Ir al contenido principal

Enero es un canto al exceso...


Enero es un canto al exceso en su primer tramo y un económico sufrimiento en su final. Así lo establecieron los doctos clerilegos de Trento con su ajuste diosero a los ciclos naturales, y así lo seguimos viviendo y concelebrando los ridículos humanos, incapaces de salirnos de esa vorágine montada a base de religión y economía de consumo.
Yo cumplí con el rito pagano de la cena fin de año familiar y luego lo pagué con hermosos ardores saturnales, recorriendo mi cama como un fauno sin víctima propiciatoria.
Mis hijos pusieron la alegría [incluidos Malick y Youssouph] junto a mi madre, que nos regaló a todos, junto a las uvas, unos calzoncillos rechulos para empezar el año estrenando algo.
No obstante, como protesta particular, unas horas antes de la cena me afirmé en mi ateísmo militante, renovando mis votos con justo homenaje a Jam Montoya y con la decisión de seguir descubriendo poco a poco los contravalores de una comunidad cristiana pervertida en su cúpula y en gran parte de sus bases.
Debo decir que me acosté pronto, no tanto como forma de protesta… y sí muertecito de sueño y aburrido de la infecta masa fiestera y celebradora.
Sonaban los pumpunes del Casino Obrero en mis oídos menguados por la cosa imprentera.
2008 llegó para ser otra cifra que vivir… y hoy empiezo a agotarla.

PERVERSIFICACIONES GRÁFICAS PARA EL AÑO QUE EMPIEZA







(17:46 horas) Arrojado al mundo en este día para comenzar el itinerario del año cincuenta y uno de existencia, aún no sé si la vida la marca mi tiempo o es controlada por el tiempo de los demás. Necesité cincuenta años para sentirme vencido y hermoso, cincuenta años para averiguar que la muerte es descanso y empezar a no temerla, cincuenta años para saber que la edad te hace profundamente egoísta, cincuenta años para entender que el amor es el instante en el que ruge el temblor en mi cuerpo…
Hoy vuelvo a sentirme arrojado al mundo, como cada uno de los cincuenta años anteriores, arrojado sin saber para qué ni por qué, pero arrojado a un océano de libertad imposible a causa de la conciencia propia [también de la ajena], arrojado para ser objeto subjetivo que no trascenderá porque desperdiciaré el poco conocimiento que alcance [si yo no lo desprecio, será la muerte quien lo haga], arrojado para ser origen de algo intangible y continuación de lo ya existente, arrojado para hacer elecciones constantes y así ir perdiendo la vida, arrojado para relacionarme con todo lo que llegue a mis sentidos y arrojado para interpretarlo mal o bien, arrojado a cualquier posibilidad de mí y también de vosotros, arrojado para el continuo absurdo del ‘existir’, arrojado contra cualquier doctrina, arrojado para ser presa fácil de todas las magnitudes, arrojado para la ambigüedad….
Y quiero ser este año agresivo en la palabra y violento en el gesto, ciscarme en todos los símbolos del mundo, ser artífice de razonamientos locos que me contradigan y me armen… y tener voluntad de crear… por lo menos una nueva muerte de Dios, una muerte definitiva de esa inexistencia tan dañina para los hombres. Y hacerlo sin querer ser inocente, sin serlo.
Cincuenta años para intentar esa nada feliz, pero no estúpida, a la que es posible llegar.
Nos vemos y nos lo contamos.


De FUMADORAS

Comentarios

  1. Comenzamos 2008 con palabras esdrújulas. Buen comienzo si las intenciones se mantienen

    ResponderEliminar
  2. Nos vemos los próximos cincuenta años, Luis Felipe.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…