Ir al contenido principal

Simplificar la idea del mundo

Simplificar la idea del mundo, mi idea del mundo, siempre me ha ayudado, pues he sido exactamente feliz cuando he tomado la determinación de que algo es bueno o malo [me conviene o no me conviene] sin detenerme en un análisis pormenorizado que me llevase a situaciones intermedias en las que siempre dejaría arrastrando una duda… y sin embargo quiero conocer el mundo de forma compleja, e incluso vivirlo con complejidad.
Hoy, mientras tomaba mi café de la tarde, el colectivo de profesores del IROG, donde estudió mi hija los pasados años, se metían entre pecho y espalda una comida prenavideña y celebradora de su no sé qué. Yo ya había medio digerido la putada de retrasar un año su ingreso [el de mi hija] en la Universidad de Salamanca y estos pantagrueles ocasionales me han abierto la herida de nuevo.
Con el tiempo que ha pasado desde septiembre, ya he madurado un poquito mi opinión sobre el asunto, determinando con seguridad que, a mayores de que el sistema educativo vigente es una mierda pinchá en un palo, gran parte del colectivo enseñante no cumple con la idoneidad requerida [ni en vocación, ni en formación , ni –sobre todo– en humanismo pragmático]. No en vano supe hace unas semanas que la misma ‘profesora’ (?) que me negó en persona la revisión de nota bajo el argumento de que ‘no podría dormir esta noche porque habría cometido una injusticia’, sí que pudo dormir haciendo lo contrario en otro caso similar.
Su gracia –que es poca– ha jodido –de momento– una trayectoria que yo presumo brillante en el estudio del francés [territorio en el ha de nadar mi hija como los ángeles cuando pase este purgatorio infecto y provocado por una rijosa dama antigua y entelarañada]. Sus palabras sobre la justicia fueron tan falsas como el valor de la asignatura con la que se gana sus garbanzos solteros.
Gracias a ella, hoy mi hija trabaja en un curro prosaico y adocenante, cuando tendría que estar formándose en una vena en la que sabe brillar y para la que tiene disposición, formación suficiente y amplia proyección.
Y también gracias a que a veces sé simplificar, entiendo que el tordo que nos picó recibirá con el tiempo su gratificación de alimaña y todo volverá a su armonía sin más.
Enseñar no debe ser nunca destruir cuando se tiene la certeza de que juegas con material ‘sensible’ y ‘capaz’ [esos adjetivos salieron de la boca infame de la ‘enseñante’ cuando se refería a mi hija y me tenía sometido a su suerte].
Yo también soy sensible y capaz… sensible hasta llorar de rabia por lo que me ha hecho esta Condoleza de instituto y capaz de conseguir que un día se coma entre bilis su hecho destructivo y sus palabras bífidas.
Ojalá no hubiera tomado café esta tarde… ¡Me cago en rus!

De FUMADORAS

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…