Ir al contenido principal

No soy un gran lector.



No soy un gran lector como, por ejemplo, Antonio G. Turrión o mi amigo Braulio García Noriega, pero no puedo negar que le echo algunas horas diarias a la lectura, fundamentalmente de noche y los fines de semana. Lo que sí puedo afirmar es que soy un lector heterodoxo que no le hago asco a casi nada en un principio, pero que suelo tener muy claro a los cinco minutos de lectura si quiero seguir o abandono. Con el tiempo he llegado a la conclusión de que no me interesa nada la novela y muy poquito el cuento [apenas abro libros de estos palos], que me apasionan los diarios de escritores, que braceo sin demasiada soltura [pero con mucho ánimo] en la filosofía antigua y moderna, que me encantan los ensayos sobre Arte y que leo toda la poesía que cae en mis manos [la poesía tiene la ventaja de que se puede leer en tapitas o de tirón y, lo haga como lo haga, siempre logro encontrar intensidad lectora… me basta un receso en el trabajo para abrir un libro y leer un par de poemas].
Soy, por costumbre, lector de muchos libros a la vez, manteniendo siempre sobre mi mesa varios libros de relectura y algunos de lectura nueva.
Ahora ando enredado con ‘Cartas en torno a la conquista de Hispania’, un trabajo que me está gustando del colega Juan Carlos Aguilar; ‘Pulir huesos’, una antología que reúne a 23 poetas latinoamericanos seleccionados por Eduardo Milán; ‘Poemas puros. Poemillas de la ciudad’, de Dámaso Alonso; ‘Poesía árabe y poesía Europea’, de Ramón Menéndez Pidal y ‘Apócrifos’, de Ángel García López… estos como de nueva lectura. A ellos sumo mis diarios de cabecera, a los que suelo hacer referencia constante en estas páginas [Pavese, Diego Fernández Magdaleno, Alejandra Pizarnik, James Boswell]; ‘Verbalia’, de Marius Serra; ‘Aforismos’, de Leonardo da Vinci; un par de libros de Charles Bukowski, la poesía completa de Frank O’Hara, los dos libros de poemas de Abraham Gragera, ‘La caja de plata’ de Luis Alberto de Cuenca, la poesía completa de Ángel González, la de Mario Benedetti y la de Blanca Varela, el diario de José Luis Morante, ‘La camarera del cine Doré’, del amigo Carlos Martínez Aguirre y un par de libritos de Fernando Beltrán… Así está justo ahora mi mesa de trabajo [súmensele el diccionario de la RAE, el ‘Manual de Estilo’ de Martínez de Sousa, las obras completas de Nietzsche, las de Catulo, ‘¿Para qué sirve el Arte?’ de John Carey y ‘El arte de amar’ de Publio Ovidio Nasón].
Y así voy picando, cambiando libros de los estantes a la mesa y de la mesa a los estantes, leyendo y releyendo, buscando y rebuscando según me vienen poemas o versos a la memoria… Vamos, que como lector soy un purito picaflor.










Amigo/a anónimo/a, te dejo unas tomas de mi biblioteca 4ª y última. Espero que te sirva.

De FUMADORAS

Comentarios

  1. Me apetecía sin más dejarte un descubrimiento musical. Se llama Luciana Souza y lo demás te lo dejo a ti para que tenga algo de gracia. A mi me pasa lo mismo con la música...

    http://www.youtube.com/watch?v=X4THL1sFioE

    Pd: Espero que tengas suerte con lo de Jesús,(el tío se lo merece), y al menos os de para que pueda pasar de ser el porteador de palabras encadenadas, a enlace onírico de ilusiones y deseos musicales.

    ResponderEliminar
  2. Una pena que hayas perdido interés por la novela ya que acabo de descubrirte, además de poeta… ¡como novelista!
    Me has hecho pasar unas horas deliciosas leyendo "El tipo de las cuatro"; me he reído un montón. No sé si ésto supone un halago para ti; yo creo que hacer reír es mucho más meritorio que hacer llorar. Probablemente mientras tú lo escribías, no lo hacías con esa intención (¿hay que tener alguna intención para crear?), pero seguro que tú también lo pasaste muy bien.
    El tipo que escribe sobre el tipo de las cuatro es ocurrente, ingenioso, se ríe del mundo entero y hasta de sí mismo, no tiene ningún pudor en mostrarnos sus más íntimos pensamientos, sus deseos, sus incertidumbres, sus manías.
    La técnica narrativa es desde mi punto de vista, complicada, y está muy lograda. No hay caos en la trama. Consigues, sin un punto ni una coma, que se diferencien perfectamente unas frases de otras, que se perciban los giros y las dudas del narrador. El tipo que escribe sobre el tipo de las cuatro es… simplemente, genial.
    Gracias por este regalo.
    Guadalupe
    Post.data.- Este agradecimiento debería estar manuscrito con bolígrafo Carioca, sobre una hoja cuadriculada de un bloc azul INRI.

    ResponderEliminar
  3. Me sirve, descubro que te he pillado desprevenido y tienes un estudio más organizado de lo que pensaba, no eres tan caótico como aparentas, aun así gracias por descubrir una parcela intima de tu mundo.

    ResponderEliminar
  4. Me pido la Stratocaster, el Habana Club y la "Smoking Girl"

    Blogofago

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué poeta tan responsable!

    Me haces sentir culpable...

    Yo que lo único que leo son novelas fívolas... (últimamente me ha dado por las policíacas)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…