Ir al contenido principal

Locuciones lati-no-frost.


Otro día despejado con un frío infernal que se mete hasta los huesos. Todo es propicio para buscar el refugio de mi estudio, adoptar la posición fetal y quedarme arrimadito al radiador de la calefacción intentando dejar que pase el tiempo. Y, encima, con este espacio abierto lleno de luz no me crece la escritura de ninguna manera.
Aburrido, decido buscar antiguos desnudos en ‘Panimages’ para jugar con ellos a los latinajos y, si se tercia, para imprimir alguno y trabajarlo en mi libro objeto.
Dejo algunas muestras del resultado de esta mañana heladora.


(16:01 horas) Es suficiente aprender que la verdad casi nunca es racional, ya que su concepto trabaja con lo absoluto, y lo absoluto no existe en tanto que en nuestra búsqueda siempre partimos de una ‘elección’. Sí que puede darse el caso de que exista una ‘voluntad de verdad’, pero solo eso… También puedo aceptar que exista una verdad moral, aunque el calificativo ya le quita el valor de ‘verdad’.

(16:12 horas) ¿Las pasiones nublan o destapan? No quiero hacer este análisis porque sé que me sentiría vacío y defraudado. Por un lado consiento con gusto cada una de mis pasiones… por otro lado presiento que mientras camino las trochas de la pasión no soy capaz de controlar lo que la razón me ofrece.
Vivir sin pasiones me resulta poco menos que imposible. Vivir sin pasiones quizás me llevase a escribir en serio.


(16:20 horas) ¿Cómo conseguir que lo que me rodea termine siendo indiferente? De este logro extraería serenidad y, sobre todo, alcanzaría libertad expresiva, ya que podría expresarme sin ningún pretexto. No deberle nada a lo que me rodea y no sentirme acreedor de otra cosa que no fuera mi propia expresión.
Quizás terminaría convirtiéndome en un jodido atormentado.
No me interesa.


(16:32 horas) Lo que aprendimos por obligación es materia para olvidar a pies juntillas, pues nos hace convencionales y anodinos, nos lleva a la aceptación sumisa y nos aleja del hombre mítico por el que debemos luchar.
Debemos empeñarnos en negar todo lo aprendido, y a hacerlo con argumentos hasta llegar al maravilloso desorden que nos empuje a otros parámetros de pensamiento. La vida es un préstamo si solo la procesas en lo que te inculcaron… hay que luchar por una vida propia, coño.


(16:48 horas) ¿Escribo para desdolerme o para que alguien me lea y me eche una mano? No, no quiero palabras de otro, eso lo tengo ya muy claro… lo malo es que estoy reñido conmigo y, cuando escribo, me descubro incapaz, ciego, perdido… y luego está mi cuerpo, que me acompaña siempre a regañadientes y solo sabe ponerme barreras.
Me gustaría ser un ebrio constante, un derrotado también en el cuerpo [ya lo soy en el alma], un tipo con los cimientos caídos que sirviese solo como ejemplo de lo que no hay que hacer en la vida.
Cuando hace frío siento un intenso picor en la piel, un prurito irresistible que me hace sentir vivo y mal.


(16:52 horas) Mis cuñadas ya están preparando los fastos navideños: comidas y cenas que son un rito tristísimo de la vida que nos queda. Yo no quiero fastos en los que la idea de la muerte se lave con sonrisas y con guisos de pescado. Yo no quiero estar en otros finales que no lleven al mío. Yo no quiero celebrar más que mi soledad.
Aún decide por mí todo el mundo. ¿Qué soy yo?


(16:57 horas) Cuando llegas a entender que lo que deseas es imposible, decides perder el interés en ello, pero lo haces con un jodido sentimiento de culpa que te deja insatisfecho… Habría que darle la vuelta de alguna forma a todo esto, intentar sentir desesperación y no abulia, luchar a pesar de la certeza, aunque sea por eso de pasar el tiempo con cierta sensación de dignidad.
A mí ya solo me calma hacer alguna que otra boutade delante de la gente cercana, decir cuatro burradas y quedarme tan fresco.
Lo que yo deseo ya es imposible. Jo.


(17:08 horas) A veces me encanta ser lo que otros odian, y lo soy… luego me siento mal, vulgar, estúpido… Otras veces me gusta que me quieran y me hago querer… luego me siento mal, vulgar, estúpido.
Solo cuando soy yo y estoy ante mí mismo es cuando siento de verdad que soy vulgar y estúpido… entonces me siento mal.


(17:19 horas) Toda mi verdad es lo que soy capaz de recordar, por eso me engaño a menudo con recuerdos inventados… así conservo la mentira de mi vida.

(17:31 horas) Un buen impedimento es capaz de conseguir que una obra mediocre sea tenida por magnífica.
Todo creador con ínfulas quisiera haber creado en una guerra o en una hambruna… y es que los hay que aún piensan que el fin justifica los medios [¿o era que el fin justifica los miedos? No sé].


(17:38 horas) Lo que me sucede [seduce] lo hace siempre por el camino de la ingenuidad… mi ingenuidad y la de las cosas.
El desinterés me ha traído los mejores momentos de mi vida… pero es tan difícil ser desinteresado.



De FUMADORAS

Comentarios

  1. Reflexión y lucha: la individualidad comprometida consigo misma y con su entorno. Entrada para meditarla y verla, al amparo de una luz que no moleste, una copa de ron añejo y el diálogo con todo lo que no somos y somos.
    Gran entrada, Luis Felipe, me enorgullece haber sido la fuente de inspiración.
    Mil saludos desde este ya invierno.

    ResponderEliminar
  2. Otra serie para añadir a las tuyas.
    Como siempre sin pausa, con arrebato, sin medida ni freno.
    Extraordinaria.

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo te deje un comentario en una entrada antigua, concretamente en esta, "No sé parecer lo que no puedes ver en mí" no sé si no la lleaste a leer o si pero se quedó ahi, si es la segunda opción me parece bien y no insisto más. Pero a raiz de eso me paso de vez en cuando por aqui,me gusta pensar el lo que escribes, hay sentimientos y sensaciones universales.

    Como jode reconocer ante uno mismo que lo que queremos es imposible, siempre queda una parte que sigue inventando razones para mantener un pequeño resquicio de esperanza, como me gusta inventar recuerdos….

    ResponderEliminar
  4. No pienses que el deseo es imposible, es una realidad,es el camino hacia el,lo que te mantiene, energico, pasional,creador,vibrar en el deseo, anhelar, es sentirse vivo.
    Lo que se desea es un objetivo para "ser".

    ResponderEliminar
  5. Que delicia de letras ... menos mal que no te crece la escritura... que vivan las mañanas heladoras!
    Un abrazo inmenso!
    :)

    ResponderEliminar
  6. Inspiración por inspiración:
    http://laacequia.blogspot.com/2007/12/leccin-de-arte-con-luis-felipe.html

    ResponderEliminar
  7. Nunca he dudado de lo mucho que me han gustado los hombres, y me siguen gustando.
    Pero, viendo estas fotos he de reconocer que el cuerpo femenino es maravilloso.
    Por cierto, me encantan las fumadoras, cualquier día me atrevo y te mando una, jejeje.
    A todo esto, creo que hoy me inauguro de comentarista en tu blog.
    Me daba un poco de ¿pudor? o ¿vergüenza? Me pareces de mucho nivel.
    Un saludo cordial, y espero seguir comentando.

    ResponderEliminar
  8. Jo, tío, hacía días que no te leía y me has dejado con el corazón en un puño, sobre todo porque sé muy bien de lo que hablas. Te miras como en un espejo y eso me parece malo porque induce a la interpretación. Se,simplemente se, y disfruta siendo. Los detalles déjalos para cuando escriban tu epitafio.
    Entra en mi blog y mira la felicitación. Te dedico mis luces. A ver si te ensimisman.
    Quierote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …