Ir al contenido principal

Volvió la lluvia como los delicados pañuelos de hilo que usaba mi padre.

Volvió la lluvia después de demasiados días a esta ciudad de políticos cartilaginosos e indecentes [una buena riada que se los llevase a casi todos no estaría demasiado mal]. Estoy de mal humor y solo la sensación mojada del día me calma un poquitín.
Béjar es un desastre encantador al que le sobra el cincuenta por ciento de esa gente que la pisa y la escupe, que la mancilla por lo espurio y le añade esa cosa rijosa de los tristes pueblos blandos.
Pero me he prometido que no voy a interesarme por la mierda menor y diaria a partir de ahora, y procuraré no hacerlo.
Prefiero lo turbio de la razón para buscar posibilidades nuevas que la minúscula aberración de los pequeños satrapitas separados del poder por la gente normal, la que pisa la calle a diario… católicos infieles [no a su catolicismo precisamente] enfangados en el puñado de dinero dado por la espalda, esposas de borrachitos menores con el culo regordo de no haber hecho nunca nada más que para sí mismas, coimas de raro standing abujarradas por cierta siglasis quística, meapilas infernales, caraduras de peseta (aún), Mortadelos de diario con un solo disfraz, capones… Prefiero, decía, lo turbio de la razón.
Ser lo que he hecho de mí es mi privilegio y también mi responsabilidad, y saber lo que he hecho de mí es parte del camino que debo recorrer cada día. Y no me ‘resigno’ jamás a ser lo que otros intentan que sea, lo que otros desean que sea [la resignación es para quienes navegan en el hecho religioso, y yo por ahí no paso ni pasaré jamás]. Si me angustio, es angustia de mí lo que siento; si me desespero, es desesperación de mí; si me siento fracasado, es fracaso de mí… y todo ello me hace total responsable de mis actos ante mí y ante el hombre como definición de un grupo que camina a la par.
No soy responsable de mis deseos, eso nunca [de ellos solo soy presa], pero sí de mis hechos como individuo, de mi corta singularidad, de mi no parecerme a los otros.
•••
Volvió la lluvia como los delicados pañuelos de hilo que usaba mi padre en el 74 para sonarse la nariz, volvió como un alfiler de corbata de calamina, volvió como el peine de carey junto al aguamanil de la abuela, volvió como aquellas antiguas antenas de radio que gusaneaban por las paredes irregulares de las casas, volvió como las mañanas de sábado acarreando el cubo de cisco, como el pan de tahona, como el helado de fresa de dos bolas, como el orín de las verjas viejas, como el chorro del caño junto al portal, como el sidecar de don Alfonso, como los vilanos en primavera, volvió como el chiquillo atropellado en la carretera, como las bombas fétidas de los bautizos, como los matasuegras de fin de año… volvió como silbar… la lluvia.

De FUMADORAS

Comentarios

  1. ¡Cómo admiro tu prosa rica!
    Soberbia tu entrada de hoy. La primera parte, y la segunda, más poética, cuando tu mal humor ya había desaparecido para dejar paso al sosiego, traído quizás por el recuerdo de lo cercano-lejano.
    ¡Qué bellos recuerdos me despiertan tus palabras! El aguamanil de la abuela, el olor del pan de tahona, el cubo de cisco...
    También sobre Málaga cae hoy la lluvia y lava sus bueblos blancos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …