
por mi falda; demoran en los profundos túneles
del plisado y recorren las rizadas estrellas
del guipur. Apresúrate, ven, recibe estos pétalos
de rosas, pétalos como muslos
de impolutas vestales, velados. Que mi boca
rebose en sus sedosos trozos, tersos y densos
cual labios asomados a mis dientes
exigiendo el mordisco. Amordázate,
el jadeo de tu alto puñal, y sea tu beso
heraldo de las flores. Apresúrate,
desanuda las cintas, comprueba la pendiente
durísima del prieto seno, míralo, tócalo
y en sus tiesos pináculos derrama tu saliva
mientras siento, en mis piernas, tu amenaza.

© Ana Rossetti

De FUMADORAS

Comentarios

  1. Vengo conducida de la mano de Fotos brujas. Es y ha sido un placer recorrerte.

    Entrar en la mente de una mujer, es cierta que es entrar en una maraña, lo se porque yo lo soy, tanto mujer como maraña como araña pero aún así nunca deje de pensar que los hombres también lo son.
    Un día me metí en la mente de uno y asintieron "ellos" aun estoy perpleja.
    Buena es la documentación para escribir ¿A que si?

    Voy a ver si tengo alguna foto fumando y te la envío, pero como siempre estoy haciendo la payasa, no se si tendre alguna"digna".
    Te dejo un saludo, un beso o lo que quieras, to pa ti

    ResponderEliminar
  2. Creo que has dado en el clavo, yo soy mujer y aseguro que es así como
    funciona el deseo (al menos en mi),incidiendo en que además no quiero que acabe, me mantiene viva y tensa con esa tensión que da fuerzas para seguir los dias,para buscar y esperar al sentimiento. Eres un gran observador.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…