Ir al contenido principal

Enero es un canto al exceso...


Enero es un canto al exceso en su primer tramo y un económico sufrimiento en su final. Así lo establecieron los doctos clerilegos de Trento con su ajuste diosero a los ciclos naturales, y así lo seguimos viviendo y concelebrando los ridículos humanos, incapaces de salirnos de esa vorágine montada a base de religión y economía de consumo.
Yo cumplí con el rito pagano de la cena fin de año familiar y luego lo pagué con hermosos ardores saturnales, recorriendo mi cama como un fauno sin víctima propiciatoria.
Mis hijos pusieron la alegría [incluidos Malick y Youssouph] junto a mi madre, que nos regaló a todos, junto a las uvas, unos calzoncillos rechulos para empezar el año estrenando algo.
No obstante, como protesta particular, unas horas antes de la cena me afirmé en mi ateísmo militante, renovando mis votos con justo homenaje a Jam Montoya y con la decisión de seguir descubriendo poco a poco los contravalores de una comunidad cristiana pervertida en su cúpula y en gran parte de sus bases.
Debo decir que me acosté pronto, no tanto como forma de protesta… y sí muertecito de sueño y aburrido de la infecta masa fiestera y celebradora.
Sonaban los pumpunes del Casino Obrero en mis oídos menguados por la cosa imprentera.
2008 llegó para ser otra cifra que vivir… y hoy empiezo a agotarla.

PERVERSIFICACIONES GRÁFICAS PARA EL AÑO QUE EMPIEZA







(17:46 horas) Arrojado al mundo en este día para comenzar el itinerario del año cincuenta y uno de existencia, aún no sé si la vida la marca mi tiempo o es controlada por el tiempo de los demás. Necesité cincuenta años para sentirme vencido y hermoso, cincuenta años para averiguar que la muerte es descanso y empezar a no temerla, cincuenta años para saber que la edad te hace profundamente egoísta, cincuenta años para entender que el amor es el instante en el que ruge el temblor en mi cuerpo…
Hoy vuelvo a sentirme arrojado al mundo, como cada uno de los cincuenta años anteriores, arrojado sin saber para qué ni por qué, pero arrojado a un océano de libertad imposible a causa de la conciencia propia [también de la ajena], arrojado para ser objeto subjetivo que no trascenderá porque desperdiciaré el poco conocimiento que alcance [si yo no lo desprecio, será la muerte quien lo haga], arrojado para ser origen de algo intangible y continuación de lo ya existente, arrojado para hacer elecciones constantes y así ir perdiendo la vida, arrojado para relacionarme con todo lo que llegue a mis sentidos y arrojado para interpretarlo mal o bien, arrojado a cualquier posibilidad de mí y también de vosotros, arrojado para el continuo absurdo del ‘existir’, arrojado contra cualquier doctrina, arrojado para ser presa fácil de todas las magnitudes, arrojado para la ambigüedad….
Y quiero ser este año agresivo en la palabra y violento en el gesto, ciscarme en todos los símbolos del mundo, ser artífice de razonamientos locos que me contradigan y me armen… y tener voluntad de crear… por lo menos una nueva muerte de Dios, una muerte definitiva de esa inexistencia tan dañina para los hombres. Y hacerlo sin querer ser inocente, sin serlo.
Cincuenta años para intentar esa nada feliz, pero no estúpida, a la que es posible llegar.
Nos vemos y nos lo contamos.


De FUMADORAS

Comentarios

  1. Comenzamos 2008 con palabras esdrújulas. Buen comienzo si las intenciones se mantienen

    ResponderEliminar
  2. Nos vemos los próximos cincuenta años, Luis Felipe.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …