Ir al contenido principal

No soy un gran lector.



No soy un gran lector como, por ejemplo, Antonio G. Turrión o mi amigo Braulio García Noriega, pero no puedo negar que le echo algunas horas diarias a la lectura, fundamentalmente de noche y los fines de semana. Lo que sí puedo afirmar es que soy un lector heterodoxo que no le hago asco a casi nada en un principio, pero que suelo tener muy claro a los cinco minutos de lectura si quiero seguir o abandono. Con el tiempo he llegado a la conclusión de que no me interesa nada la novela y muy poquito el cuento [apenas abro libros de estos palos], que me apasionan los diarios de escritores, que braceo sin demasiada soltura [pero con mucho ánimo] en la filosofía antigua y moderna, que me encantan los ensayos sobre Arte y que leo toda la poesía que cae en mis manos [la poesía tiene la ventaja de que se puede leer en tapitas o de tirón y, lo haga como lo haga, siempre logro encontrar intensidad lectora… me basta un receso en el trabajo para abrir un libro y leer un par de poemas].
Soy, por costumbre, lector de muchos libros a la vez, manteniendo siempre sobre mi mesa varios libros de relectura y algunos de lectura nueva.
Ahora ando enredado con ‘Cartas en torno a la conquista de Hispania’, un trabajo que me está gustando del colega Juan Carlos Aguilar; ‘Pulir huesos’, una antología que reúne a 23 poetas latinoamericanos seleccionados por Eduardo Milán; ‘Poemas puros. Poemillas de la ciudad’, de Dámaso Alonso; ‘Poesía árabe y poesía Europea’, de Ramón Menéndez Pidal y ‘Apócrifos’, de Ángel García López… estos como de nueva lectura. A ellos sumo mis diarios de cabecera, a los que suelo hacer referencia constante en estas páginas [Pavese, Diego Fernández Magdaleno, Alejandra Pizarnik, James Boswell]; ‘Verbalia’, de Marius Serra; ‘Aforismos’, de Leonardo da Vinci; un par de libros de Charles Bukowski, la poesía completa de Frank O’Hara, los dos libros de poemas de Abraham Gragera, ‘La caja de plata’ de Luis Alberto de Cuenca, la poesía completa de Ángel González, la de Mario Benedetti y la de Blanca Varela, el diario de José Luis Morante, ‘La camarera del cine Doré’, del amigo Carlos Martínez Aguirre y un par de libritos de Fernando Beltrán… Así está justo ahora mi mesa de trabajo [súmensele el diccionario de la RAE, el ‘Manual de Estilo’ de Martínez de Sousa, las obras completas de Nietzsche, las de Catulo, ‘¿Para qué sirve el Arte?’ de John Carey y ‘El arte de amar’ de Publio Ovidio Nasón].
Y así voy picando, cambiando libros de los estantes a la mesa y de la mesa a los estantes, leyendo y releyendo, buscando y rebuscando según me vienen poemas o versos a la memoria… Vamos, que como lector soy un purito picaflor.










Amigo/a anónimo/a, te dejo unas tomas de mi biblioteca 4ª y última. Espero que te sirva.

De FUMADORAS

Comentarios

  1. Me apetecía sin más dejarte un descubrimiento musical. Se llama Luciana Souza y lo demás te lo dejo a ti para que tenga algo de gracia. A mi me pasa lo mismo con la música...

    http://www.youtube.com/watch?v=X4THL1sFioE

    Pd: Espero que tengas suerte con lo de Jesús,(el tío se lo merece), y al menos os de para que pueda pasar de ser el porteador de palabras encadenadas, a enlace onírico de ilusiones y deseos musicales.

    ResponderEliminar
  2. Una pena que hayas perdido interés por la novela ya que acabo de descubrirte, además de poeta… ¡como novelista!
    Me has hecho pasar unas horas deliciosas leyendo "El tipo de las cuatro"; me he reído un montón. No sé si ésto supone un halago para ti; yo creo que hacer reír es mucho más meritorio que hacer llorar. Probablemente mientras tú lo escribías, no lo hacías con esa intención (¿hay que tener alguna intención para crear?), pero seguro que tú también lo pasaste muy bien.
    El tipo que escribe sobre el tipo de las cuatro es ocurrente, ingenioso, se ríe del mundo entero y hasta de sí mismo, no tiene ningún pudor en mostrarnos sus más íntimos pensamientos, sus deseos, sus incertidumbres, sus manías.
    La técnica narrativa es desde mi punto de vista, complicada, y está muy lograda. No hay caos en la trama. Consigues, sin un punto ni una coma, que se diferencien perfectamente unas frases de otras, que se perciban los giros y las dudas del narrador. El tipo que escribe sobre el tipo de las cuatro es… simplemente, genial.
    Gracias por este regalo.
    Guadalupe
    Post.data.- Este agradecimiento debería estar manuscrito con bolígrafo Carioca, sobre una hoja cuadriculada de un bloc azul INRI.

    ResponderEliminar
  3. Me sirve, descubro que te he pillado desprevenido y tienes un estudio más organizado de lo que pensaba, no eres tan caótico como aparentas, aun así gracias por descubrir una parcela intima de tu mundo.

    ResponderEliminar
  4. Me pido la Stratocaster, el Habana Club y la "Smoking Girl"

    Blogofago

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué poeta tan responsable!

    Me haces sentir culpable...

    Yo que lo único que leo son novelas fívolas... (últimamente me ha dado por las policíacas)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …