Ir al contenido principal

San Benedicto de la Cruz Gamada y su ‘Spe salvi’.

Encendido ando con la lectura zorola de la encíclica ‘Spe salvi’ que ha lanzado Ratzinger Z [Benedicto Mari para los colegas] a sus masas anestesiadas, en la que se alza como líder espiritual galáctico anatematizando la justa modernidad que nos llegó desde la Reforma, las revoluciones burguesas, las genialidades de Nietzsche y el solidarismo de Marx. El tipo, que bien pudiera haberse llamado Benedicto de la Cruz Gamada [por principios y por finales], habla de ‘la ley natural’ como de algo propio de la iglesia católica y, para más inri [bien traído el término, ¿eh?], le suma al asunto un invento poco menos que ridículo, dice: ‘la moral de la ley natural’.
Que yo sepa, la ley natural es inexorable por cabronamente selectiva: el débil al hoyo y el genéticamente fuerte a reproducirse como un cosaco [débiles son para la naturaleza los no competitivos –me acuerdo ahora de algunos escritos magníficos de Antonio Gutiérrez Turrión sobre esta tipología humana-, los recesivos, los tullidos, los viejos, los heridos y los vencidos]. La ley natural procesa exterminio para las especies que no se adaptan al medio y a sus cambios, y lo hace sin más, sin misericordia, sin compasión alguna… de ahí puede ahora hacerse una idea el lector de cuál es la ‘moral natural’.
Pero lo mismo es que el poropopó vaticano quiere volver a la estética Borgia [en todo menos en el arte, que el santo mindundi es un hortera redomado] y gobernar el mundo con esa cosa suya de ‘la culpa inexpiable reside en darse el hombre por sí mismo sus propias leyes’ [¿quién cojones nos las va a dar?, ¿acaso Dios por la boquita piñatera de Ratzinger?… a eso le llamo yo totalitarismo fascista y complejo de rey de reyes].
El estigma es su santidad, y no el resto del mundo, coño.
Que nos deje en paz el agrio petimetre con tíara y casulla, que se dedique a disfrutar de todas sus posesiones terrenales [las mejores parcelas de cada una de las ciudades y pueblos de medio mundo, las mejores edificaciones, las joyas más valiosas, el arte más caro, las inversiones más groseras en las más/menos reputadas multinacionales, la Banca Vaticana y todos sus etcéteras, que son múltiples], que se olvide de embriagar a los ‘pobres’ con ese cáliz milmillonero del ‘sufrid y ganaréis el cielo’.
Queremos el ‘Paraíso ahora’*, Bene, igual que tú lo disfrutas, no que nos des sermones y que nos metas más miedo del que ya nos da tu amiguito Bush y sus sicarios.
Paraíso ahora*, ¿entiendes, tío?… Ahora, coño, ahora

* Gracias a Paolo Flores d’Arcais por su artículo de hoy en ‘El País’ y gracias a Pablo Guerrero por la expresión prestada.

http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20071130_spe-salvi_sp.html

De FUMADORAS

Comentarios

  1. He estado a punto de romper mi silencio por el tema.
    Gracias por hacerlo tú.

    ResponderEliminar
  2. jejeje benedicto de la cruz gamada, voy a hacer camisetas con esto para regalarlas en navidad :)

    saludos savonarola, y que el ritmo no pare, que el ritmo no pare no (me pongo a cantar y me embalo)..

    ResponderEliminar
  3. existe un luis felipe comendador o es un heterónimo de alguien no tan comendador y mucho más luis felipe?

    ResponderEliminar
  4. Más bien desexiste un heterónimo de este Sánchez que soy.

    ResponderEliminar
  5. Siento que no tenga nada que ver con esta entrada en tu blog pero no me resisto a pedirte que hagas un comentario sobre el affaire Sarkozy-Carla Bruni. ¿No te parece indignante que la derecha se esté quedando con todo?

    ResponderEliminar
  6. La Iglesia se contradice cuando apoya la ley natural al decir que esta a favor de la vida, postulándose en contra del aborto, los anticonceptivos y las relaciones sexuales fuera del sacramento. ¿Por qué no hace lo propio cuando no condena las ejecuciones en algunos estados de USA? ¿No será porque mucha de su financiación le viene de allí?

    A favor de la vida, siempre. Con dignidad, también.

    ResponderEliminar
  7. Siesque... vaya cosas que lees Luis Felipe. Tendrías que hacer como yo y leer los escritos contra los barbudos de Juliano (el apóstata).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …